Honduras: Fisuras internas en el gobierno de facto. La Resistencia sigue en las calles

Fotos 7º a 19º de Nino Oliveri para Kaos en la Red


Militares hondureños desalojan a la fuerza a campesinos del Instituto Nacional Agrario

Telesur. Los oficiales tomaron las instalaciones del Instituto Agrario y sacaron a la fuerza a unos 57 ciudadanos que se encontraban en esa entidad en protesta al golpe de Estado promovido por el gobierno de facto Roberto Micheletti. Todos los campesinos fueron detenidos.

Fuerzas militares y policiales de Honduras desalojaron este miércoles las instalaciones del Instituto Nacional Agrario (INA) donde permanecía un grupo de campesinos desde hace tres meses, luego que se realizara el golpe de Estado al presidente constitucional, José Manuel Zelaya, en cumplimiento del decreto que restringe las garantías constitucionales.

La enviada especial de teleSUR, Madelaine García, informó que el desalojo fue efectuado por fuerzas militares a personas que, en su mayoría, son de la tercera edad. Se estima que son cerca de 57 los ciudadanos que se encontraban protestando en la instalación gubernamental.


Por su parte, los campesinos denunciaron que las instalaciones fueron tomadas de manera violenta desde las cinco y media de la mañana hora local (11.30 GMT) por los efectivos castrenses. En el desalojo fueron detenidos todos los manifestantes.&nbsp

El pasado sábado, el oficial, Orlin Cerrato, señaló que «esta acción forma parte de lo que es el decreto» que establece la posibilidad de desalojar a personas que ocupen instituciones públicas a raíz de la crisis política que vive Honduras.

Cerrato indicó que «hay personas retenidas, se les va a tomar declaración para ver qué responsabilidad tienen». Indicó además que realizarán operaciones similares «conforme vayan apareciendo», pese a que éste es el único instituto «grande» que se encontraba tomado.

El oficial descartó nuevas operaciones por este miércoles, incluso en las universidades públicas en las que se encuentran alojados seguidores de Zelaya desde hace varias noches.

Estas acciones son tomadas luego que el gobierno golpista eliminara la libertad personal, la libertad de asociación y de reunión, el derecho de circulación y la libertad de expresión, éste último materializado el pasado lunes con el cierre de la emisora Radio Globo y la televisora Canal 36, en la que efectivos militares desmantelaron los citados medios y dejaron a la población hondureña sin voz a favor del presidente legítimo Manuel Zelaya.


El gobierno de facto hondureño registró en el día de hoy su primera fisura interna en la que fuerzas que apoyaron el golpe de Estado, las cuales exigen que se de marcha atrás con la suspensión de las libertades civiles decretadas el domingo.

Diputados de los partidos Liberal y Nacional -que habían respaldado el derrocamiento de Manuel Zelaya el 28 de junio- pidieron al presidente de facto, Roberto Micheletti, que termine sus medidas radicales.

Micheletti suspendió el domingo por decreto la libertad de asociación y movimiento -algo que sirvió a los golpistas silenciar las marchas en su contra- y también la libertad de prensa, lo que les permitió allanar y cerrar a dos medios de comunicación leales a Zelaya.

Líderes empresariales propusieron, para terminar con la crisis política, que se restituya al depuesto presidente y el envío de 3,000 soldados de las Naciones Unidas para garantizar la paz en Honduras.

Para los empresarios, Zelaya deberá reasumir el cargo para entregar de inmediato el poder a las fuerzas armadas y un consejo de ministros de Estado, mientras que Micheletti regresaría a su curul en el Congreso.

Resistencia hondureña se mantendrá en las calles pese a suspensión de garantías
Telesur. -Las manifestaciones en contra del régimen de facto de Roberto Micheletti, continuarán este martes pese a la suspensión de garantías decretada el pasado domingo, de acuerdo con lo anunciado por el Frente Nacional de la Resistencia contra el golpe de Estado de Honduras.

Mediante un comunicado, la organización informó que seguirán en la lucha a favor de la vuelta del orden constitucional a la nación y el retorno del presidente legítimo, Manuel Zelaya, al poder.

«Renovamos nuestro compromiso de mantener la lucha popular hasta lograr la refundación de Honduras como país en ruta hacia la liberación de las oligarquías que han oprimido históricamente al pueblo», subraya el documento.

«Se equivocaron de pueblo», dijo uno de los activistas del Frente, Amílcar Espinoza, quien aseguró que los golpistas creyeron que las protestas populares durarían apenas unos tres días.

Varias organizaciones y gremios se reunirán este martes para discutir las nuevas acciones frente a recientes decisiones del gobierno de facto como la suspensión de las garantías constitucionales por 45 días.

El gobierno decretó el estado de sitio en un intento de impedir la movilización popular, tras el regreso sorpresivo de Manuel Zelaya a Tegucigalpa la pasada semana.

Se espera que las acciones de calle se incrementen también luego del cierre de la emisora Radio Globo y el canal 36 de la televisión, Cholusat Sur, los dos únicos medios de la capital con cobertura de las manifestaciones antigolpistas.

&nbsp

Dictadura hondureña secuestra y tortura a editor del periódico El Libertador

Defensores en Línea. La acción delictiva se escenificó en las gradas que conducen al barrio La Hoya en pleno centro de la ciudad, cuando desde un vehículo pick up color rojo se bajaron 2 individuos vestidos de civil “encapuchados” y le dieron captura al reportero gráfico y editor del diario.

Delmer narró a defensoresenlinea.com, que hoy lunes a tempranas horas de la mañana llegó al periódico y se preparó para la cobertura periodística relacionada al cierre y militarización de Radio Globo y Canal 36.

“Salí del periódico como a las 9:30 de la mañana, pasaba a tomar un taxi hacia Radio Globo y bajando las gradas cerca de la Hoya, se aparcó un pick up doble cabina, se bajaron dos individuos con pasamontañas civiles y con armas, con pistolas en mano me obligaron a subir a la parte de atrás de la cabina”, dijo en sus primeras declaraciones.

Membreño añadió que “luego me esposaron, me pusieron un pasamontañas y hasta ese momento no sabía adónde me llevaba, recorrimos como una hora, luego sentí que el carro disminuyó la velocidad y entramos a una carretera de tierra; se detuvo el carro y uno de ellos le dijo al otro, que me quitaran el pasamontañas porque quería verme los ojos cuando me matara”.

Los policías quemaron con cigarrillos a Delmer Membreño

“Me pusieron el arma en la frente y uno de ellos le dijo que no, que no lo hiciera, que mejor esperáramos, que mejor sirviera para avisarle al director del periódico El Libertador, que él iba a correr con una suerte peor”, declaró el editor gráfico.

Durante los minutos siguientes Delmer fue víctima de puñetazos, “me pusieron el pie en la parte derecha de la cabeza y me comenzaron a quemar con cigarros la cara, en tres ocasiones me quemaron, el brazo en tres ocasiones, el pecho en dos ocasiones y luego hicieron que me levantara, me volvieron a poner la capucha y me subieron al carro”.

Más tarde, Delmer Membreño fue dejado abandonado y sin zapatos en el kilómetro 34 en la carretera que conduce de Tegucigalpa al departamento de Olancho, zona oriental del país.

El editor gráfico fue despojado de su cámara fotográfica y al ser consultado sobre su experiencia vivida, expresó que “sentí mucho miedo, temor, terror, sentí que moría”.

En relación a la situación actual por la que atraviesa el país en donde la población se encuentra en un estado de indefensión por la suspensión de sus garantías constitucionales, Delmer sostuvo que “es el mismo miedo que tiene la dictadura de que va a caer, va a caer, estas son manotadas de ahogado, porque ya no resisten la presión que están haciendo sobre ellos, y la única forma que ellos tienen es reprimir al pueblo”.

El Libertador es una publicación quincenal y su política informativa comprende el combate a la corrupción y el monitoreo de los fondos de las instituciones estatales. A partir del golpe de Estado perpetrado en contra del presidente Manuel Zelaya Rosales, el Libertador ha denunciado las innumerables violaciones a los derechos humanos ejecutadas por el gobierno de facto.&nbsp

Insiste en la resistencia

Por su lado, Zelaya llamó en una conferencia desde la Embajada brasileña “a la resistencia en la calle (…) para que se devuelva a los medios clausurados para que puedan volver al aire”.

El gobierno de facto volvió a impedir una marcha de miles de personas convocada para el día de hoy en Tegucigalpa.

El Congreso reclama a Micheletti el fin del estado de sitio y el Ejército aconseja diálogo

Prensa Latina. Los golpistas hondureños están dispuestos a derogar el estado de sitio y la suspensión de garantías constitucionales «por el interés del país» y para no poner «obstáculos al proceso electoral». Los militares, además, recomiendan diálogo para superar la crisis política.

El presidente, Roberto Micheletti, supo ayer que había ido demasiado lejos, y las peticiones del Congreso y del Estado Mayor del Ejército le recordaron que unas elecciones -las previstas para el 29 de noviembre-, que no reconocerá ningún país importante de la comunidad internacional, serán completamente inútiles si, además, se celebran bajo el estado de excepción.

Consciente de ello, Micheletti prometió que consultaría con la justicia y los candidatos presidenciales para darle una «solución a esto».

La del domingo fue una jornada aciaga para el país: los golpistas prohibieron la entrada a una misión de la OEA y a dos funcionarios de la Embajada española, y cerraron dos medios afines al depuesto presidente, Manuel Zelaya, quien ayer pidió ayuda a la o­nU por teléfono móvil desde su refugio en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Con tono jocoso, Micheletti mandó un «fuerte abrazo» al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y le pidió que no se preocupara, porque ni la Policía ni el Ejército entrarán en la legación diplomática. No obstante, un grupo de diputados brasileños se apresta a viajar a Honduras para pulsar la situación.

Mientras tanto, la Permanente de la OEA no logró el lunes un acuerdo de declaración sobre la situación en Honduras por un artículo sobre la legitimidad del Gobierno que surja de las elecciones de noviembre, si se llevan a cabo sin que Zelaya haya sido restituido, informa «Efe».

Más concreto fue el Gobierno de Estados Unidos, para el que ya es hora de que Micheletti deje de «cavar» y ayude a resolver la crisis política del país. «Creo que es hora de que el régimen de facto suelte la pala», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Philip Crowley.

Zelaya: groseras las declaraciones del representante de EEUU ante la OEA

Aporrea. El presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, calificó este martes las declaraciones del embajador interino estadounidense en la Organización de Estado Americanos (OEA), Lewis Amselem, como «groseras» y «fuera de contexto», y afirmó que él sólo apoya lo dicho por la Secretaria de Estado, Hillary Clinton y el presidente Barack Obama, «quienes trabajan por mi restitución».

«Él fue muy grosero y esas declaraciones fueron desafortunadas (…) yo me quedo con las declaraciones que hizo la secretaria Clinton y Obama, que están trabajando por mi restitución y la reconstrucción del sistema democrático hondureño», expresó el mandatario en una entrevista exclusiva ofrecida a teleSUR.

El jefe de Estado constitucional respondió a lo dicho este lunes por el representante alterno de Estados Unidos ante la OEA, Lewis Amselem, que «el retorno del presidente Zelaya a Honduras es irresponsable e idiota y no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el restablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras».

Definió que las declaraciones son «desafortunadas, totalmente particulares y fuera de contexto» y reafirmó que la comunidad internacional exige su regreso como presidente.

Zelaya se mantiene desde hace una semana en la embajada de Brasil en Tegucigalpa tras su regreso sorpresivo al país y en medio de una fuerte presión militar que lanza gases y emite ruidos ensordecedores al interior de la sede diplomática.

El régimen de Roberto Micheletti dio un ultimátum de 10 días al gobierno sudamericano para que defina el estatus de Zelaya dentro de la embajada o sino le quitará el carácter diplomático a la nación, aunque a los medios ha dicho que «respetará» el fuero diplomático de su «amigo» Lula.

Ante esta posición, el presidente constitucional expresó que el único que tiene que definir su estatus en ese país es Roberto Micheletti y no él, por dirigir una «dictadura que reprime al pueblo» tras el golpe de Estado en su contra ejecutado el pasado 28 de junio.

«Brasil reconoce mi estatus como presidente hondureño porque mi vida corre riesgo (…) hay que decirle a Micheletti que defina él su estatus no yo», dijo el presidente.

Agradeció a su homólogo Luiz Inácio Lula Da Silva por tener principios democráticos al dejarlo estar dentro de su embajada y por su intención de apoyar un restablecimiento del orden constitucional en esa nación.

Gobierno de facto decreta nuevo toque de queda en Honduras

Prensa Latina. El gobierno de facto de Honduras continuó hoy la imposición de los toques de queda durante la noche, en medio del estado de sitio vigente en el país, según anunció en un comunicado.

Las medidas de excepción comenzarán a partir de las 22:00 hora local y se mantendrán hasta las 05:00 de mañana.

Las autoridades que asumieron con el golpe militar del 28 de junio apelaron nuevamente a los toques de queda tras el regreso al país del depuesto presidente Manuel Zelaya, quien solicitó protección a la embajada de Brasil.

El domingo último anunciaron el estado de sitio y la suspensión de las garantías constitucionales por un plazo de 45 días, el máximo que permite la constitución.

El decreto, repudiado por las fuerzas populares, despertó incluso preocupaciones en el sector privado, por el impacto de las medidas de excepción en el desarrollo de sus negocios.

Zelaya y el Frente Nacional contra el golpe de Estado aseguraron que el decreto es ilegal, pues fue adoptado por un gobierno impuesto por la fuerza de las armas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS