Honduras. Ex magistrada: El sistema de justicia está totalmente controlado por el poder político y económico

Publicidad

El litigio de casos y el derecho en sí son una herramienta que puede generar cambios, pero son bastante difíciles sobre todo en un contexto como el de Honduras donde el sistema de justicia está totalmente controlado por el poder político y económico, dijo Tirza Flores, ex magistrada de la Corte de Apelaciones de San Pedro Sula, Honduras, a pasosdeanimalgrande.com.

Flores es una de las personas que fue incluida en el video de la campaña “Yo Defiendo”, impulsada por la Coalición contra la Impunidad y que tiene como objetivo evidenciar el importante papel de los defensores y defensoras de los derechos humanos en Honduras.

Además es una profesional del derecho, abogada graduada en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, quien lucha por los derechos que tienen los familiares de migrantes desparecidos, para conocer la verdad sobre las dificultades que enfrentaron sus familiares en la búsqueda del sueño americano.

Nació en Tegucigalpa el 05 de agosto de 1964, y a la edad 53 años ya cuenta con reconocimientos internacionales, sin embargo ha tenido que enfrentar un camino difícil por denunciar la corrupción en el Poder Judicial y la parcialidad de la Sala Constitucional de la CSJ al emitir fallos a favor de grupos poderosos y del Gobierno.

Su posición independiente para denunciar el golpe de Estado de 2009 le trajo el despido inmediato, pero una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CorteIDH, obligó al Estado de Honduras a reintegrarla en su cargo, esto no ha ocurrido, por la resistencia estatal de cumplir la sentencia.

A continuación la entrevista realizada por pasosdeanimalgrande.com (PAG) a Tirza Flores Lanza (TFL).

PAG ¿Su experiencia abogada como defensora de los derechos humanos?

TFL: Fui despedida como magistrada de la Corte de Apelaciones por mi posición sobre el Golpe de Estado, yo pertenecía a la Asociación de Jueces por la Democracia, AJDD, y esa organización siempre ha hecho su trabajo en la Defensa de los Defensores de los Derechos Humanos, pero desde el año 2010 he decidido dedicarme completamente a la defensa de los derechos humanos a través de la AJD, en coordinación con otras organizaciones.

Actualmente estoy trabajando en dos temas, uno de ellos es la asesoría jurídica para familiares de personas migrantes desaparecidas a través de una organización que se llama Fundación para la Justicia y otro es un trabajo con el Centro de Derechos Reproductivos, que tiene como propósito implementar un litigio estratégico para lograr la protección de los derechos reproductivos de las mujeres víctimas de la violencia sexual, pretendemos tener una sentencia que pueda empujar la despenalización del aborto.

PGA: ¿Qué tipo de satisfacciones le ha dejado su trabajo?

TFL: Este trabajo de la defensoría de los derechos humanos en un país tan dificil como lo es Honduras, tiene muchos sin sabores y muy pocas recompensas, en realidad si hablamos de una recompensa o una satisfacción por el solo hecho de relacionarnos con personas valientes como los defensores y defensoras de los derechos humanos, creo que eso es bastante importante para mí, no sólo a nivel nacional, sino con personas que están pendientes de nuestra situación actual.

PAG: ¿Cree que el trabajo que realiza en defensa de los derechos humanos está dando los frutos que esperaba?

TFL: Como abogada en defensa de los derechos humanos, el litigio de casos y el derecho en sí son herramientas que pueden generar cambios, lo que pasa es que son unos cambios bastantes difíciles, sobre todo en un contexto como el nuestro y en Honduras donde el sistema de justicia está totalmente controlado por el poder político y económico, y esto no permite de que puedan existir jueces y juezas independientes.

Tampoco que puedan emitir fallos que vayan a ser una diferencia, por ejemplo, la sala de lo constitucional que actualmente tenemos y como abogadas y abogados defensores de los derechos humanos, acudimos a la sala a presentar recursos pero en realidad sabemos que no vamos a tener una respuesta positiva y lo único que estamos haciendo es evidenciando al sistema para de alguna manera provocar cambios en el mismo.

PAG: ¿Qué criterio le merece al aparecer en la Campaña “Yo Defiendo”?

TFL: Pienso que es una campaña bien orientada en donde deja de manifiesto que el Estado tiene la obligación de proteger a los defensores de los Derechos Humanos y esa es una obligación que ellos asumen al firmar y ratificar convenios internacionales y sobre todo porque hay una declaración de las Naciones Unidas en la declaración de defensores que habla del derecho de las personas y los grupos de defender los derechos humanos y los Estados están obligados a proteger a los defensores y defensoras, sin embargo vemos que lo que hacen es todo lo contrario, los gobiernos se caracterizan en estigmatizar, deslegitimar a los defensores y ponerles cualquier tipo de obstáculos en su labor.

A través de la campaña lo que se pretende es crear conciencia en la ciudadanía y en las autoridades para que asuman su labor de protección a las defensoras y defensores, que les permitan hacer su trabajo y les den las condiciones para poder defender.

PAG: ¿Qué tipo de experiencias le gustaría compartir con otros defensores y defensoras de los derechos humanos?

TFL: Yo les quisiera compartir el caso de los familiares de las personas migrantes desaparecidas, están integradas en varios comités en Honduras, uno de los más grande es el Comité de Migrantes Desaparecidos de El Progreso, yo tengo 5 años de darles acompañamiento, no en lo jurídico sino que incorporamos el fortalecimiento social.

Estos Comités están formados en un 95 por ciento por mujeres mayores de 50 años, con pocos recursos económicos y con bajos niveles de escolaridad, sin embargo, son personas muy valientes que con todas las circunstancias que se pongan en su contra y un país tan difícil como el nuestro, han asumido la lucha por encontrar a sus familiares, emprendiendo la ruta migratoria y para eso lo hacen asumiendo una lucha ejemplar, con instituciones nacionales y de México, con organismos que están obligados a investigar esos casos de desapariciones.

Entonces, trabajar de cerca con ellas ha sido para mí un honor, una escuela de enseñanza muy grande y me ha dejado claro en estos procesos que lo más importante siempre tienen que ser las víctimas.

PAG: ¿Alguna vez ha recibido algún premio por la defensa de los derechos humanos?

TFL: Sí. En el año 2010 fui premiada por parte de la Asociación de Juristas Democráticos con un premio alemán que se llama Hans Litten,

Hans Achim Litten (el 19 de junio de 1903 – el 5 de febrero de 1938) fue un abogado alemán que representó a opositores de los nazis en juicios políticos importantes entre 1929 y 1932, defendiendo los derechos de trabajadores durante la República de Weimar. Litten citó a Adolf Hitler, para aparecer como un testigo, donde Litten entonces repreguntó a Hitler durante tres horas. Hitler fue tan agitado por la experiencia que, unos años más tarde, no permitiría que el nombre de Litten se mencione en su presencia. En la venganza, Litten se detuvo durante la noche del Fuego de Reichstag junto con otros abogados progresivos e izquierdistas. Litten gastó el resto de su vida en un campo de concentración nazi, donde sufrió tortura duradera y muchas interrogaciones, posteriormente murió.

PAG: La nota que apareció en Prensa Latina de Berlín el 22 de octubre de 2010 dice:

Jueza hondureña recibe premio por la democracia

La jueza hondureña Tirza Flores Lanza recibirá este domingo el premio alemán Hans Litten, otorgado por la Asociación de Juristas Democráticos (VDJ) de este país europeo. Flores Lanza será homenajeada por su «resistencia jurídica» contra el golpe de Estado que derrocó a finales de junio del año pasado al presidente hondureño Manuel Zelaya

La jueza también será premiada como una persona que ha luchado por muchos años por la democratización del sistema jurídico de su país, dice un comunicado de la VDJ, al mencionar la fundación de la Asociación de Jueces por la Democrácia en 2006. Durante el gobierno de facto de Porfirio Lobo, Flores Lanza y otros colegas, que adoptaron una posición crítica frente al golpe de Estado, fueron despedidos.

El premio Hans Litten lleva el nombre de un jurista que vivió durante la República de Weimar (1919-1933) y que fue uno de los abogados más importantes del movimiento obrero de aquel tiempo. Después de su detención en 1933 por los fascistas, Litten pasó cinco años en la cárcel. A principios de febrero de 1938 se suicidó en el campo de concentración de Dachau.

PAG: ¿Considera el premio Hans Litten como una satisfacción personal?

TFL: Yo creo que el premio no es una satisfacción personal, ese premio no se me otorgó a mí, si no a todo el trabajo que venía haciendo la Asociación de Jueces por la Democracia a la cual yo pertenecía. Ese era un grupo de jueces que desde el año 2006 están dentro del poder judicial tratando de enfrentar a toda la corrupción y manipulación política que se vive en ese poder del Estado.

PAG: ¿Algo más que nos quisiera compartir?

TFL: Quiero felicitar al periódico digital www.pasosdeanimalgrande.com y también a la Asociación por la Justicia y los Derechos Humanos (ASOPODEHU), por el trabajo valiente que están haciendo, en función de romper el cerco mediático a través de medios alternativos y es algo muy importante para todos y todas nosotras, sobre todo en estas circunstancias de tanta represión y manipulación de la información.

www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/es/contexto/item/2121-ex-magistrada-el-sistema-de-justicia-esta-totalmente-controlado-por-el-poder-politico-y-economico

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More