(Historias de la casta) El dueño del ‘Banc Expropiat’, salpicado por una trama de estafas hipotecarias

Publicidad

Nos enteramos hoy porcronicaglobal.com que el dueño del conocido como el Banc Expropiat de Barcelona ha sido señalado por las víctimas de una presunta trama de estafas hipotecarias a gente mayor, ya que según este digital “Manuel Bravo Solano, propietario del local ‘okupado’ en el barrio de Gracia, ha sido nombrado por personas que fueron estafadas en el entorno de compraventas de fincas rústicas”. Según los denunciantes, el empresario, en el ojo del huracán de los activistas, mantenía una “intensa relación empresarial” con el comprador.

Explica este medio online que “los hechos se remontan a inicios del 2000, cuando a varios vecinos de El Masnou (Barcelona) les ‘endosaron’ préstamos de Caixa Penedés que no habían firmado” señalando que “al parecer, alguien se apropió de los datos personales de varias familias para firmar falsos préstamos con la entidad bancaria”.

Una de las víctimas de la estafa cuenta al digital como se hacía el proceso: “El estafador utilizó el dinero prestado para comprar y vender casas rurales sobre precio de mercado. Una vez extraído el beneficio, legaba el crédito a la persona de quien había utilizado el DNI y firma falsas”.

La denuncia –siempre según cronicaglobal.com- se circunscribe a una docena de casos, todos en la conurbación de Barcelona. Siempre aparece una figura común: el empresario Manuel Humet Llinàs.

“Hay tres hechos probados. Uno, que nuestras firmas fueron falsificadas”, aseguran. “Dos –prosiguen– que el señor Humet tenía acceso a los datos personales de los afectados, porque hacía su declaración de la renta o porque les ofreció participar en negocios. Y tres, que sus empresas eran las compradoras de los chalés”.

Todos los falsos préstamos se resolvieron mediante la amortización total del préstamo o mediante pactos con el Banco Mare Nostrum (BMN), que adquirió las deudas de Caixa Penedés. “Las denuncias prescribieron. Los afectados pudieron resolver sus situaciones mediante acuerdos”, agregan las fuentes consultadas por dicho digital.

Uno de estos acuerdos se selló con Manuel Bravo Solano, cuyo nombre ha saltado al foco público después de que una de sus propiedades fuera ‘okupada’ en Barcelona. “Nos reunimos con el señor Bravo quien, al principio, no quería pactar. Después se amedrentó y se avino a zanjar la situación», confirma un abogado que presenció el encuentro.

La resolución de los casos no ahorró el sufrimiento a las familias. “De 2000 a 2010 estuvimos en un infierno. Nos llamaban las gestorías reclamando el dinero. Teníamos apartamentos que no eran nuestros”, recuerda una de las fuentes consultadas.

El calvario se resolvió con la ayuda de dos abogados y la intercesión de un famoso letrado, que consiguió doblegar al propio Bravo Solano. “Él vino con ayuda legal bregada. Así que ‘fichamos’ a un mediático para que pactara. Lo conseguimos”, abunda el afectado, que prefiere mantenerse en el anonimato.

Las familias, reacias a hablar -son personas mayores- se sinceran. “No decimos que Humet y Manuel Bravo Solano firmaran los préstamos. No hay pruebas, y no lo haremos. Lo probado es que una de sociedad vinculada a ellos adquirió las propiedades. Y que se intercambiaron como administradores en dos firmas”.

Según el Registro Mercantil, los dos empresarios compartieron al menos dos sociedades. Una de ellas es Lubecsa Global SA, donde Humet y Bravo Solano permutaron el cargo de administrador único en 2012 y 2015.

La otra es Gramer Development SL, dedicada a la compraventa de fincas rústicas. Humet fue nombrado administrador único de la misma en 2013 y Bravo, apoderado. Dos años después, el primero renunció a sus poderes.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More