Historia de un libro

Por este libro pasaron 19 creadores mexicanos de primerísima fila. Ocho son los supervivientes

Publicidad

Por este libro pasaron 19 creadores mexicanos de primerísima fila. Ocho son los supervivientes

La historia de este libro comenzó hace 49 años. Fue a partir de un viaje a México, donde acudí como comisario de una muestra de arte vasco contemporáneo. Presentamos obras de Eduardo Chillida, Basterretrxea, Agustín Ibarrola, Mendiburu, Sistiaga, Cundín, Bonifacio, Balerdi, Larrea, Bartolozzi y José Luis Zumeta. El evento se llevó a cabo en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad azteca.

Concluida la muestra, permanecí un puñado de semanas en suelo mexicano, con la intención de entrevistar a los creadores más notables del país. Fueron 19 los entrevistados. Juan Rulfo, Agustín Yáñez, Juan José Arreola, Carlos Fuentes, Vicente Leñero, Salvador Elizondo, José Agustín, Juan Tovar, Gustavo Sáinz (narrativa); Carlos Pellicer, José Emilio Pacheco, Eduardo Lizalde (poesía); Emilio Carballido (teatro); David Alfaro Siqueiros, José Luis Cuevas, Brian Nissen, Fernando González Gortázar (artes plásticas); Manuel Enríquez (música); Felipe Cazals (cine).

Pido disculpas por las ausencias generadas por mi impericia. De las listas, lo que más se nota son las omisiones. Lo sé. No es el caso de Octavio Paz y Luis Buñuel. Ellos estaban fuera de México. El primero se hallaba impartiendo un curso de Literatura en Harvard y el segundo rodaba una película en Europa.

Acabado el libro, de vuelta a casa, no conseguí verlo publicado, por más que me empeñé. La idea y las ganas se perdieron, como el agua en el agua.

Muchos años más tarde, uno de los entrevistados, el arquitecto Fernando González Gortázar -con quien fabriqué una profunda amistad-, me preguntó si seguía conservando las entrevistas. Se las envié. Mi amigo llevó el legajo mecanografiado a la editorial Fondo de Cultura Económica…

De pronto, se dio la enfelizada sorpresa. El libro vio la luminosa luz de México, nomás publicarse el pasado año 2018.

Se lo he dedicado a los sueños de millones de mexicanos, residentes más allá de Río Bravo. Digo sueños, porque una vida sin sueños es una noche sin estrellas.

[La editorial decidió titularlo y subtitularlo del siguiente modo: Una botella al mar México 1970-1971: 19 entrevistas]

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More