Historia de las Madres de Plaza de Mayo en Argentina

Eran las madres de toda una generación de jóvenes trabajadores y estudiantes, militantes populares que habían sido secuestrados por la salvaje casta militar.

En medio del horror y de la barbarie ellas se fueron levantando, encontrando y reconociendo. Dándose mutuos consejos, ideas y fuerza comprendieron rápidamente que la lucha individual no daba resultado y decidieron trabajar juntas y organizadamente.

Es así como el 30 de abril de 1977 hacen su primera aparición en la Plaza que luego les daría el nombre y pasaría a ser de ellas para siempre.

No fue esta una fundación sinó el despertar, pleno de energías, de quienes eran despojadas de lo que mas entrañamente les pertenecía y el comienzo de una evolución política que las llevará a levantar las banderas revolucionarias de sus hijos, las mismas que históricamente han erguido nuestros pueblos contra la opresión imperialista.

Así, mientras los políticos y burócratas sindicales se retiraban, ciegos y sordos, a un «letargo invernal», las Madres comenzaron su camino en busca de Verdad y Justicia.

Mientras la jerarquía eclesiástica y la casi totalidad de la Iglesia se recluía en sus templos y ofrecía la comunión a los asesinos del pueblo, las Madres exigían «Aparición con Vida» de los 30000 desaparecidos.

Su clamor claro y justo fué de una valentía tal que los propios verdugos se sorprendieron y creyendo que las fuerzas de estas mujeres se acabaría pronto, las llamaron «locas».

Las amenazaron, las golpearon, las persiguieron y hasta secuestraron a algunas de ellas; pero la lucha iniciada siguió creciendo firme, coherentemente y sobrevivió a la misma dictadura.

Cuando ya en democracia se decidió poner «Punto Final» y correr la cortina de la impunidad sobre los delitos de lesa humanidad cometidos, las Madres no cayeron en trampas ni se dejaron engañar o comprar con indemnizaciones, homenajes o monumentos y le dijeron al País y al mundo que la vida no tiene precio y la dignidad no es atributo de los corruptos.

Madres de Plaza de Mayo ha extendido su ejemplo de lucha acercando su solidaridad a otras madres de desaparecidos y presos políticos de Latinoamérica y el mundo; participando activamente en las luchas sociales de los que creen que un orden mundial mas justo es posible.

Denuncian que la falta de trabajo es un delito y que se esta desarrollando otro genocidio cuando se permite que el pueblo sufra hambre y miseria, cuando mas de 100 niños al día mueren de hambre o enfermedades curables, cuando los ancianos carecen del derecho a una vejez digna y los jóvenes no tienen esperanzas de futuro, condenados a la desazón.

Han llevado su solidaridad,entre otros, a los hermanos zapatistas, a Los Sin tierra de Brasil y al pueblo Cubano donde estuvieron junto a Fidel en la Plaza de la Revolución el 1 de Mayo de 2000.

Se expresaron innumerables veces en contra los bloqueos americanos contra Cuba e Irak; contra los arbitrarios bombardeos de la Nato y EEUU al pueblo Yugoslavo y contra toda otra intervención o atropello militar que el imperio decide realizar: el apoyo a Israel en la violentísima e ilegítima ocupasión de los territorios árabes en Palestina; la guerra desatada a partir de los acontecimientos del 11 de septiembre contra el pueblo de Afganistán y todas las amenazas belicosas hacia Corea del Norte, Irán, Irak, Colombia, etc.

Sin claudicaciones, con su Memoria Fertil, después de 24 años de trabajo militante Madres sigue apostando al futuro.

Desde su Casa de Madres, desde la Librería y Café Literario, desde la Universidad Popular las Madres de Plaza de Mayo, hoy también Madres Piqueteras, hacen posible que los jóvenes se capaciten y se formen política, ética y humanamente en el trabajo por un orden social mas justo.

Quienes las apoyamos, acompañamos y ayudamos sentimos que esta es una tarea que nos llena de orgullo y esperanzas y no podemos menos que agradecerles lo que ellas son y significan y por haber puesto la grandeza de la maternidad al sevicio de la revolución y el cambio.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS