[Hipocresía en su punto máximo] La ONU manifiesta su «preocupación» por el resurgimiento de la extrema derecha en Europa

Pues a buena hora se ha acordado este hombre de la conculcación de los derechos humanos de las personas… Creo que no percibe que la ONU es uno de los organismos cómplices de la explotación y abuso capitalista. Habrá que preguntarse como es que está resurgiendo la ultraderecha en el mundo. ¿Tendrán algo que ver las políticas socialdemócratas y de derechas que gobiernan los países del mundo? ¿El avance del neoliberalismo con sus políticas de precarización laboral y hambre? ¿La proliferación de la carrera armamentística avalada por la ONU y las respectivas guerras que asolan parte del planeta ante las cuales las Naciones Unidas hacen silencio?

Esta alarma del relator de la ONU, no solo provoca vergüenza, sino mucha indignación. Indigna la hipocresía. Indigna la impunidad. Indigna la historia de las Naciones Unidas como aliada de las peores lacras existentes.

Es verdad que existe un ascenso de la ultraderecha, pero no es verdad que le preocupe a la ONU, salvo que los gobiernos neofascistas puedan provocar algún desequilibrio en el desarrollo capitalista mundial, lo cual no parece claro por el momento.

No obstante, vamos a preocuparnos, porque efectivamente nos preocupa el ascenso de las nuevas derechas y los nuevos fascismos porque esto implica un mayor recorte de las libertades, un ascenso en la criminalización de las luchadoras y luchadores y de todas formas, el padecimiento de vivir bajo regímenes de terror. Esto pasa hace mucho, no depende solo de los nuevos fascismos, esto es inherente a la existencia del sistema capitalista y bien lo sabemos, lo conocemos en carne propia, lo sabemos por nuestra experiencia de vida, de luchas…

Preocúpese, señor relator que no cambiará nada, pero al menos sus declaraciones que evidencia un nuevo intento  manipulador de la realidad, vamos a analizarlas y rebatirlas: Usted y el resto de las Naciones Unidas no tienen el menor derecho a diseminar  sus mentiras, por momentos perversas, por momentos hipócritas, porque son parte activa de lo peor del sistema capitalista hegemónico mundial.

Diana Cordero – Redacción Web

Esta es la noticia, difundida hoy por las agencias internacionales:

El relator especial de Naciones Unidas contra el Genocidio, Adama Dieng, ha expresado su preocupación por el resurgimiento de la extrema derecha en Europa, indicando que le recuerda al ascenso nazi en los años 30 del siglo pasado.

«No podemos permitir que los seres humanos sean tratados como lo están siendo. Las señales de los años 30 están resurgiendo», ha dicho el jurista senegalés en declaraciones a la prensa desde Ginebra.

Dieng ha considerado que, «a no ser que estemos ciegos o que actuemos de mala fe, es hora de levantarnos, es hora de hablar claro».

En concreto, ha pedido al centro-izquierda europeo mayores esfuerzos para frenar el auge de la xenofobia que se ha producido desde la crisis migratoria de 2015.

El experto de la ONU ha cargado contra los «estados poderosos» que abandonan sus compromisos internacionales, en una alusión velada a Estados Unidos, que se ha retirado de varios tratados, el último el que regula el comercio de armas.

Dieng ha criticado directamente las políticas migratorias de los gobiernos de Hungría e Italia, que han cerrado sus fronteras a los migrantes y refugiados.

Asimismo, ha lamentado las declaraciones del ex ministro de Exteriores de Reino Unido Boris Johnson, que dijo que las mujeres con burka parecen «atracadoras de bancos» porque dice que alentaron ataques contra musulmanas.

«Esto demuestra lo peligroso que es cuando alguien que está en una posición de poder, que puede influir, usa un discurso que puede tener un impacto terrible en las vidas y la seguridad de los seres humanos», ha indicado.

Dienga ha mirado igualmente hacia Asia. Preguntado sobre los centros en los que las autoridades chinas han recluido a más de un millón de uigures en Xinjiang, ha contestado que, «aunque la posición china es que son campos de reeducación», insiste en visitarlos.

Solo ha tenido buenas palabras para la canciller alemana, Angela Merkel, y las primeras ministras de Bangladesh y Nueva Zelanda, Sheikh Hasina y Jacinda Ardern, respectivamente, por asumir el riesgo político de defender a los migrantes y las minorías étnicas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS