Hemos descubierto América

Hemos descubierto América

 

 

Levante EMV
11 Jun 2004
LUIS LOZANO – Secretario General de FSP-UGT PV



Hemos descubierto América, como se decía antaño. La Copa del América es la excusa y pretexto para casi todo, cuando no para todo. Pero, ¿quiere el Ayuntamiento de Valencia la Copa del América?, ¿Quiere el gobierno popular del Ayuntamiento de Valencia la Copa del América?

Veamos: En primer lugar, el Gobierno popular del Ayuntamiento de Valencia ha llevado el tema como cosa propia, exclusiva suya, de nadie más. Tener mayoría es una cosa, tomar la parte por el todo es otra.



Primero dejó fuera, también de juego, a los socialistas. La razón, dicha en el Pleno y oída por quien suscribe, fue que «había que ser prudente y discreto», que las negociaciones eran al más alto nivel y cualquier indiscreción perjudicaba las opciones de la candidatura. Huelga decir que si este era el argumento para el PSPV-PSOE, para EU del PV era más fuerte.

Pero el 26 de noviembre de 2003, ya todo había pasado. La necesidad de prudencia y discreción -es obvio que para la Alcaldesa los Socialistas son unos cotillas indiscretos e imprudentes (sic)- una vez proclamada Valencia como sede, ese sigilo ha caducado. Sin embargo, no cambió nada. Incluso la petición de EU hecha a principio de año para incorporarse a la mesa camilla con la que Rita Barberá mantiene contentos a los socialistas, no era el sitio adecuado para tener a los comunistas, que como se sabe, siguen siendo el lobo feroz de los hijos de quienes los tenían por el lobo feroz.

El Partido Popular, en ese momento gobernante del estado, la región en marcha y el ayuntamiento, había diseñado una relación societaria que se basaba en la cábala del 40, 40, 20. No se trata de un número de teléfono sin prefijo, era una especie de 900 en el que se compartían decisiones, siempre en el ámbito popular, y por lo tanto, como en toda relación societaria, «costes a, no hay nada caro».

El 14 de marzo algo cambió, y la relación societaria, en lugar de mantenerse, se ha venido modificando poco a poco. La Generalitat ha dejado de anunciar «inyecciones inmediatas de fondos». Recordemos aquí, que según la liquidación del presupuesto municipal del 31 de mayo de 2004, debe al Ayuntamiento 30 millones de euros, unos cinco mil millones de las pesetas antiguas. También dejó de inyectar en Terra Mítica, y si me apuran, pronto dejará de inyectar, y punto.

El Ayuntamiento no anda muy lejos de la Generalitat, en esto no quiere dejarse pisar el terreno, y así las cosas, no anuncia que no tienen un duro, porque eso ya lo hacen los socialistas. Silvestre Senent, concejal delegado de la des-hacienda popular, simplemente se limita a decir que son alarmas catastrofistas. Lo importante, al final, es saber si vendrá él, y a quién se comerá.

¡Así las cosas, entre sobrecoste y sobrecoste, subcontrata y subcontrata, no siempre muy ortodoxas, el ayuntamiento ha ideado una nueva fórmula: 100, 0, 0; 100 el Estado, que ya no es nuestro, y cero los demás que para eso somos colegas. Pedimos 1.600 millones de euros, más de un cuarto de billón de pesetas. Nunca habíamos pedido tanto, nuestras calculadoras en el Ayuntamiento ven desbordarse la pantalla cuando lo pasamos a pesetas. Si nos lo dan, albricias, si no nos lo dan, son unos… ya se sabe, ese Maragall, que para eso, el día que vamos a ver al ministro, filtramos lo que nos viene en gana a quien nos da la gana. Nadie nos pide responsabilidades, tampoco la historia ni el cielo.

La Sra. alcaldesa debería ser más consecuente, o simplemente consecuente. Hace una semana deseaba que el portavoz socialista del Ayuntamiento, Rafa Rubio, presionara al Gobierno de Madrid para que se volcara en Valencia y la Copa del América. Ella que se embarcó en el asunto sin contar con nadie, tampoco con Rubio. Que sigue sin contar con nadie, que no informa, que no atiende y que no comparte, que excluye a los comunistas de forma incondicional, y no transige todavía con los socialistas. Ella que pone como ejemplo de proyecto de estado la Expo de Sevilla, sin querer recordar cómo hubo que acabarla: Olivenza fue utilizado en la campaña del 96 por el propio PP, ni cómo actuó su partido cuando quiso encarcelar a Pellón. La Sra. Barberá reclama el compromiso de un proyecto de estado cuando ella no es capaz de convertirlo en un proyecto ciudadano, de todos los valencianos y valencianas. Lo mantiene sólo para los que la votaron, con la confianza que en el 2007 la votarán incluso algunos más.

Comentaba un edil del PP, el mismo día que llegaba la Copa a Valencia, por cierto de un legal a prueba de bombas: «esto nos pone en casa, nos salva las elecciones de 2007 cuando estábamos en declive, la gente estará entusiasmada sólo con el anuncio de los empleos que se van a crear…».

Pues ese es el centro de la cuestión, Rita Barberá ha diseñado un plan en que si sale bien esto de América, es mérito del PP, pese al gobierno central del PSOE. Si sale mal es culpa total del PSOE.

De momento en Madrid, le han dado buenas promesas y mejores palabras, que no es poco si tenemos en cuenta la tarjeta de visita que la alcaldesa adelantó a través del ABC. Un anestésico que permitirá pasar tranquilos unas cuantas semanas, hasta que se levante de nuevo el fantasma de la deuda municipal, la ley de estabilidad presupuestaria, que afecta tanto al estado como al ayuntamiento. Lo cierto es que con los ahorros de las tropas de Iraq, lo que se pueda recuperar de las tuberías no usadas para los trasvases y lo que dejemos de pagar por los retrasos del AVE a Barcelona, se puede financiar algo de lo que pide Rita, sobre todo aquello que no hace falta y que ha pedido simplemente para tener en su haber, y que se lo han negado. Lo cierto es que en su caso y con su estrategia lo que sorprende es que no haya pedido la luna

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS