Publicado en: 1 mayo, 2018

Hay vida más allá del Madurismo y de la MUD (Venezuela)

Por Alejandro López-González

La apatía y desesperanza palpable en el pueblo venezolano compromete el éxito de los comicios del 20 de Mayo. Ambos grupos dominantes, ubicados en los dos extremos ideológicos representados en la MUD y el Madurismo, se centran en confrontación y el pueblo está cansado de eso.

La apatía y desesperanza palpable en el pueblo venezolano con respecto a la situación precaria en la que se encuentra Venezuela compromete el éxito de los comicios del 20 de Mayo. Ambos grupos dominantes, ubicados en los dos extremos ideológicos representados en la MUD y el Madurismo, por acción u omisión, transmiten un mensaje negativo y desesperanzador con respecto a los comicios del 20 de Mayo. Sin embargo, hay vida más allá de estos dos polos que caen estrepitosamente en las encuestas y son cada vez menos hegemónicos. Caen por violentos y por haber abusado de los electores, abusado en extremo, de la buena voluntad de su militancia. Me refiero a la buena voluntad de la militancia de base, de venezolanos decentes y honestos que militan y aún creen bien en la MUD o en el Madurismo-PSUV.

Las encuestas muestran el nacimiento de una nueva política en Venezuela, mucho más constructiva y nacionalista. El crecimiento en popularidad de Henri Falcón y, particularmente, de Javier Bertucci, demuestran este hecho fehacientemente. Otro elemento importante de destacar y tener en cuenta es la complicidad implícita entre la MUD y el Madurismo en cuanto a negar la realidad palpable de estos dos liderazgos emergentes. Ambos polos son cómplices en su mutua, y compartida, necesidad de invisibilizar a estos dos candidatos. Es evidente que ni a Tirios ni a Troyanos parece simpatizarles el surgimiento de estos dos nuevos liderazgos (Falcón y Bertucci).

Creo firmemente que tenemos la oportunidad de sobrevivir como república emergente y próspera, eligiendo a uno de estos dos líderes políticos como nuevo presidente de la republica el 20 de Mayo, algo que es imposible si ganase Nicolás Maduro o si triunfase la ruta violenta e intervencionista que promueve la MUD. Además, creo que la única posibilidad de supervivencia para el Madurismo, como fuerza política de oposición en un futuro es el triunfo de Bertucci o Falcón. De lo contrario serían barridos por el pueblo dentro de unos pocos meses, en un evento, o sucesión de eventos violentos que serían aprovechados por los enemigos internacionales de Venezuela (Colombia, Elite-Trump-EEUU, Guyana, etc) para intervenir y acabar con las fuerzas armadas ocupando con bases militares permanentes nuestro país. Quizás esa es la razón por la cual la MUD-Frente Amplio está tan desesperada por una intervención militar extranjera. Tienen muy claro que el triunfo de un candidato como Falcón o Bertucci, permitiría la supervivencia del Madurismo como fuerza de oposición y relegaría a la MUD-Frente Amplio a un tercer o cuarto puesto en la arena política venezolana, donde claramente los dos liderazgos emergentes tendrán protagonismo no solo el 20 de mayo, sino en el futuro (aunque los dos polos aún hegemónicos estén tan concentrados en invisibilizar esa realidad)

Sólo el liderazgo de uno de estos dos líderes del centro ideológico del espectro político podría estabilizar la situación política nacional, sólo estos líderes centran su discurso en propuestas y no en el exterminio de ninguna clase o ideología política, como es la costumbre de los polos hegemónicos pero probablemente, próximamente extintos (MUD-Madurismo+PSUV). Creo firmemente que puede haber una nueva oleada de entusiasmo en Venezuela si dejamos atrás la venganza y nos centramos en la reconstrucción del país a través de uno de estos dos liderazgos alternativos (no quiero parecer excluyente con el resto de los candidatos presidenciales, solo me limito a mencionar a los que, hasta ahora, representan según las encuestas una verdadera opción de triunfo electoral directo o por medio de alianzas efectivas). Ciertamente, la MUD-Frente Amplio niega sus electores leales a estos candidatos, les cierra la puerta a estos dos candidatos por un egoísmo anti-nacional y anti-patriota. Lo hacen porque este escenario de triunfo de un opositor que no sea del extremo político que representa la MUD-Frente amplio, les aterra muchísimo más que el triunfo de Maduro. Nada aterra más a la MUD-Frente Amplio que el triunfo de Bertucci y, en segundo lugar, de Henri Falcón. Es evidente que prefieren el triunfo de Maduro antes que cualquiera de esos dos escenarios que los lanzaría al olvido histórico permanentemente.

Para la MUD-Frente Amplio, el triunfo de Bertucci o de Falcón es un escenario muchísimo más terrorífico que el del triunfo de Maduro. En el caso de ganar Maduro, la MUD seguiría teniendo la excusa perfecta para continuar solicitando una intervención militar extranjera y tomar el poder por la fuerza, siendo colocados en la por medio de Antonio Ledezma quien excluiría inmediatamente a Bertucci, Falcón y al Madurismo de toda posibilidad electoral, dejando únicamente a los partidos de la MUD, en una especie de nuevo Pacto de Punto de Fijo y esto sería terrible para el país. La democracia venezolana solo se podría salvar a través del triunfo de alguno de los candidatos de centro, pero para eso tenemos que convencer al grueso del Madurismo decepcionado y al grueso del oposicionismo abstencionista de que ciertamente: HAY VIDA MÁS ALLÁ DEL MADURISMO Y DE LA MUD.

Alejandro López González

@aleslogo

COLABORA CON KAOS