Haiti. Nuevos enfrentamientos con la policía dejan otro muerto

Publicidad

Haití atraviesa desde el 7 de febrero una profunda crisis política. Las actividades están paralizadas por manifestaciones populares en las principales ciudades. Desde el comienzo de la revuelta, el jueves, al menos seis personas han muerto.

Esta crisis social y económica se suma a un escándalo de corrupción que involucra a varios miembros de la clase política, incluyendo al presidente Jovenel Moïse, desatando violentas manifestaciones que tienen una consigna: la renuncia del presidente.

En una de las escenas más dramáticas que retrata lo que sucede estos días en el país, manifestantes cargan a un hombre que permanece inmóvil, con el rostro lleno de sangre, y lo acercan a una fila de policías que reprime la protesta. Minutos después, las personas huyen ante los disparos de la policía y el cuerpo se queda tirado sobre la acera.

Muere un joven en los útimosenfrentamientos

Puerto Príncipe fue escenario este miércoles de nuevos enfrentamientos violentos entre manifestantes y la policía que provocaron al menos un muerto, mientras las calles de las principales ciudades de Haití permanecen ocupadas desde hace una semana en reclamo de la renuncia del gobierno.

Un joven resultó muerto en la tarde del miércoles, según observaciones de un periodista de la AFP, a pocas decenas de metros de las oficinas de la presidencia, cuyo acceso estaba bloqueado por la policía.

Un periodista fue herido en un antebrazo de un balazo durante un tiroteo entre policías y un grupo de manifestantes en el centro de la capital, según presenció un reportero de la AFP.

¿Por qué las protestas?

Las violentas protestas se activaron después de que el Tribunal Superior de Cuentas y Contencioso Administrativo presentara su informe ante el Senado sobre la forma en que el Gobierno haitiano gastó 4 billones de dólares provenientes de Petrocaribe, como se le conoce al acuerdo de cooperación energética que fue lanzado por el fallecido expresidente venezolano, Hugo Chávez, en septiembre de 2005.

El informe del Tribunal identificó que al menos tres presidentes y seis primeros ministros incurrieron en numerosas irregularidades en el uso de estos fondos.

El actual mandatario, Moïse, también es señalado por irregularidades en el uso de fondos de Petrocaribe destinados al alumbrado público, cuando presidía la empresa COMPHENER S.A.

Las acusaciones de corrupción agudizaron la severa crisis política y económica que atraviesa la nación caribeña desde la llegada al poder de Moïse, en febrero de 2017.

En aquellos días, Washington aclamó las elecciones haitianas como un símbolo de que el país regresaría «al gobierno democrático y constitucional», pese a que la participación de votantes fue solo del 21%.

 

La difícil situación

La realidad es que ocho de cada diez haitianos viven en pobreza y se estima que al menos cinco millones de haitianos padecerán inseguridad alimentaria aguda este año, según cifras de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea.

Los indicadores económicos del país caribeño no despiertan muchas esperanzas. El año pasado, Haití tuvo un crecimiento del 1,5% y una inflación del 14,50%.

La crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina, así como la fuerte depreciación de la moneda oficial, el gourde, que se cotiza a 82 por cada dólar, han sido un fuerte aliciente para los manifestantes.

En este escenario, el Grupo Core, integrado por Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y los embajadores de España, Brasil, Canadá, España, Francia, EE.UU. y la Unión Europea, hicieron un  llamado al diálogo y pidieron al Gobierno haitiano «mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables, luchar contra las desigualdades y fomentar un clima de inversión propicio para estimular el desarrollo de los sectores productivos».

Las protestas han ocasionado el cierre de escuelas, bancos y negocios. Algunos comercios fueron saqueados en los alrededores de la mayor plaza del país, donde culminaron las manifestaciones.

«Es una insurrección popular: los haitianos ocupan las calles y está claro que Jovenel (Moise, el presidente de la república, NDLR) no tiene más opción que renunciar», declaró Prophète Hilaire, uno de los manifestantes, en momentos en que las marchas todavía transcurrían sin violencia en la capital.

«Un gobierno que no puede dar alimentos y agua a su pueblo debe dimitir, pero también se necesita que la burguesía se decida a dejar de acaparar toda la riqueza. En los barrios populares somos más», advirtió.

El martes, los 78 detenidos en una prisión de una pequeña ciudad del sur del país se fugaron en momentos en que tenía lugar una manifestación antigubernamental frente a la comisaría contigua a la cárcel, según testigos. Una investigación fue iniciada para determinar las circunstancias exactas de esa espectacular evasión.

 

Fuentes: AFP, Listín Diario, RT, Reuters

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More