Haití, ese gran castigado

La barbarie imperialista y la de sus lacayos europeos golpea al pueblo haitiano ante el silencio del todo el mundo.

Publicidad

Vamos a ponernos en antecedentes sobre un país como Haití. El 1 de enero de 1804 fue abolida la esclavitud en Haití, el comercio transatlántico de personas quedo totalmente prohibido. Sobre estas líneas veremos que este país siempre ha estado, y está condenado a la dominación de otros países.

Bajo el paraguas de supuestas ONGS, el imperialismo ha cometido, y sigue cometiendo, verdaderas barbaridades en este país. La implicación de los Clinton es estas atrocidades, es más que directa.

En 1991 se llevó a cabo un golpe de estado en el país haitiano, con sello estadounidense contra Jean Beltrand Aristide. 20.000 soldados estadounidenses fueron enviados, por orden de Bill Clinton, a Haití para destruir a Aristide con la excusa de instaurar una supuesta “democracia”.

¿Qué omnipotencia se autoatribuye el imperialismo para determinar si acepta resultados electorales en otros países o no?¿Qué objetivo tenía este golpe de estado para con Haití? Parece que todo responde a intereses económicos. Los excedentes de arroz se introducen en Haití, destruyendo así totalmente a los campesinos haitianos. En  2010, Bill Clinton reconoció que obligó a Haití a reducir los aranceles del arroz procedente de Arkansas.

Para ponernos en antecedentes, en 2009 Hillary Clinton fue  nombrada secretaria general de estado, y como no Bill Clinton designado como enviado especial de la ONU en Haití. Se les denominó “los reyes de Haití, es decir tenían carta blanca para hacer lo que quisieran en el país. Entre esas acciones, todas inhumanas, se encontraban el desvío de las ayudas destinadas al país a raíz del terremoto que devastó Puerto Príncipe.Solo el 1% de las ayudas destinadas a Haití, fueron gestionadas por el gobierno haitiano. El 99% restante de las ayudas fue gestionado por ONGS, entre ellas USAID.

Las supuestas misiones humanitarias en Haití, no son tales. En la mayoría de ocasiones son misiones disfrazadas para militarizar el Caribe, así como colonizarlo. Las supuestas misiones de la ONU, encierran casi 2.000 casos conocidos de abusos sexuales contra niñas. Las niñas eran secuestradas, torturadas y sometidas a violaciones por los Cascos Azules. Todo ello bajo el beneplácito de los Clinton.

Pero esta barbarie contra el pueblo haitiano no se queda solo en territorio estadounidense, también existe en territorio europeo, en concreto en España. El ya fallecido por Covid-19, sin juzgar por sus delitos, Juan Cotino se fue de este mundo no sin antes mancharse las manos del dolor del pueblo de Haití.

Juan Cotino fue expresidente de les Corts valencianes, exdirector general de la policía nacional durante el gobierno de José María Aznar. El muy cristiano miembro del Opus  Dei desvió el dinero, que una supuesta ONG, iba a destinar para paliar los efectos del terremoto en Haití de 2010 a empresas pantalla.

La avaricia humana, en numerosas ocasiones, no tiene medida. Esa avaricia, y esa maldad, siempre golpea a los países más desfavorecidos. El silencio ante tantas atrocidades cometidas en cualquier lugar del mundo, nos aleja sin duda de la humanidad que nos debería caracterizar.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More