Hacia la necesaria ruptura democrática

Siempre he pensado que la verdadera jornada de reflexión es la que se corresponde con el día inmediatamente posterior a una cita electoral. Los oráculos no existen y, como diría Pero Grullo, es más fácil hacer una autopsia con cadáver que sin él. Y empleo las palabras “autopsia” y “cadáver” intencionadamente, pues analizar lo sucedido ayer en las Españas es un acto político-forense, con la democracia de cuerpo presente como sujeto a examinar.&nbsp

No les voy a distraer de lo fundamental. De marear la perdiz ya se encargarán mis sesudos colegas de Falsimedia en sus columnas y tertulias. Para ellos (y ellas) los resultados electorales sólo son la referencia obligada para saber a favor de quién conviene escribir para seguir comiendo la sopa boba.

Tres son, a mi juicio, los datos que nos interesan especialmente a quienes pretendemos cambiar este reino indeseable por una república justa, amable y humana, solidaria e internacionalista. Como no les quiero aburrir, me referiré a ellos telegráficamente:

1.- El bipartidismo se ha visto reforzado como nunca

Las hogueras nacionalistas-progresistas de antaño han devenido en fuegos fatuos, manteniendo más o menos sus escaños los regionalismos “sanos” como los de CiU y PNV, que han obtenido, respectivamente, 61.154 y 117.734 votos menos. Los polvos de un sistema electoral tarado de origen, basado en listas cerradas y en la Ley d’Hondt –aceptado, entre otros, por el PCE-, necesariamente tenían que reportarnos estos lodos. Como estaba previsto, barrió el PPSOE. Y más que barrerá.

2.- Los revolucionarios vascos gozan de buena salud

Cuando en las madrileñas calles de Ferraz y Génova descubran que poner puertas al campo y diques al mar son misiones imposibles, empezaremos a aproximarnos a la solución de eso que se conoce como “conflicto vasco”. El Estado español tiene una deuda histórica con Euskal Herria y la paciencia del cobrador del frac es infinita.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

3.- La izquierda parlamentaria está en fase terminal

Se equivocaron de Marx. Cambiaron a Karl por Groucho y así pasa lo que pasa, que partiendo de la nada han alcanzado las más altas cimas de la miseria. Gaspi abandona el campo que ha quemado y sus conmilitones han quedado como tontos en vísperas. Ya se oye la campanilla que anuncia la llegada del viático.

Epílogo

El capitalismo no se suicida. Sus alternantes gestores, verdaderas nurses institucionales, tienen como misión histórica su protección, sostenimiento y nutrición. Nos hallamos, pues, en un atascadero del que sólo podemos salir mediante nuestro esfuerzo y compromiso. Para ello es condición sine qua non tomar conciencia, en el sentido de adquirir conocimiento reflexivo de la situación que queremos subvertir. Aunque mucha gente no lo sepa (o no lo recuerde), la lucha de clases es algo más que un enfrentamiento deportivo entre dos aulas de instituto. Tenemos mucho trabajo por hacer, y aquí ni muere padre ni cenamos.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS