Hablemos del terrorismo

Publicidad

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

No resulta para  nada sencillo hablar sobre todo el asunto del terrorismo, sobre todo cuando no quieres hacer el juego a lo que están practicando cotidianamente con el y a gran escala como los Estados Unidos, tal como deja patente sin ir más lejos,  el documental” de Michael Moore, ¿Qué invadimos ahora? (Where to Invade Next, EUA, 2015),

No lo tienen pues fácil las voces de UP porque sí han llegado a escenificar una coproducción (PP-C´ s-PSOE) sobre Venezuela, ¿qué no serán capaces de hacer con  la tragedia de Niza? Qué no serán capaces de ocultar cuando omiten lo más primordial: que los árabes son con mucho, las primeras víctimas de esta locura asesina.

Una vez más nos sentimos parte identificada con las víctimas, y sus familias, de la masacre. Con los hombres, mujeres, niños y ancianos que han sido golpeados, víctimas inocentes y expiatorias de una barbarie a la que son completamente ajenos. Esta violencia terrorista –mientras más mejor- tiende a crear una espiral irreversible de terror y violencia, sembrando el odio y el miedo entre los pueblos, echando sobre estos responsabilidades que corresponden a los que mueven los hilos. Resulta espeluznante contemplar como gobiernos como el “socialista” francés que está tratando de aplastar derechos sociales logrados por siglo y medio de luchas sociales, recurra nuevamente a la prolongación de tres meses del estado de excepción, a pesar de que ya estaba en vigor y que no ha impedido nada. Que cómo se ha demostrado siempre: produce más odio y  más víctimas entre los que reciben todos los golpes.

UP ha insistido una vez en sus criterios diciendo cosas básicas dentro de la línea de prudencia que obliga la dificultad de ser comprendidos por el pueblo llano. Lo han reproducido algunos diarios –sobre todo los digitales en los la independencia informativa es más veraz-, se trata de:…cortar las vías de financiación del Estado Islámico, neutralizar sus redes de captación y adoctrinamiento, acabar con las guerras en Siria e Irak y reforzar en estos países a la sociedad civil, son algunas de las ocho medidas urgentes que deben adoptarse para combatir el terrorismo yihadista…Íñigo ha reiterado su sincera solidaridad con las víctimas, se avisa de que «no se puede apagar el fuego con fuego, sino con agua» y se lanzan algunas propuestas. UP apuesta por una estrategia de «integración y desradicalización», por combatir «el miedo con solidaridad», dar el protagonismo a la «cooperación intergubernamental» y por una mayor implicación de la UE para garantizar «la paz, el retorno, la reparación y la justicia para las víctimas y los desplazados».

Propuestas sobre las que estaría muy bien discutir en los círculos. Se insiste en neutralizar sus redes de captación y adoctrinamiento, apoyar a las fuerzas democráticas en el mundo árabe, reforzar a la sociedad civil en Siria e Irak y acabar con las guerras en estos países…Se habla también de proteger a los refugiados, acabar con las mafias que trafican con personas y, por último «combatir la xenofobia que está tomando a los refugiados como cabeza de turco, y es justo lo que quieren los terroristas».

Obviamente, los otros ponen cara de perro. Para ellos el imperio siempre tiene razón, ellos darían el Nobel a Obama. Por supuesto: apoyan los bombardeos decretados por el “compañero” Hollande que se atreve a llamar a la unidad nacional mientras la calle ruge de ira bendita. El hombre mejor peinado de Francia quiere incluso movilizar los reservistas y prevé una intensificación de la guerra en Siria, el principio de todo lo demás, ¿o es que lo del terrorismo está siendo una moda caída del cielo? Los especialistas detallan que los suicidas ya no son jóvenes fanáticos  sin nada que perder. Pueden ser padres de familia con un trabajo fijo que creen en aquello de en la guerra como en la guerra.

Sin embargo, ¿no ha sido la barbarie de las guerras de Afganistán, de Irak, de Siria o de África los “factores” que causado el caos social y político, el terror generalizado y la miseria social de la que se alimenta la organización del Estado Islámico (EI), la que suscita movimiento a fascistas animados por su ideología apocalíptica y criminal?  Nuestro gobernantes están cultivando “el espacio Le Pen” con sus discursos anti-inmigrados, anti-refugiados, anti-musulmanes, racistas, chovinistas y e xenófobos. La guerra de todos contra todos para haber quien es más fuerte.

Todo esto curre en un tiempo en el que podríamos disfrutar de una sociedad democrática entre libres e iguales dentro de unas diferencias razonables. Cuando los medios de producción podrían garantizar formas de vida que no sean fatídicas para el ecosistema. Detrás de esta locura hay una enfermedad que está siendo letal para la humanidad: la codicia. La de una clase dominante que no retrocede ante toda nada con tal de tener más dinero, más poder…

Postdata. Mientras repaso estas notas escucho Recuerdo de Amanda, a Víctor Jara asesinado brutalmente por un “milico” que sentía tan impune como los yagúes o los molas, criminales en serie en nombre de la patria cuyos nombres figuraron pródigamente en avenidas, calles e incluso hospitales.

(*) Lamento no poder atender los chat que me llegan. Mi tiempo es menos del que me gustaría, además me desenvuelvo mal con este cacharro. Solamente sé hacer las cuatro cosas que me han enseñado. Gracias a los amistades y a quienes me leen. Quienes tengan interés me pueden encontrar también la mi Web

http://bolcheviqueandaluz.blogspot.com.es/

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More