Guió del judici popular a Saura [+manifest llegit al parlament]

Transcrit del Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados del 18 de gener de 1999


El señor SAURA LAPORTA: Señor ministro, he decirle que venía con algunos interrogantes en relación a su intervención, porque usted acostumbra ser una persona mesurada, y no sé si calificar su intervención de decepcionante o de lamentable. Usted nos ha hecho un relato de buenos y malos, donde hay unos jóvenes malos y violentos.
Ha citado a tres organizaciones -soy de Cataluña, miembro de Iniciativa por Catalunya- que no conozco, pero además ha incluido al movimiento okupa entre los violentos, y si algo caracteriza al movimiento okupa es la no violencia. Creo que usted ha hecho muy mal al intentar criminalizar lo que puede ser la izquierda radical.

De entrada, le quisiera hacer una pregunta, ¿Usted ha hablado con el rector de la universidad para hacer este relato? ¿De quién es este relato? Usted es el ministro de Interior y, como tal, el responsable de las Fuerzas de Seguridad, pero también es el responsable de garantizar las libertades públicas. Sería un relato sesgado e inválido que usted hoy aquí sólo nos haya presentado un relato de las

Fuerzas de Seguridad. Yo tengo otro relato que luego leeré, brevemente, porque no tengo tiempo, efectuado por la dirección, por los rectores de la universidad y por las fuerzas de seguridad privada, que nada tiene que ver con su relato. Lo tengo por escrito y tengo testimonios de estudiantes que estuvieron allí diciendo lo que pasó.
Señor ministro, yo no sé si usted ha visto -me imagino que sí, por responsabilidad- las imágenes de lo que ocurrió. Eso nos metió en el túnel del tiempo. Ese día recordamos actuaciones policiales de épocas no democráticas. Le voy a explicar una anécdota personal. El jueves llegué a las diez menos veinte a mi casa, sabía lo que había pasado y vi las noticias. A continuación, en ese canal ponían una película que recomiendo: Resultado final, de Bardem, un estreno. Es la reflexión de una mujer madura la víspera de las elecciones del 3 de marzo en el proceso de transición de la democracia. Esa película está llena de imágenes de las cargas policiales en la dictadura. Pues bien, vi unas imágenes detrás de otras, las del telediario y las de la película.

Era imposible saber cuáles eran las de la democracia y cuáles las de la dictadura. ¿Sabe por qué pude saberlo? Simplemente por el diseño y el color de los uniformes, absolutamente por nada más. No había ninguna otra diferencia, señor ministro; la brutalidad de la carga, la batalla campal, las bolas de goma, todo igual.

(…)

Tengo otro testimonio, que no voy a leer, de cómo se produjo la carga. Esos 200 violentos, como usted dice, llevaban dos pancartas, empezaron a andar y, cuando llegaron a dos metros de la Policía, les dijeron que por favor les dejaran pasar que iban en son pacífico. El resto de la gente se puso las manos en la cabeza -de esto hay imágenes- para que quedara claro que no querían violencia. Puede que hubiera alguna piedra, seguro que sí, pero si una piedra motiva que a dos metros de 200 estudiantes que simplemente quieren pasar -habiendo dicho la dirección del rectorado que se encarga de la situación- ustedes empiecen a cargar, ¿qué es esto, señor ministro? También quiero preguntarle si es norma que los guardias insulten, y quiero decirle una cosa que usted no ha dicho. Inicialmente, ustedes mandaron 14 policías, ¿con qué instrucciones? Yo tengo informaciones de algún policía de que tenían grado de tolerancia cero. Esto sí que ya es esperpéntico: mandan sólo a 14 policías, pero con grado de tolerancia cero. Con lo cual, en cuanto los policías ven, mínimamente, que puede pasar algo, hacen lo que hicieron. Señor ministro, quien debió prever lo hizo mal y quien mando a la policía lo hizo peor.



Manifest.

&nbsp Ara mateix el Sr.saura està compareixent davant del Parlament de Catalunya per donar les explicacions sobre els fets lamentables ocurreguts el 18-M. Nosaltres hem volgut expressar el nostre malestar i indignació a través d’una performance que acabava amb un judici popular que ha decretat culpable al Sr. Saura de l’actuació dels antiavalots el 18-M.

És inadmissible la delegació de responsabilitats que s’han anat dibuixant aquests dies. La depuració de responsabilitats en la Conselleria d’Interior ha de passar per la substitució inmediata del sr.Delors i el sr.Hermida. La brutalitat policial va venir determinada per les instruccions d’aquests i, per tant, per responsabilitat en el càrrec que ostenten han de ser substituïts inmediatament.

Alhora, veient el suport popular de la societat civil manifestada el passat dijous en una manifestació pacífica de 20.000 persones, autogestionada, exigim la dimissió del principal responsable: Joan Saura. I no ho demanem només les estudiants. Ho demanen: l’assemblea de Pdi-PAS, el col·legi de periodistes, la Comissió de Defensa dels Drets de la Persona del Col.legi d’Advocats de Barcelona, juntament amb la Federació de Veïns de Barcelona (FAVB), l’Observatori dels drets econòmics, socials i culturals (DESC), l’Associació Catalana de Defensa dels Drets Humans (ACDDH), l’Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans de l’Universitat de Barcelona (OSPDH), que segurament són, tots ells, membres d’ “una minoría radical que se apropia de espacios que son de todos” i segurament “anti-sistemes” declarats.

Voldríem recordar unes paraules que el sr.Saura va dir al Congrés dels Diputats el 18 de gener del 1999 al Ministre d’Interior referent als fets succeïts en el desallotjament del Cinema Princesa: “además ha incluido al movimiento okupa entre los violentos, y si algo caracteriza al movimiento okupa es la no violencia. Creo que usted ha hecho muy mal al intentar criminalizar lo que puede ser la izquierda radical”. Sembla mentida com es pot canviar de discurs en funció de la cadira que s’ocupa. El 18-M es va criminalitzar i reprimir un moviment que demanava diàleg i va trobar porres. Què ha de dir d’això senyor Saura? Per principis l’únic que pot fer és dimitir, perquè ha traicionat a la pròpia gent que conformen el seu partit. La repressió al moviment estudiantil contra Bolonya mostra cruament la naturalesa del govern d’entesa, convertits en gestors fidels dels interessos empresarials. El lema de la campanya ICV: “d’esquerres, de debò” ja no se’l creu ni aquells que el van votar.

Tanmateix, ens neguem a ser còmplices del canvi de gir que s’ha volgut donar del conflicte polític que es viu a dins de la universitat convertint-lo en un problema d’ordre públic. Aquesta conversió denota la incapacitat d’obrir els canals adeqüats per resoldre’l. Per això, demanem la dimissió del principal responsable polític, Josep Huguet, que no ha fet res per obrir un procés de debat sobre el model d’universitat que la societat realment necessita i desitja.

No oblidarem el 18-M!

Bolonya s’aplica a cops de porra!

No som una minoria!

Saura Dimissió!

Huguet Dimissió!



&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS