Guatemala. Tercera semana de protestas populares que exigen la renuncia del presidente y los parlamentarios

"El problema no es el presupuesto, sino el sistema excluyente, racista y patriarcal"

Frente a la corrupción y a la feroz crisis sanitaria, social, económica y política, el pueblo guatemalteco inició su tercera semana de revueltas para exigir en lo inmediato, la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y de los diputados del Congreso.

El pasado 25 de noviembre, el Congreso de Guatemala anuló el antipopular Presupuesto 2021, el cual beneficiaba groseramente a la oligarquía en el poder e incluso tomaba más deuda pública, deuda que se paga a costa del empeoramiento de la vida de la población.

El 21 de noviembre arrancaron las protestas sociales, gatilladas de manera inmediata por la aprobación de un Presupuesto 2021 que recortaba aún más la ya debilitada inversión social, enriquecía a los poderosos y se endeudaba públicamente para beneficio de la oligarquía.

Las manifestaciones pacíficas fueron contestadas con brutalidad policial, dejando, al menos un saldo de dos muchachos con amputaciones oculares, decenas de heridos y detenidos.

La exigencia del pueblo alzado es la renuncia del presidente de extrema derecha Alejandro Giammattei, y de los miembros del Congreso. Esto es, el cuestionamiento radical de todo el sistema de partidos políticos institucional, y de su corrupción estructural.

Con el fin de contener la revuelta popular, el pasado 25 de noviembre el Ejecutivo y el Legislativo guatemalteco anularon las causas inmediatas del levantamiento. Sin embargo, ni unos ni otros podrán resolver un problema estructural de Guatemala que no se limita al Presupuesto 2021.

De hecho, los dirigentes de las movilizaciones señalaron este sábado 5 de diciembre en Ciudad de Guatemala que «el problema no es el presupuesto, sino el sistema excluyente, racista y patriarcal» en el que sobreviven los 16 millones de habitantes del país, el 60 por ciento de ellos bajo la línea de la pobreza.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS