Guardia civil detiene a 4 de los jóvenes de Altsasu -aún sin condena firme- y les envía a Madrid

Por Kaos. Represión

Jon A. Cob, Aratz Urrizola, Iñaki Abad y Julen Goikoetxea, condenados a penas de entre 9 y 13 años, son enviados a Madrid por orden de la AN a petición de Fiscalía, para las vistillas de medidas cautelares en las que el tribunal decidirá de forma inminente si les envía o no a prisión. Recordamos que Adur Ramírez de Alda, Jokin Unamuno y Oihan Arnanz se encuentran en prisión hace un año y medio. Ainara Urkijo, condenada a 2 años, no ha sido arrestada

La Guardia Civil ha comenzado pasadas las 08:00 una redada en Altsasu contra los jóvenes condenados por la Audiencia Nacional por una pelea con con dos agentes del Instituto Armado y sus parejas. Jon Ander Cob, Aratz Urrizola, Iñaki Abad y Julen Goikoetxea, condenados con penas que oscilan entre los 9 y los 13 años, han sido detenidos y están siendo trasladados a Madrid.

Las autoridades han comunicado que a las 16 horas habrá vistilla en la sede de la AN en San Fernando, ante el propio tribunal que dictó la sentencia,  y se decidirá si ingresan en prisión como piden la fiscalía y acusaciones al entender que existiría riesgo de fuga o si se adopta algún otro tipo de medida cautelar, como pudiera ser el establecimiento de una fianza o las personaciones en el juzgado semanalmente como estaban realizando hasta ahora.

Familiares y movimientos sociales llaman a movilizarse en el día de hoy en Altsasu a las 20 horas y se ha convocado una rueda de prensa para las 17 horas.

Según las fuentes, la Audiencia pretende celebrar las vistillas a lo largo del día de hoy, si bien en el caso de es posible trasladar a los detenidos a tiempo se pospondrán a mañana.

Tres de los cuatro condenados han sido arrestados en sus domicilios y al cuarto se le ha detenido en su trabajo.

De los ocho condenados en el juicio de Altsasu, la única que no está en prisión ni ha sido detenida es Ainara Urkijo, a quien recayó la pena menor, dos años por amenazas y desórdenes públicos, por lo que previsiblemente no tendrá que ingresar en la cárcel.

El pasado viernes, la sección primera de la Audiencia Nacional condenó a penas de entre 2 y 13 años de prisión a los ocho jóvenes acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Altsasu en 2016, pero no vio en su actuación el carácter terrorista que les imputaba la Fiscalía a pesar de la “notabilísima gravedad de los hechos”.

En la sentencia, el tribunal aprecia las agravantes de abuso de superioridad y de odio y considera probado que los acusados actuaron movidos por la animadversión y menosprecio a la Guardia Civil y por motivos ideológicos, pero no ve en su acción ningún vínculo con ETA.

COLABORA CON KAOS