Greenpeace pide la anulación de la nueva Ley de Costas y llama a sumarse a la manifestación por el cierre de Garoña

Agencias

La organización ecologista Greenpeace ha presentado este martes un pliego de observaciones al anteproyecto de Ley de Protección y Usos Sostenible del Litoral en la Dirección General de Costas, en el que pide su anulación porque «modifica y debilita los pilares básicos de la protección del litoral».

   En concreto, ha subrayado que los cambios propuestos por el Ministerio de Medio Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente afectan al dominio público; las servidumbres para proteger ese dominio, que se recortan y reducen a 20 metros; y el plazo de las concesiones de ocupación privada en terreno público, que se extiende a 75 años.

   Asimismo, la organización ecologista ha desaprobado que el Ministerio todavía no haya explicado «por qué este proceso de participación y alegaciones públicas se ha abierto solo a los miembros del Consejo Asesor de Medio Ambiente y no a toda la sociedad»

   Además, ha denunciado el «oscurantismo» con el que, a su juicio, se ha tramitado la nueva ley, que fue presentada ya como anteproyecto de Ley, y que cuenta con «el beneplácito interesado de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Mesa del Turismo o el sector acuícola».

   «Dado el nulo avance en la protección ambiental de la costa y la escasa participación pública a la que el ministro Arias Cañete ha sometido esta reforma, nos tememos que este procedimiento de observaciones sea un mero trámite que incluirá nuevos núcleos amnistiados y atenderá a nuevos intereses privados», ha asegurado el director ejecutivo de Greenpeace España, Mario Rodríguez.

   Por ello, la organización ecologista y otras organizaciones pusieron en marcha la plataforma ‘No a nuestra costa’ en defensa de la Ley de Costas, que también sirve para recoger «las opiniones y consideraciones de la ciudadanía al respecto ante la falta de un espacio de participación pública habilitado por el Ministerio de Agricultura».

   Por otro lado, Greenpeace anima a los ciudadanos a participar en la marcha por el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), que discurrirá este domingo, 9 de septiembre, entre Barcina del Barco (Burgos) y la citada instalación.

   En este sentido, asegura que «los últimos acontecimientos sucedidos en la central nuclear belga Doel 3 –en cuya vasija, fabricada con materiales comprados a la misma empresa que los de Garoña, se han encontrado grietas– añaden más peso a una extensa relación de motivos para su cierre inmediato».

   Así, destaca que el pasado 8 de agosto las autoridades belgas decidieron cerrar de forma preventiva Doel 3 al encontrar las grietas en la vasija del reactor y que, a pesar de que «la Agencia Federal de Control Nuclear belga (FANC, por sus siglas en inglés) convocó al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para informar sobre este asunto, no fue hasta finales de  agosto cuando el CSN explicó que está a la espera de datos más precisos por parte del regulador belga».

   «Mientras las autoridades belgas prefieren prevenir que curar, y mantienen la nuclear cerrada para sus análisis, el CSN confía en las diferencias de los reactores en vez de analizar sus semejanzas», ha declarado la responsable de la campaña nuclear de Greenepace, Raquel Montón.

   Finalmente, Greenpeace insiste en que, a su juicio, «es posible y muy conveniente avanzar hacia un modelo energético basado 100 por cien en energías renovables y en la eficiencia, cuya viabilidad técnica y económica está sobradamente demostrada» y permitirá aumentar «la independencia energética de España».

   En paralelo a esta marcha, el Foro Extremeño Antinuclear ha convocado otra manifestación para reclamar el cierre de Garoña este sábado, 8 de septiembre, que arrancará a las 12:00 horas en la avenida de la Constitución de Almaraz (Cáceres) y concluirá en la central nuclear.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS