Greenpeace denuncia los «vínculos» del sector de la madera europeo con la desforestación y la tala ilegal en Brasil

Greenpeace denuncia los «vínculos» del sector de la madera europeo con la desforestación y la tala ilegal en Brasil

Greenpeace denunció con motivo de la celebración del Día Forestal Mundial (día 21 de marzo), los «vínculos» del sector transformador de madera en la Unión Europea con la deforestación y la tala ilegal en Brasil.

Los ecologistas exigieron en un comunicado «responsabilidad» a la Unión Europea. A su juicio, la UE, importador de «casi la mitad de la madera procedente de la Amazonia brasileña», debe adoptar una legislación que garantice que «toda la madera que entre en su mercado proceda de fuentes legales y de bosques controlados». Asimismo, indicaron que esta norma contribuiría a «frenar» la deforestación y a «garantizar uso sostenible y justo de los recursos forestales en el mundo».

En el informe de 30 páginas 'Un futuro para los bosques', publicado el pasado lunes, la o­nG recoge las estimaciones del Gobierno Federal Brasileño, según la cual más del 90% de la madera procedente de la Amazonia se extrae de una manera no sostenible, y entre el 63-80% procede de la tala ilegal.

Además, en el mismo informe Greenpeace se hace eco de los casos de seis compañías madereras, que operan en la Amazonia y fueron multadas y sancionadas con la cancelación de sus planes de gestión forestal. La o­nG también recalca que han sido acusadas por «incumplimiento de leyes, falsificación de documentos y blanqueo de madera», además de por «violencia, intimidación, amenazas de muerte y corrupción».

CLENTES GALLEGOS

En palabras de la o­nG, estas seis empresas vinculadas con la tala ilegal son «habituales proveedoras» de madera tropical al mercado español y están asentadas en el estado brasileño de Pará, de donde procede «más del 86% de la madera tropical importada por el sector español de la madera».

En las pasadas semanas Greenpeace ha podido documentar cómo madera de algunas de esas seis empresas ha sido desembarcada en dos puertos gallegos, el Puerto de Vilagarcía (Pontevedra) y Ferrol (A Coruña). Esta organización ecologista asegura que la madera había sido comprada por empresas gallegas como Maderas del Noroeste S.A., Maderas Peteiro S.L. y Maderas del Umia S.L.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS