Grecia, no tiene dos caminos. Es su Pueblo o la Banca Usurera. Es salir del Euro y repudiar la Deuda o sufrir continuamente.

Publicidad

Ocurre habitualmente, que una nación  se enfrente a  una encrucijada económica, es el caso actual de Grecia.

Hoy el pueblo Griego, llego a esa encrucijada,  que se abre en dos caminos.

Uno,   que supone la adopción de medidas económicas,  fundamentalmente  distintas,  de las que rigen en Grecia,  y que conducirán  al alivio de los  graves problemas,  que enfrenta el grueso de su población,  integrada por la clase trabajadora y sectores de la clase media baja.

El otro,  que significa mantener el statu quo,  le permitirá a una ínfima minoría,  integrada por ricos  propietarios  y una clase media alta,  insensible y acomodada,  seguir gozando del poder y de la riqueza,  acumulada sobre las espaldas de su pueblo,  y  de  sus acuerdos con la Banca y multinacionales extranjeras.

Ahora bien,  el pueblo Griego ya votó y delegó en Syrisa,  la responsabilidad de la actual  gestión,  para enfrentar la crisis.

Por lo tanto Syrisa,  al frente del Gobierno, debe elegir  entre ambas, recordando que son excluyentes entre sí.

En estos días,  se leen algunas declaraciones,  de funcionarios del Gobierno griego, pertenecientes al movimiento Syrisa, que preocupan seriamente.

No es nada nuevo,  que las volteretas ideológicas, cargadas de explicaciones  conciliatorias, del estilo “todavía no es el momento”, conducirán  inevitablemente  a la entrega,  y  someterán  al pueblo de Grecia en este caso, a pasar  bajo las horcas caudinas de la usura.

Pero tampoco sorprende, que jóvenes políticos que se lanzan a obtener el voto popular,  para acceder al Poder,  lo hagan como una forma de realización personal,  pues proceden de familias de clase media,  nacidas en el capitalismo,   en las cuales el éxito  individual, es base de formación de su subjetividad primaria.

En ese caso,  al llegar  a una posición expectante en el terreno político,  sin haber desarrollado una sólida conciencia solidaria,  con los trabajadores y explotados del capitalismo, sino apenas un  juvenil “socialismo romántico”,  cualquier dificultad que los obligue a contradecir,  su superestructura ideológica primitiva,  es decir las enseñanzas de “papa y mama”,  les hará  ceder al reformismo,  y a  la conciliación con los intereses del Capitalismo.

No quiero con esto,  incluir en esta calificación,  a todos los dirigentes de Syrisa,  habrá seguramente   entre ellos,  quienes no pertenezcan a esa definición,  pero es evidente en la dirección del Partido,  la vacilación y la postergación de decisiones imprescindibles e inmediatas,  en el terreno económico, que solo pueden explicarse,  con la débil conciencia solidaria,  con el pueblo mayoritario humilde y trabajador griego.

Acaso alguien,  puede dudar esta altura de la Historia,  que la política  conciliadora  y apenas reformista,  termina siempre favoreciendo,  en  este caso,  a la  Banca usurera  internacional,

Cualquiera fuesen los discursos y declaraciones,   de los dirigentes de  Syrisa, solo tomar decisiones que enfrenten  las  medidas y políticas,  de tales organizaciones empresarias,  que se escudan algunas con el decorado de  la Unión Europea,  pero que representan el poder de la Banca Privada Internacional, solo enfrentarlas insisto ,  puede salvar a Grecia de un largo camino de padecimientos.

Analicemos cuáles pueden ser los temores, de los integrantes de Syrisa  que frenen las decisiones para repudiar la deuda,  inventada por la Banca Usurera,  para estafar al pueblo griego.

Y cuál es la razón para temer,  por sacar a Grecia del  Euro, como moneda única y volver a su moneda nacional,  para recuperar  una política financiera, cambiaria y económica independiente, y que en la actual situación Griega,  le es más necesaria,  que el aire que respiran,

Supongo,  que el  miedo se deberá,  a  que el pueblo griego no los acompañe en la   adopción  de medidas,  que representen  cambios fundamentales.

Es decir,  recelan que el pueblo se eche atrás,  frente a una realidad  que implica,  una primera etapa de sacrificios,  como repercusión de esas medidas, y que  esa temida reacción del pueblo, acabe con su posición en el Poder,  que tanto les costó acceder.

En todo caso,  conviene aclararles a dichos conciliadores,  que el pueblo griego esta como los demás pueblos,  integrado por clases sociales,  y que la reacción de cada clase será diferente,   frente  a los probables padecimientos,  de la primera etapa del cambio

Descartando,  a la insignificante en número,  clase de elites, que sin duda  se opondrá con toda su fuerza los cambios, hay que recordar que posee,  todos los medios económicos,   en el interior y en  el exterior de Grecia,  para “soportarlos”.

La clase medias también resistirán  los cambios, en especial las que pertenecen los sectores de alta y media, pero los que van  acompañar sin dudas  los cambios,   son los sectores de trabajadores y aun  las capas de la clase media baja,  también castigados por la crisis.

Y van a acompañar los cambios,  aun con sacrificios,  si se los hace participar activamente,  en las políticas a adoptar para esos cambios.

Y van a acompañar los cambios,   siempre que las medidas que se adopten,  aparezcan claramente descargando el peso de la crisis,  sobre las clases que más tienen.

Allí  donde  nacen las principales dudas de nuestros “conciliadores” de Syrisa,  el enfrentamiento con las clases medias, a las que ellos también pertenecen.

Conocen bien,  cómo van a reaccionar los integrantes,  de una clase  dispuesta a cualquier acción,  para no perder los privilegios económicos alcanzados,  aunque estos provengan,  de las sobras del banquete de los ricos.

Muchachos de Syrisa , si quieren pasar a la historia,  como los que ayudaron en esta etapa,  a salvar al pueblo mayoritario griego,  de mayores sufrimientos,  deben combatir al capitalismo internacional, que ahoga a Grecia y enfrentar así a su propia clase.

No hay otra: Salir del Euro y repudiar la Deuda ilegitima. Es su Pueblo o la Banca Usurera.

Afectuosamente

Hersh Zakheim

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More