Granada: El héroe del día duerme en la calle

Juan José González Piqueras tiene 41 años, y aunque es de Andújar y vive en Granada, su acento no parece andaluz, porque vivió buena parte de su vida en Castellón. De profesión, jefe de cocina, en paro. No tiene familia ni sitio donde dormir. Ayer, a menos que encontrara algo ya avanzada la noche, dormiría en la calle. Un ‘sintecho’ que es el héroe del día: salvó a dos ancianos que se estaban asfixiando con el humo de un incendio del que no podían escapar.

Juan José González Piqueras héroe Realejo

Juan José González Piqueras. Foto: GranadaiMedia

Hacia las 20.00 horas de ayer, 4 de septiembre, se declaró un fuego en el piso más alto de un bloque de la calle Cruellas del Realejo, junto a la plaza de Carlos Cano, y los nervios y la tensión se manifestaron entre los pocos testigos que había ante la gran cantidad de humo. Es un callejón muy estrecho con inmuebles muy viejos y de difícil acceso. Y uno de los allí presentes, con el edificio aparentemente vacío, advirtió que en el primer piso estaban dos ancianos, una septuagenaria y un octogenario, que no podían salir. Juan José estaba sentado en la plaza de Carlos Cano, esperando a que abriera la casa de acogida Madre de Dios, en la calle Varela, y entró atravesando el humo para sacar en brazos a los ancianos, primero a ella y luego a él. “Me atreví porque tengo hechos cursos de primeros auxilios y socorro, más o menos sabía lo que hacía. Había muchísimo humo y se estaban ahogando. Si no los saco, mueren, estoy seguro”, comentaba fumándose un cigarro cuando ya estaba todo más calmado.“Había muchísimo humo y se estaban ahogando. Si no los saco, mueren, estoy seguro”

Mientras, los bomberos tiraban puertas para llegar al foco del incendio, en un dormitorio, y sofocarlo cuanto antes. Los dos ancianos, con una palpable crisis nerviosa, sentados en el bar de la plaza, sólo pensaban en que la puerta de su casa no se quedara abierta durante toda la noche. Cruz Roja los atendió tras vendar a Juan José la muñeca izquierda, por un esguince provocado por el esfuerzo, y decidió llevarse a la pareja para que descansaran y controlar su intoxicación.

Empezaba entonces, a las 21.00 horas y con el fuego controlado, una difícil tarea para los bomberos. “Ha sido un incendio bastante fuerte, ahora mismo está todo negro, no se ve nada. Tenemos que liberar el espacio, y tirar el yeso del techo, porque hay cañizo y vigas de madera, podría seguir activándose“, comentaba uno de los efectivos. Tres camiones de bomberos se habían acercado a la zona, pero tuvieron que alargar las mangueras desde San Matías y el final de calle Varela, porque se trata de una callejuela de poco más de un metro de ancho. Poco se sabía aún sobre el origen del fuego.

Al tanto, Juan José confirmaba sus sospechas. Para cuando se volvió a acercar a la casa de acogida, todas las camas estaban ya ocupadas y la cena repartida. Cuenta su versión de los hechos y se deja fotografiar con una sola condición: que al día siguiente se le haga llegar una copia de lo publicado, impresa, para guardarla de recuerdo. Mañana será otro día.

http://granadaimedia.com/salva-dos-ancianos-incendio-realejo/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS