El govern de la Generalitat estudia externalizar a multinacionales los comedores escolares

Publicidad

La privatización, a menudo con el formato de la llamada externalización, es la política que suelen aplicar los gobiernos de las distintas administraciones para convertir en un negocio en un negocio privado lo que debiera de haber dejado de ser un servicio público, cuya calidad en todo caso dependerá de la financiación una financiación suficiente que debiera ser a cargo de impuestos directos por razones de justicia social.

La Generalitat, alumna aventajada a la hora de privatizar servicios públicos esenciales como la sanidad y la enseñanza, está estudiando una nueva regulación de los comedores escolares que favorecería a las grandes empresas multinacionales a costa de la calidad del servicio, como se denuncia desde la FAPAC.

 

El Govern sopesa regalar los comedores escolares de Cataluña a las grandes firmas

Los padres se alzan contra la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, por premiar «lo privado y el mínimo precio por alumno»

El Govern ha irritado a los padres de alumnos de primaria de Cataluña con la propuesta de regulación de los comedores escolares. Las familias sospechan que el futuro acuerdo marco para la contratación de los servicios de comedor escolar primará «el mínimo gasto por alumno». En esta situación, la Federación de Padres de Alumnos (Fapac) verbalizará su rechazo en los próximos días y no descarta más acciones.

Preguntado sobre la cuestión, un portavoz de la Consejería de Enseñanza ha subrayado que la norma «está aún en negociación». El representante ha agregado que se citará a patronal, sindicatos y padres de alumnos para diseñar el texto. «No está nada cerrado, estamos en fase de negociación», ha concluido el vocero.

No obstante, el Gobierno ya presentó una prueba piloto en la conurbación de Barcelona en 2015 que contenía «elementos preocupantes», según los padres.

Dos preocupaciones

«Educación ya ha mostrado dos cosas. Una, que en el convenio piloto, que finalmente tumbó por el Tribunal de Contratos del Sector Público, daba demasiada importancia al precio: un 40% de la puntuación», explica Óscar Montes, vicepresidente de la Fapac.

«Y dos –continúa el portavoz– que la norma quitaba poder a las asociaciones de padres y madres y lo dejaba todo a la externalización».

Ello ha irritado a las familias, que recaban información para lanzar una ofensiva que salve, dicen, «el servicio de proximidad y de calidad para nuestros niños. Tenemos derecho a tener voz en quien les dará de comer».

Guerra de empresas

La pugna entre Enseñanza y padres de alumnos llega en plena guerra de multinacionales por el pastel de los comedores escolares en Cataluña. «Las empresas se disputan los contratos porque son muy lucrativos: a ellas les cuesta uno o dos euros cada alumno, y cobran seis y pico por cabeza», defiende un exgerente de centro de Serunion.

Según otro profesional, todas las empresas estarían pujando a la baja. «¿Cómo puede alguien como Grupo Serhs ganar el contrato para 31 colegios en Terrassa regalando 500 becas? ¿Cómo lo costeará», se cuestiona el experto.

El sector de los comedores escolares ha mantenido el pastel de la industria de las colectividades desde que la crisis fulminó un gran número de comedores de empresas. En este tablero, los grupos se centran en este segmento, con Serunion y Eurest copando la mayoría del mercado.

 

http://cronicaglobal.elespanol.com/business/el-govern-sopesa-regalar-los-comedores-escolares-de-cataluna-a-las-grandes-firmas_42128_102.html

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More