González (BBVA) cobra al día más que un trabajador en todo el año

González (BBVA) cobra AL dia más que un trabajador en todo el año

Francisco González, presidente de BBVA, tuvo en 2007 un salario directo de 5,08 millones de euros, aunque con un extra de 3,8 millones, suma 8,8 millones. Por día efectivo de trabajo, el máximo ejecutivo de BBVA cobra más que el salario medio anual de un trabajador .

Juanjo BASTERRA

El informe sobre la «Política de Retribuciones del Consejo de Administración» de BBVA desvela la elevada desigualdad salarial existente entre quienes dirigen el banco y sus empleados, pero, a su vez, traslada ese desequilibrio al conjunto de los trabajadores de la sociedad, a quienes se les pide con excesiva frecuencia la contención salarial y a quienes las rebajas de los impuestos les roza, pero no les beneficia en nada. El presidente de BBVA, Francisco González, cobró por cada día de trabajo efectivo -no más de 220 al año- una cantidad superior al salario medio anual de un trabajador vasco. González percibió más de 23.091 euros por día efectivo, cantidad que se aproxima al salario medio anual, o lo que es lo mismo 13.917,8 euros por cada uno de los 365 días del año pasado, cantidad a la que no llegan ni de lejos un 70% de los trabajadores temporales de Hego Euskal Herria, o quienes perciben la Renta Básica o el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

605 veces más que el SMI

Además, el presidente de BBVA obtuvo más ingresos directos y otros indirectos, a lo que hay que sumar lo que le rentaron las acciones que posee en el banco. Cobró 605 veces más que los perceptores del Salario Mínimo Interprofesional; 581 veces más que un pensionista por viudedad; 422 veces más que el salario de la categoría más baja del banco que preside, es decir, del grupo de Servicio Generales; 338 veces más que el grupo salarial más alto de los administrativos de BBVA; y 158 veces más que el grupo de técnicos más afortunado de ese banco. En el caso de la plantilla de esa entidad hay que hacer una pequeña salvedad, porque algunos empleados reciben «en mano» algunas compensaciones por su buena disposición.

La política de transparencia del BBVA en esta cuestión es correcta y no espera a que se cumplan los plazos legales para hacer públicos los datos referidos a las retribuciones de los altos ejecutivos del banco, al contrario de lo que ocurre con otras entidades financieras.

Francisco González, presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), obtuvo el año pasado una retribución fija de 1,827 millones de euros y 3,255 millones en retribución variable. Es decir, percibió algo más de 5 millones (5.082.000 euros), una cantidad poco despreciable a la que hay que sumar 3,8 millones más en concepto de retribución variable extraordinaria del año pasado y que le será pagada en 2008, lo que supone unos emolumentos de 8,9 millones de euros con cargo a 2007.

El consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, obtuvo, entre retribución fija y variable, algo más de 4 millones de euros (4.081.000 euros) en 2007. A esa cifra se añade esa extra de 3,2 millones, lo que le hace un total de 7,2 millones que percibirá con cargo al año pasado. El consejero secretario general, José Maldonado, cobró 1,4 millones por ambos conceptos, lo que sumado a un cantidad extra de 886.000 euros, alcanza una cantidad de 2,3 millones de euros en 2007.

Entre los tres altos ejecutivos de BBVA consiguieron unas retribuciones de 18,45 millones por estar al frente del banco multinacional, que el año pasado logró un beneficio económico neto de 6.126 millones, un 29,4% más que en 2006.

Además, existen o­nce consejeros no ejecutivos, entre los que se encuentran la decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Deusto, Susana Rodríguez Vidarte, y el actual presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Araba, Román Knörr, que, en conjunto, percibieron en total casi cuatro millones de retribución directa el año pasado (3.296.000 euros).

El comité de dirección del banco, excluyendo a los consejeros ejecutivos, percibió el año pasado 6,2 millones de euros en concepto de retribución fija y 11,43 millones en concepto de salario variable, es decir, casi 18 millones de euros, a los que hay que añadir 594.000 euros en concepto de retribuciones en especie.

Pensiones aseguradas

Mientras el conjunto de la clase trabajadora se encuentra en una verdadera incógnita sobre si las cotizaciones que aporta de forma obligatoria al mes a la Seguridad Social serán suficientes para cubrir su pensión de jubilación futura, los máximos responsables del BBVA no tienen porqué preocuparse, ya que a 31 de diciembre de 2007, según recoge la memoria del banco, el presidente González tiene acumulados unos compromisos en materia de previsión de 61,3 millones de euros, con lo que, cuando se jubile, le quedará una pensión bastante más alta que la de los trabajadores.

El consejero delegado Goirigolzarri cuenta con un fondo de 46,4 millones y el consejero secretario general Maldonado, 7,7 millones. En total son 115, 4 millones de euros entre los tres, a los que hay que sumar «12,5 millones más con cargo a los resultados del ejercicio 2007». En la memoria se asegura que, a pesar de que la cantidad puede parecer muy elevada, se compensa con la rentabilidad interna de las pólizas de seguros, que se contratan con empresas del grupo multinacional bancario. «La rentabilidad interna de estas pólizas de seguros asociadas a los citados compromisos ha ascendido en el ejercicio 2007 a 4,8 millones de euros, que compensan en parte la dotación efectuada en el ejercicio».

Otros 86.000 euros en primas de seguro se han contraído con los consejeros no ejecutivo miembros del consejo de administración del banco; mientras que para el comité de dirección se ha dotado con 35,3 millones de euros. De esa manera, tienen asegurada la jubilación; no van a tener que contar por días cotizados a la Seguridad Social ni tampoco tener en cuenta si se retrasa o se contabiliza el pago de las pensiones por toda la vida laboral o no, porque los altos ejecutivos tendrán una cantidad asegurada, que aumenta de manera importante cada año.

Acciones de compensación salarial

A todos estos emolumentos hay que añadir el plan de retribución en acciones a largo plazo (2006 a 2008) para consejeros ejecutivos y miembros del comité de dirección, que se liquidarán en el primer semestre de 2009. Se les asigna un «número de acciones teóricas» en función de la retribución variable y su nivel de responsabilidad. Francisco González será pagado con 320.000 acciones en 2009; 270.00 serán para Goirigolzarri; 100.000 acciones más, para Maldonado. Al conjunto del comité de dirección, excluidos los consejeros ejecutivos, se aportarán 1.124.66 acciones, mientras que los consejeros no ejecutivo tienen acumuladas 132.624 «acciones teóricas», que se compensarán económicamente.

El trio de altos ejecutivos tiene también reconocidas indemnizaciones en caso de cese «por causa que no sea por su voluntad» que asciende a 80,8 millones en el caso de González; 60,9 millones , Goirigolzarri y 13,9 millones, Maldonado. Este sistema ha variado a cambio de que sus pensiones tengan carácter vitalicio.

Knörr tiene 41.102 acciones y Susana Rodríguez, otras 13.335

Los dos consejeros más representativos de la actividad vasca son Román Knörr, ex presidente de Confebask y actual presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Araba, y la decana de «La Comercial» de Deusto, Susana Rodríguez. El primero, que será renovado en su cargo en la junta que se celebre el próximo 14 de marzo, cuenta, además de su cargo de consejero, con un total de 41.102 acciones, entre directas e indirectas; mientras que la segunda, posee 13.335 acciones. Ambos están lejos de los títulos que posee González (1,4 millones de acciones) o las 445.131 de Goirigolzarri. Según los datos aportados por el banco, por cada acción se compensará con 1,5 euros en total con cargo al año pasado. Entre 3.956 accionistas, que representan el 0,5% de la tarta del capital, controlan el 74,6% del capital social.

J. B.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS