Gobierno colombiano retrasa deliberadamente la liberación de los soldados Moncayo y Calvo

Gobierno retrasa deliberadamente la liberación de los soldados Moncayo y Calvo

Agencias/Rebelion

La senadora Piedad Córdoba criticó este viernes al ministro de Defensa, Gabriel Silva, por anunciar que el Ejército no pondrá fin a las operaciones contra las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia (FARC) durante las elecciones legislativas del próximo 14 de marzo.

Córdoba, que está intentando mediar para lograr la liberación de dos rehenes militares en poder de la guerrilla colombiana, criticó que el anuncio se hiciera cuando las FARC todavía no le han trasladado las coordenadas del lugar donde se llevaría a cabo la entrega de los soldados Pablo Emilio Moncayo y Josué Daniel Calvo.

«El Ministerio de Defensa está ensillando sin tener las bestias», lamentó la senadora en declaraciones desde la localidad de Armenia, recogidas por la emisora RCN. Ello demuestra, en su opinión, la falta de interés del Gobierno de Álvaro Uribe en lograr la liberación de los presos.

Córdoba admitió que esperaba conocer «esta semana» de las FARC las coordenadas del lugar donde se llevará a cabo la liberación. Una vez la senadora conozca las coordenadas de la guerrilla, Córdoba cree que la liberación se producirá de manera efectiva en un plazo de entre «una semana y diez días».

Sin embargo, la propia guerrilla atribuyó a la «intransigencia innecesaria» del presidente, Álvaro Uribe, «la causa fundamental de la prolongación del cautiverio de los prisioneros de guerra», en un comunicado publicado esta semana por la agencia ANNCOL.

«El presidente de Colombia crea fantasmas para justificar su inamovilidad frente al tema de canje de prisioneros: que el acuerdo implica un reconocimiento del carácter de fuerza beligerante del adversario», denunciaron las FARC.

Uribe ha reclamado recientemente que la guerrilla se comprometa en un comunicado público con la participación de Brasil como país garante del operativo logístico para llevar a cabo la liberación de ambos militares. Las FARC ya se comprometieron hace semanas con esto, si bien no de forma escrita.

Las FARC habían reclamado el cese de las operaciones militares, especialmente de los sobrevuelos en las inmediaciones donde se llevaría a cabo la liberación de dos militares cuya liberación unilateral prometió la guerrilla en 2009, con los protocolos de seguridad que guiaron anteriores procesos de liberación.

El Gobierno de Álvaro Uribe ha defendido la necesidad de retrasar la liberación hasta después de los comicios «para evitar que ningún partido o actor saque réditos electorales por la liberación», desoyendo la petición de los familiares de los soldados retenidos por la guerrilla. El profesor Gustavo Moncayo, padre del cabo del ejército Pablo Emilio Moncayo, que lleva más de 12 años esperando abrazar a su hijo, reclamó días atrás que no se retrasara el dispositivo logístico para la liberación, en el que actuará de país garante Brasil, para no prolongar el dolor de las familias de los retenidos.

Silva advirtió este jueves de que el Gobierno no suspenderá las operaciones militares contra las FARC durante las elecciones legislativas. «Nosotros no podemos –se lo hemos dicho al Comité Internacional de la Cruz Roja– debilitar la presencia de la Fuerza Pública en ninguna parte del país en medio del proceso electoral y democrático. Eso es inaceptable», aseguró, en declaraciones a la prensa.

Un día después, el Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Frank Pearl, utilizó una excusa diferente, y manifestó este viernes que las liberaciones del cabo del Ejército Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Calvo, secuestrados por las FARC, no pueden hacerse el día de las elecciones legislativas, previstas para el 14 de marzo, sino una semana después «según el tiempo que tenemos calculado».

En una entrevista ofrecida a una emisora local, el funcionario dijo que los tiempos «no nos dan» y que aún faltan «información y pasos logísticos» para que el proceso se lleve a cabo el domingo. Las declaraciones de Pearl se conocieron luego de que Gustavo Moncayo anunciara a TeleSUR que la liberación de su hijo y otro uniformado sería entre el 12 y el 14 de marzo.

«Esa liberación no puede hacerse el día mismo de las elecciones, principalmente porque los tiempos ya no nos dan, con la información que nos falta y los pasos logísticos que tenemos para dar, no hay posibilidad de que sea el domingo, en ocho días, los tiempos que tenemos calculados es que sean durante la semana siguiente a las elecciones», dijo Pearl.

Desde abril de 2009, las FARC anunciaron la liberación de Calvo y Moncayo así como la entrega de los restos del capitán Julián Ernesto Guevara, quien murió en 2006, ocho años después de haber sido capturado en combate por el grupo insurgente.

Un total de 24 militares y policías permanecen como prisioneros de guerra bajo el poder de las FARC, quienes reiteradamente han ofrecido su disposición a realizar un intercambio de prisioneros, canjeándolos por unos 500 guerrilleros presos en las cárceles del Estado colombiano. Algo que el Gobierno de Álvaro Uribe ha rechazado siempre, negando la existencia del conflicto armado interno y negando el estatus de beligerancia a la guerrilla.



«Esperamos que el gobierno recapacite y no se coloquen más trabas a las liberaciones»

Marcos Salgado (Rebelion)

Entrevista al Profesor Gustavo Moncayo, padre del cabo Pablo Emilio Moncayo, durante el programa La Vuelta al Sur, conducido por el periodista Marcos Salgado

Marcos Salgado: Son horas de mucha tensión las que están viviendo a nivel político y a nivel personal, suyo y de su familia. ¿Usted ve la posibilidad de que se vuelva a dilatar el reencuentro con su hijo Pablo, luego de las declaraciones del Alto Comisionado por la Paz y del Ministro de Defensa de que probablemente las liberaciones no se realicen el próximo fin de semana?

Profesor Gustavo Moncayo: Nosotros desconocemos, oficialmente no tenemos nada, la senadora Piedad Córdoba había anunciado que probablemente en estos días llegarían las coordenadas y se iniciaría el proceso de liberación de Pablo Emilio, José Daniel y los resto del capitán Guevara. Podría estar oscilando entre el 14 y 16 de marzo, pero según los últimos pronunciamientos por parte del gobierno de no permitir un espacio para silenciar la artillería por parte del gobierno, es posible que se postergue unos días más el proceso de liberación

M.S.: Dado que pasó de casi un año desde que las FARC dijeron que tenían voluntad de liberarlo ¿Usted diría que hay un interés por parte del gobierno de Álvaro Uribe de que su hijo no fuera liberado?

G.M.: Es muy triste, muy triste, saber como se ha atropellado todo el avance, siempre se han estado colocando uno u otro impedimento para la liberación, no se si es el mismo Presidente el que ha truncado la liberación de estos militares que están esperando por su libertad, y hoy en día que son las mismas FARC las que entregan este boleto de salida, es triste que sea el mismo gobierno el que coloque todo los tropiezos.

M.S: ¿Qué es lo que siente usted cuando ve que en definitiva la libertad de su hijo parece estar dentro de una suerte de prenda de cambio, de oportunidad política, de especulaciones porque podría o no restarles votos en las elecciones de marzo o de mayo?

G.M: Nosotros estamos en ese fuego de intereses. Talvez donde la arrogancia, la prepotencia de un gobierno que quiere avasallar, que quiere demostrar que con la fuerza puede conseguir todo, sin importar el sufrimiento que cause, nos sabemos quién tiene el corazón más endurecido, si las FARC, que siempre han estado al margen de la ley, o el mismo gobierno que con sus acciones dejan mucho que desear.

M.S: Profesor, esto es una pregunta que si quiere puede no contestarme, pero la verdad no encuentro la forma de formularla de una manera amable, ¿Le parece que puede haber gente en Colombia que prefiere que su hijo aparezca muerto, dentro de estas especulaciones políticas?

G.M: Aparentemente todo apunta a eso, todas las acciones que se han estado dando conducen a pensar eso. Hay mucho interés de por medio, de tal vez suceda algo que nosotros no… (NdR: en este punto la voz de Gustavo Moncayo parece quebrarse).

M.S: Habrá que tener confianza de que la mayoría de los colombianos y colombianas están esperando ese reencuentro y que sea eso lo que prevalezca. Profesor, ¿usted ha estado en contacto con Colombianos y Colombianas por la Paz? ¿Ha tenido novedades últimas de cómo va la entrega de coordenadas?

G.M: No, la verdad que no, es muy difícil, muy complicado; algunos de ellos son aspirantes a las postulaciones tanto al Senado como a la cámara, entonces no coinciden las agendas y se dificulta un poco saber en lo que se está trabajando y cuáles son los avances.

M.S: ¿Usted tiene confianza en que podrían entregarse las coordenadas y que podría ser liberado su hijo la semana del 12 de marzo?

G.M: Sí, es posible, esperamos que haya un cambio de opinión por parte del gobierno y no se coloquen más trabas a las liberaciones.

* Entrevista transcrita por Gabriela Gurvich, productora de La Radio del Sur.


NOTICIAS ANTICAPITALISTAS