Gipuzkoan Lortu Arte

Euskal Herria es la viva expresión de la suma de voluntades de los ciudadanos y ciudadanas vascas. Voluntad que se manifiesta en la realidad política, social, cultural y lingüística. La nuestra es una nación formada por siete provincias: Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi, Nafarroa Garaia, Nafarroa Behea y Zuberoa. Se han abierto nuevas oportunidades en Euskal Herria, y los promotores de este documento, Izquierda Abertzale y Eusko Alkartasuna, queremos hacer una oferta a la sociedad de Gipuzkoa. Una oferta para el cambio político y social, cambio que tenga como referencia la independencia. Es tiempo de unir fuerzas: ha llegado el momento de los ciudadanos y ciudadanas, todos y todas tenemos algo que decir. Ha llegado el momento de dar un paso también en Gipuzkoa, ha llegado el momento de realizar cambios profundos, cambios que se tienen que dar de manera democrática.

1. NUEVA ESTRUCTURA JURIDICA POLITICA:

Euskal Herria, como el resto de las naciones del mundo, tiene derecho a organizarse mediante la estructura jurídico-política que considere más oportuna. Hoy en día, Euskal Herria no tiene instrumentos políticos reconocidos mediante los cuales de un modo democrático pueda tomar sus propias decisiones. La libre confrontación de todos los proyectos políticos es un ejercicio democrático, clave para superar el conflicto desde su misma raíz. Así mismo, esos proyectos políticos deben desarrollarse sin el uso de la violencia y sin ningún tipo de injerencia externa, por vías exclusivamente pacíficas, políticas y democráticas, respetando los derechos humanos de todas las personas. Los firmantes de este documento trabajamos en favor de la independencia y de un modelo social y económico progresista.

Para llegar a ese objetivo Euskal Herria puede tomar diferentes formas jurídico-políticas, tanto a nivel interno ,en lo que respecta a la organización de sus diferentes territorios, como a nivel externo,en lo que respecta a la estructura jurídico-política que se refiere a las relaciones con el exterior. Una nueva estructura jurídica-política tiene que tener necesariamente como base la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones que nos corresponde como nación. Esa es la cultura democrática que tiene que partir desde las instituciones en el devenir diario, haciendo participe a la ciudadanía en la toma de decisiones. Hay que fortalecer la Gipuzkoa de los pueblos, Gipuzkoa está formada por pueblos pequeños, pueblos medianos y por ciudades. Las inversiones y los recursos tienen que estar dirigidos a todos ellos, reforzando para ello el papel de los ayuntamientos.

El auzolan es un instrumento mediante el cual los ciudadanos y ciudadanas tomamos parte en los proyectos de interés general. Este debe de ser un instrumento a impulsar y a cuidar.

2. RESOLUCION DEL CONFLICTO:

En Euskal Herria se ha abierto la oportunidad para llevar el conflicto político y violento a un camino de paz y de solución democrática. Consideramos que para afianzar una situación de no violencia y emprender el camino hacia la normalización política hay que trabajar en base a los contenidos que se recogen en la declaración de Gernika.

3. DESDE EUSKAL HERRIA A GIPUZKOA, DESDE GIPUZKOA A EUSKAL HERRIA:

La construcción nacional de Euskal Herria necesita el empuje de las fuerzas sociales, sindicales, políticas e institucionales. Como en el resto de las provincias de Euskal Herria, también en Gipuzkoa, contamos con infinidad de fuerzas y proyectos encaminados en esa dirección. Con el norte siempre puesto en la perspectiva nacional, el actuar como pueblo es una de las claves para avanzar en esa dirección. Tenemos que poner nuestras fuerzas a favor de en un proyecto de nación, superando las rivalidades entre las provincias, dejando a un lado las duplicidades sin sentido, evitando las diferencias injustas. Nuestra provincia, Gipuzkoa, hace frontera con otras cuatro provincias de Euskal Herria: al este, Lapurdi; al sur, Nafarroa; al suroeste, Araba; al oeste, Bizkaia. A nuestro entender, es estratégico el impulso de políticas que articulen el territorio de Euskal Herria; comenzando por una política nacional de transporte e infraestructuras, pasando por las políticas sociales, y hasta llegar a las políticas económicas. Hay que impulsar esa perspectiva nacional también desde Gipuzkoa.

4. JUSTICIA SOCIAL:

Las políticas reaccionarias y neoliberales que se han desarrollado a nivel mundial en las ultimas décadas, han llevado al agotamiento de un ciclo económico.
Euskal Herria además de alcanzar la independencia política, tiene que alcanzar la independencia económica, para la cual es necesario la capacidad de gestión de nuestros recursos naturales y económicos. Es necesaria la gestión en función de nuestros propios intereses, de las políticas sociales y económicas, de las estrategias sectoriales, de la política fiscal, de los planes de infraestructura y del equilibrio entre el territorio y el medio ambiente. Necesitamos un modelo propio de relaciones laborales, además de un modelo económico y social propio. Revindicamos un modelo económico y social que tenga como base el reparto del trabajo y de la riqueza, un modelo más justo y democrático. Hay que frenar la privatización del sector público y de los servicios públicos. Hay que reforzar la función social de Kutxa. Kutxa tiene que estar al servicio de los intereses de Gipuzkoa y de sus ciudadanos y ciudadanas. Es necesario superar el fraude, para ello se deben definir políticas eficaces y activas. Asimismo apostamos por la creación de un departamento para la tercera edad que responda a las verdaderas necesidades que tiene dicho colectivo, haciendo para ello la necesaria inversión pública. A su vez, abogamos por una política que fije como prioridad que los jóvenes puedan obtener un trabajo y una vivienda digna. Una política feminista eficaz en todos los ámbitos, con el objetivo de que las mujeres como ciudadanas activas, dueñas de todos los derechos, puedan ejercer en igualdad de oportunidades en todos los campos.

5. DESARROLLO SOSTENIBLE:

La tierra y los recursos naturales no son en Gipuzkoa riquezas de las que podemos disponer en abundancia. Por lo tanto,la ordenación territorial y la sostenibilidad del modelo territorial tienen una importancia capital. La calidad de vida y la salud de los ciudadanos y ciudadanas de Gipuzkoa está condicionado a las políticas de sostenibilidad que se tienen que aplicar en Gipuzkoa. La definición y concreción de las grandes infraestructuras que cambian de raíz el futuro de Euskal Herria y Gipuzkoa necesita de la participación de los agentes sociales y de los ciudadanos y ciudadanas a la hora de tomar decisiones. Nuestra provincia necesita una política de transporte sostenible.
La red de carreteras y la red de ferrocarriles tienen que responder a los intereses de los ciudadanos y ciudadanas de Gipuzkoa; tanto en lo que se refiere a la articulación y comunicación interna de la provincia, como a la articulación y comunicación con el resto de Euskal Herria. La red de carreteras que tiene que tejer Gipuzkoa tiene que priorizar la comunicación interna de cada comarca, como la comunicación interna de la provincia. Es prioridad a su vez impulsar el tren social para desarrollar la comunicación interna de la provincia. Por otra parte, partiendo de las diferentes experiencias llevadas a cabo en Gipuzkoa en torno a la gestión de residuos, creemos necesario llevar a cabo un debate para decidir cual es el modelo más adecuado para dicha gestión. Para terminar, consideramos que tanto el puerto exterior de Pasaia como la ampliación de la pista del aeropuerto de Hondarribia no responden ni a las necesidades de Euskal Herria ni a las de Gipuzkoa. A nuestro entender responden a otros intereses, por lo tanto estamos en contra de estos dos proyectos. Por todo ello, consideramos necesario abrir un debate estratégico para definir las políticas de infraestructuras y de transporte, tanto a nivel de Euskal Herria como de Gipuzkoa.

6. SOCIEDAD PARITARIA:

Lucharemos en pro de una sociedad libre, a favor de las medidas políticas que vayan encaminadas a hacer desaparecer cualquier clase de violencia contra las mujeres, en contra de toda clase de subordinación, dependencia o sometimiento que pueda darse en cualquier campo y a favor de la igualdad de oportunidades. Nos comprometemos a impulsar políticas eficaces para garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Haremos un esfuerzo especial tanto para la toma de conciencia por parte de las mujeres jóvenes, como para impulsar la participación socio política de estas. Entendemos que es la única manera de superar las relaciones de poder existentes hoy en dia.

7. EUSKARA Y CULTURA:

Siendo el Euskara la lengua nacional de Euskal Herria, hacemos una apuesta por una Gipuzkoa euskaldun en la que se hable en euskara. Una Gipuzkoa donde los ciudadanos y ciudadanas tengan garantizado en el día a día el derecho a hablar y vivir en euskara. Apostamos por una Euskal Herria euskaldun, compuesta por ciudadanos y ciudadanas de diferentes culturas y plurilingües. Revindicamos que en el día a día y en todos los ámbitos y espacios de nuestra provincia los ciudadanos y ciudadanas tengan el derecho a vivir en euskara con normalidad. Gipuzkoa es rica en lo que se refiere a la producción de la cultura vasca. La industria de la cultura euskaldun y los diferentes agentes sociales, desarrollan muchos de sus proyectos en nuestra provincia. Es un trabajo prioritario para nosotros y nosotras impulsar los proyectos culturales que ya existen y desarrollar nuevos. Queremos reconocer la producción cultural que realizan tanto los jóvenes como las mujeres. Además de recuperar y reconocer la aportación que se le ha hecho a la cultura durante toda la historia por parte de estos dos colectivos, es necesario un impulso especial a la producción cultural que realizan hoy en día.

8. MIGRACION Y DIVERSIDAD:

Durante nuestra historia, han sido incesantes los flujos migratorios, las idas y venidas en Euskal Herria. Hoy en día sigue siendo así; los ciudadanos y ciudadanas vascas han ido a territorios del extranjero, y hemos venido a Euskal Herria de otros territorios. Nuestro norte es la igualdad de derechos y la justicia social de todas las personas que vivimos en Euskal Herria. Euskal Herria necesita de instrumentos jurídico-políticos para desarrollar políticas de migración y diversidad. Es necesario a su vez, analizar la realidad de Gipuzkoa en profundidad para poder definir e implementar lineas de trabajo concretas. La juventud tiene una problemática específica en este área, y es necesario un plan especifico para hacer frente a la situación concreta de los jóvenes. Otro tanto ocurre en el caso de las mujeres.

9. EDUCACION:

La educación tiene que ofrecer un servicio público a la sociedad, garantizando los derechos educativos de las nuevas generaciones. Durante los últimos años se ha hecho un gran trabajo en el mundo de la educación, en diferentes ramas y ámbitos. En Gipuzkoa los resultados son buenos, y ha sido notable el compromiso demostrado por los ciudadanos y ciudadanas de Gipuzkoa con el modelo lingüístico en euskara y a favor del currículum vasco. En esa dirección, y durante los próximos años hay que poner más recursos e instrumentos con el objetivo de garantizar una educación popular de calidad y euskaldun. A su vez, el proyecto de la universidad vasca, tiene que tener su reflejo en Gipuzkoa.

10. JUVENTUD:

La juventud es el futuro de nuestro país. La realidad social e institucional de hoy en día excluye la opinión de ese sector social. Nosotros y nosotras en cambio defendemos que la juventud tiene derecho a dar su opinión y a tomar sus decisiones de forma libre. Tienen derecho a tomar parte en la vida social y en todos los ámbitos de la realidad institucional, derecho a dar su opinión y y tomar parte en las decisiones. Desde todos los espacios, el compromiso transformador, la capacidad para la acción creativa y constructiva como la capacidad organizativa son activos para el cambio ininterrumpido de la sociedad.

Gipuzkoako Ezker Abertzalea
Gipuzkoako Eusko Alkartasuna
24 de noviembre de 2010, en Donostia

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS