Georg Elser y Argala

Publicidad

Por Grond

La otra noche tuve oportunidad de visionar una película emitida en uno de los canales de nuestra maravillosa radiotelevisión patria (llamadme rancio): “13 minutos para matar a Hitler”.

El filme en cuestión versa acerca de la vida de Georg Elser, un carpintero teutón que planeó y ejecutó (sin fortuna) un atentado sobre el bueno de Adolf y sus amigotes del partido nazi el 8 de noviembre de 1939.

Al osado Georg lo meten en el campo de concentración de Dachau y le hacen perrerías esos simpáticos uniformados de la Gestapo. El desarrollo de la cinta es correcto y, por lo que he leído, bastante fiel a la historia real.

Podría haberse quedado ahí la cosa, una película decente para pasar el rato un sábado por la noche. Pero entonces me asaltaron una serie de cuestiones. ¿Alguien en Alemania se ofendió por su contenido? ¿La fiscalía actuó contra la productora por enaltecimiento del terrorismo? ¿Se recogieron firmas en Change.org para tratar de impedir su estreno? ¿Se devanaron los sesos eminentes juristas determinando la presencia o no de delitos de odio? ¿Se debatió en espacios televisivos cuñadiles (de los que quiero pensar que también gozan en Alemania) acerca de la idoneidad o de lo afortunado de su contenido? ¿Algún reputado locutor radiofónico de tintes seudoprogresistas opinó que le parecía de mal gusto pero que no debería censurarse su contenido ni emprenderse acciones legales contra sus creadores?

Imaginemos que en este gran país que tenemos, con sus muchos y muy españoles, se estrenara esta misma semana alguna película de esas en las que un fascista es asesinado. Pero no uno de esos nazis con el uniforme imponente de  la Schutzstaffel.  Ellos aportan glamour a cualquier largometraje y generan en el público esa sensación de tranquilidad cuando el malévolo personaje es asesinado, humillado o sencillamente derrotado.

No, pongamos a un fascistoide nacional, de los que sin duda habrían llevado pulserita en su momento de haber tenido la gran suerte de vivir en los tiempos del alvarojedaísmo.

Imaginemos que se estrena Operación Ogro en febrero de 2018.

A mí hasta me entran escalofríos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More