(Genocidio migratorio del capital) Más de 4.000 migrantes han muerto en lo que va de año antes de alcanzar su destino

Publicidad

El mar Mediterráneo se ha convertido en la mayor fosa común del mundo, según denunció la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y los datos así lo corroboran: las tres cuartas partes de los fallecimientos se han producido en sus aguas. Según ha explicado Joel Millman, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han sido 4.027 las personas que han muerto en lo que va de 2016 en su viaje hacia otro país, un 35 % más que en el mismo periodo de 2015. 

Los que consiguen cruzar al otro lado, unas 257.186 personas, tampoco cuentan con todas las opciones para afianzar su futuro a corto plazo. De hecho, la OIM saca a la luz estos nuevos datos en el momento en el que la Caravana a Grecia denuncia las penosas condiciones en las que malviven los que llegan al país heleno. La Defensora del Pueblo Europeo también acaba de abrir una investigación a Bruselas por el trato a los refugiados, especialmente a los colectivos más vulnerables como las mujeres y los niños, denunciaWomen’s Link.

Ha confirmado, además, que las costas de Libia han recibido en los últimos diez días los cuerpos de 120 inmigrantes que perecieron ahogados cuando trataban de llegar a Europa, a pocos metros de la costa.

Agencias/Prensa
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More