(Gasteiz) Los sindicatos unen fuerzas en Mercedes para hacer frente a la actitud «dictatorial» de la dirección

El comité de Empresa de Mercedes-Benz en Gasteiz ha denunciado la actitud «dictatorial» de la dirección y la «desinformación» ante los planes de futuro de la empresa, que apuntan a la bajada en un 16% de los costes de producción de cada división que podría derivar en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo en la planta alavesa. 

Representantes de los sindicatos que conforman el comité, UGT, ELA, LAB, CCOO, ESK y PIM, han llamado a paros de hora y media en los turnos de mañana y tarde del lunes día 27, coincidiendo con un juicio a uno de los tres trabajadores despedidos de manera «improcedente» por la dirección, que adujo para ello «baja productividad».

Los representantes sindicales han asegurado que esos paros y la concentración que van a protagonizar frente al Palacio de Justicia no solo buscan denunciar esos despidos, sino también la actitud «dictatorial» y la «desinformación» con la que actúa la dirección .

La unión sindical mostrada, remarcan que es fruto de la «gravedad de la situación» y la «deriva» de la empresa en la relación con los trabajadores, donde han descrito se ha impuesto el «por que lo digo yo».

Así han explicado que la semana pasada el director de la planta de Mercedes-Benz en Gasteiz, Emilio Titos, convocó al comité a una reunión para informar de un «futuro proyecto de ahorro» y una hora antes de la cita desconvocó la misma aduciendo que había tenido conocimiento de que los representantes de los trabajadores iban a hacer «algo» que podría alterar el «normal funcionamiento» de la fábrica.

Una «falsedad», han asegurado los representantes sindicales que han indicado que han sabido que existe un plan para bajar en un 16% los costes de cada división de la compañía lo que en su opinión va a «afectar de una u otra manera» a la plantilla gasteiztarra.

Hablan también de «total desinformación» ya que ha habido un cambio de motor, menos contaminante que permitirá una mejor venta de los vehículos, pero que parece que hay «problemas» para que lleguen a todos los modelos y desconocen qué fábricas «tienen preferencia».

También han calificado de «curioso» que haya bajado la producción de la planta -para este año se han programado 6.000 unidades menos a las previstas- y que este mes hayan empezado a trabajar los sábados y han mostrado su incertidumbre ante la posibilidad de que después de agosto les «manden a casa». Todo ello cuando la empresa ha estado en cifras de producción «récord» los últimos tres años.

Sobre el despido de tres trabajadores, los representantes sindicales han indicado que la movilización del comité ha permitido que uno de ellos haya alcanzado un acuerdo con la empresa antes de la celebración del juicio con condiciones más beneficiosas, pero han remarcado que este tipo de despidos son algo «muy grave» y suponen una «amenaza total» para toda la plantilla.

Los sindicatos unen fuerzas en Mercedes para hacer frente a la actitud «dictatorial» de la dirección

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS