“Gallemófobo”

Por Herminio

Muchas veces, porque sé que, para mí, lo que se promete es deuda, comprometo mi sentido del deber solamente con obligarme a escribir, al publicar previamente mi inevitable disposición hacia ello y, en consecuencia,  al hacerlo, mismamente, me sentiré obligado a publicar lo que cuente –en Kaos o donde quepa–, puesto que “escribir por escribir”, en sí mismo, como acto, ya carece de sentido, y en tanto que la imposición del “deber por el deber” me resultaría absurda, como una opción racional adecuada al buen discurso, así fue que, por esta inclinación, caí en mi propia trampa. Y ya me siento obligado por la fuerza de lo dicho anteriormente (https://kaosenlared.net/adelanto-la-critica/). Porque es ahora PROTÁGORAS quién viene a solicitarme que le conceda la plaza, que deja vacante Hermógenes, para publicar aquí, en lugar de él. También Protágoras fue opinante del “Barbanza” de “La Voz”, pero que, lo mismo que el anterior, y a su vez, le cedió su plaza a AMBROSIO. Y, por mi parte, tampoco hay inconveniente en cambiar negro por negro. Ni siento ambición alguna por ocupar un lugar, modesto o no, en las tiendas de la fama literaria. Teclear me da pereza. Pero aún más actualmente. Por una mala pasada que me jugó la salud sobre mi brazo derecho, me hallo imposibilitado para pulsar normalmente en mi ordenador.

En fin, que digo sí a Protágoras, aunque éste me haya advertido que los temas y las formas que él trate en lo sucesivo no serán originales, y quién sabe si también de escaso alcance, y aún de interés menor, para tratarlos en Kaos, por ser prensa alternativa.  Sino que estos son, enteramente, los mismos que los ya tratados anteriormente, en el medio mencionado inmediatamente arriba. Y aún le añado que no importa repetir, cuando los demás ni escuchan lo que uno intenta decir, que, a mayores, lo substancial para poder recuperar el Galego –cosa que a otros nada importa, por mucho que disimulen aparentar lo contrario– es difundirlo, sin más, a toda la inmensidad, sin pretender que la utilidad, derivada del control interesado, que sobre el mismo se ejerce, nos produzca, en exclusiva, prestaciones dinerarias.

Dicho ya lo que precede, tan sólo nos resta ahora dar continuidad al tema que nos propone Protágoras, cual, por descontado, no es otro que seguir en la misma línea del   asunto así enunciado (“las fechas en que se dieron los hechos apenas importan nada, porque todavía se dan en toda su plenitud”), y luego ya se verá, al cabo de dos semanas, por dónde habrá que tirar para alcanzar lo que siga. Lo cual, de momento, dice:

EL MIRADOR

08 de 2008

GALLEMÓFOBO

            Creo que non ha de ser doado que un opinador do “Barbanza”  veña a transmitirlle dúbidas ó lector que o paga. Mais o asunto éche que desta, neste non podo evitalo. E, inda veremos se é que nun espazo tan estreito a dúbida  ha de lograrse ou se é que non chegará a ser tal.

Isto foi que, buscando por Internet editoriais de Barbanza, por “Barbanza”, non cheguei ata ningunha. Pero si que as atopei, por “Editoriales Gallegas”. Mirei na lista e seguín ata que me asegurei que de aquí soamente había unha. En fin, que fun tropezar ca única que non quero recordar. Só editan en galego, cousa que a min nunca me serviu nin tampouco endexamais me agradou. Así que marchei de alí, e fun a dar un paseo polo medio no que estaba. E foi, entón, que, de súpeto, atopei esta palabra: “Gallemófobo”. “¡Si que é raro!” E preguntei, de seguida, cal era o significado. Calquera sabe que por Internet as respostas chéganlle a un en menos tempo que aquel en que canta o galo. 

Gallemófobo es aquél que odia o siente asco por el gallego” Mais, pensei que,“sen embargo, moito mellor quedaría pór “medo” no sitio de “asco” ou de “odio” e, de paso, trocar o “elle” por “ele”.” Pero este non era o meu problema. O que eu quería era editar, soamente. E por isto foi que me acheguei a Santiago para pasar pola Xunta e ir, directamente, a Cultura.

De posto alí, xa na Xunta, despois de identificado co carné de identidade, preguntei polo camiño que me levase ó mostrador da cultura, e atendeume amablemente a funcionaria: “Está a saír no Doga, pero non existen subvencións para os autores, senón que tan só lle son para as editoriais.” “Claro  –tiven que engadirlle eu–, unha cousa e o traballo e outra, moi distinta, é o negocio”. E así che anda a Cultura, doutro xeito pararía.

Foi entón, tamén, que me lembrei da palabra. Pero non lle dixen nada. ¿Para qué? Era só unha funcionaria. Para min que o significado que me deron sobre o termo “gallemófobo”, encaixaba case a perfección en min, como unha cuña de aceiro, afiada, na madeira, a forza de martelala. Inda que o significado fose dun ou doutro xeito, pensei que debería elixir entre o “odio” e o “asco”.[1]

PROTÁGORAS.

[1] Inda que este final sexa o xusto, deixarei para outro día, outra parte deste tema, para explicalo algo mais polo miúdo. Non sei cándo, pero hei de preparalo ó servizo dos entendementos que non sexan tan preclaros coma os que teñen os amos de certas editoriais e, por suposto, os mecenas que hoxe as gardan en saúde e en talante, como onte fixeron outros.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS