Galiza: Una sentencia avala la obligación de cursar Religión en el Bachillerato para poder elegir Robótica (cast/gal)

El auto también exime de toda responsabilidad a la Xunta de Galiza que publicó el Decreto de 2015, que emana de la LOMCE y que regula las materias que se deben cursar como específicas en 1º de Bachillerato. Esta misma situación también se da con el alumnado que escoge la Coeducación para el século XXI en ese mismo curso.

La CIG-Ensino lamenta que el juez encargado de dictar esta sentencia asuma como “natural” que se tenga que prescindir obligatoriamente de Robótica si no se quiere cursar Religión católica y deseche los argumentos recogidos en la demanda que aludía a que la obligación de optar por la Religión para poder elegir Robótica vulnera el derecho fundamental a la educación, en relación con los derechos fundamentales de libertad ideológica y de igualdad. En este sentido, la fundamentación de la denuncia contra el acto de matrícula materializado en el curso 2017/2018 se basaba en que “el alumnado con convicciones religiosas católicas podrá cursar todas las materias del currículo escolar, mientras que el alumnado que quiera ver respetadas sus convicciones verá restringida su capacidad de elección, disponiendo de una oferta curricular menor”. La denuncia se fijó a la iniciativa de la Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público y contó con el asesoramiento de la asesoría jurídica de la CIG-Ensino.

La conclusión del auto no puede ser mas clara: se no se quiere cursar Religión hay que renunciar a la Robótica, lo que desde el punto de vista del sindicato implica una clara discriminación con aquel alumnado, que en  Bachillerato es claramente mayoría, que no desean tener clase de Religión.

En el auto se atribuye la responsabilidad de esta situación exclusivamente a la configuración de la oferta formativa de los centros educativos, sin tener en cuenta que la norma que regula el currículo de 1º curso de Bachillerato emana de la LOMCE y que la Consellaría de Educación también tendría potestad para modificar esta cuestión. En el citado Decreto 86/2015 se especifica que Religión católica es la única materia específica con una carga lectiva de una hora semanal y que el total de horas que deben sumar las materias específicas de opción y las de libre configuración en este curso es de seis horas semanales, teniendo que cursar el alumnado un total de tres. Por su parte, Robótica, Antropoloxía o Coeducación para o século XXI, por ejemplo, son materias de libre configuración autonómica que, según las Ordes da Xunta que las regulan, tienen una carga lectiva de dos horas semanales. Así pues, dado que los centros tienen que ofertar, siempre que tengan matrícula suficiente, todas las materias específicas (que tienen disparidad horaria llegando algunas a cuatro horas semanales), cualquier estudiante que opte por alguna de las materias de libre configuración autonómicas tendrá que completar obligatoriamente las seis horas de Religión católica. Esta situación, como ha denunciado  CIG-Ensino en reiteradas ocasiones se solucionaría con una regulación de carga horaria diferente de las materias de libre configuración autonómica.

La religión fuera de las aulas 

En cualquier caso, es dada la negativa a introducir ningún cambio por parte de la Consellaría de Educación, CIG-Ensino insiste en la necesidad de derogar la LOMCE cuanto antes por afianzar la presencia y el valor académico de la Religión católica en los currículos de la ESO y del Bachillerato. Desde el sindicato defendemos una enseñanza laica, igualitaria, inclusiva y con perspectiva de país y no nos cansaremos de seguir reivindicando que la religión se mantenga fuera de las aulas.

 

 


Unha sentenza avala a obriga de cursar Relixión no Bacharelato para poder elixir Robótica

O auto tamén exime de toda responsabilidade a Xunta de Galiza malia ser esta a que publicou o Decreto de 2015, que emana da LOMCE e que regula as materias que se deben cursar como específicas en 1º de Bacharelato. Esta mesma situación tamén se dá co alumnado que escolle Coeducación para o século XXI nese mesmo curso.

A CIG-Ensino lamenta que o xuíz encargado de ditar esta sentenza asuma como “natural” que se teña que prescindir obrigatoriamente de Robótica se non se quere cursar Relixión católica e desbote os argumentos achegados na demanda que aludía a que a obriga de optar pola Relixión para poder elixir Robótica vulnera o dereito fundamental á educación, en relación cos dereitos fundamentais de liberdade ideolóxica e de igualdade. Neste sentido, a fundamentación da denuncia contra o acto de matrícula materializado no curso 2017/2018 baseábase en que “o alumnado con conviccións relixiosas católicas poderá cursar todas as materias do currículo escolar, mentres que o alumnado que queira ver respectadas as súas conviccións verá restrinxida a súa capacidade de elección, dispoñendo dunha oferta curricular menor”. A denuncia fíxose a iniciativa da Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público e contou co asesoramento da asesoría xurídica da CIG-Ensino.

A conclusión do auto non pode ser máis clara: se non se quere cursar Relixión hai que renunciar á Robótica, o que desde o punto de vista do sindicato implica unha clara discriminación con aquel alumnado, que no Bacharelato é claramente maioría, que non desexan ter clase de Relixión.

No auto atribúese a responsabilidade desta situación exclusivamente á configuración da oferta formativa dos centros educativos, sen ter en conta que a norma que regula o currículo de 1º curso de Bacharelato emana da LOMCE e que a Consellaría de Educación tamén tería potestade para modificar esta cuestión. No citado Decreto 86/2015 especifícase que Relixión católica é a única materia específica cunha carga lectiva dunha hora semanal e que o total de horas que deben sumar as materias específicas de opción e as de libre configuración neste curso é de seis horas semanais, tendo que cursar o alumnado un total de tres. Pola súa parte, Robótica, Antropoloxía ou Coeducación para o século XXI, por exemplo, son materias de libre configuración autonómica que, segundo as Ordes da Xunta que as regulan, teñen unha carga lectiva de dúas horas semanais. Así pois, e dado que os centros teñen que ofertar, sempre que teñan matrícula suficiente, todas as materias específicas (que teñen disparidade horaria chegando algunhas a catro horas semanais), calquera estudante que opte por algunha das materiais de libre configuración autonómicas terá que completar obrigatoriamente as seis horas con Relixión católica. Esta situación, como ten denunciado a CIG-Ensino en reiteradas ocasións solucionaríase cunha regulación de carga horaria diferente das materias de libre configuración autonómica.

A relixión fóra das aulas 

En calquera caso, e dada a negativa a introducir ningún cambio por parte da Consellaría de Educación, a CIG-Ensino insiste na necesidade de derrogar a LOMCE canto antes por afianzar a presenza e o valor académico da Relixión católica nos currículos da ESO e do Bacharelato. Desde o sindicato defendemos un ensino laico, igualitario, inclusivo e con perspectiva de país e non nos cansaremos de seguir reivindicando que a relixión se manteña fóra das aulas.

 

Fuente: CIG

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS