Publicado en: 6 octubre, 2015

Frente Amplio de Perú: unas primarias para aprender

Por Pepe Mejía

El Frente Amplio de Perú ha celebrado unas “elecciones ciudadanas” para elegir su candidata/o a la presidencia de la República de Perú. Un ejercicio cívico para construir democracia participativa desde abajo.

En Madrid tuvimos la oportunidad de participar en este inédito e histórico proceso en el camino hacia la construcción de un nuevo Perú.

El pasado domingo 4 de octubre Madrid amaneció nublado y gris, como la panza de burro que envuelve permanentemente a Lima. La cita era a las nueve y media de la mañana en el local RECONTRE situado en la calle Fúcar 15 -cerca del metro Antón Martín- y a unos 300 metros del lugar en donde nació Podemos, la librería La Marabunta.

Con una exquisita puntualidad, impropia de peruanxs, compañerxs responsables de la organización nos pusimos a montar la mesa electoral. Una caja de cartón de congelados -convenientemente forrada con carteles del proceso de primarias- se convirtió en la urna que iba a recoger los votos para elegir candidato o candidata del FA para las presidenciales del 2016.

A las 10.04 se inició la votación. La primera votante en estas inéditas elecciones ciudadanas fue una mujer. Y así a lo largo de siete horas desfilaron por la mesa electoral jóvenes de 16 años -sí, ellxs pueden votar- gente mayor y muy mayor, muchas mujeres, trabajadoras que salían o entraban a trabajar un domingo.

Porque si hay que caracterizar a la inmigración peruana en Madrid es que está constituida por gente trabajadora en diversos oficios y estudiantes. Hostelería, mensajería, servicios en general. Pero también pequeños comerciantes y empresarios.

Quienes participaban de estas primarias -las únicas y primeras organizadas por un partido de Perú- recibían una papeleta de voto en donde figuraban -con sus fotos y un número debajo- lxs candidatxs que se presentaban. Siete en total y sólo a uno tenían que marcar con un aspa. Jorge Rimarachín de Gran Transformación (1), Marco Arana de Tierra y Libertad (2), Luis Alberto Salgado del Partido del Pueblo (3), Martina Portocarrero del Movimiento Mundo Verde (4), Jorge Bacacorzo de Pueblo Unido (5), Verónica Mendoza del Movimiento Sembrar (6) y Julio César Bazán de la Central Única de Trabajadores (CUT) (7).

Después de la identificación con el DNI peruano, pasaporte o “brevete” (permiso de conducir) introducían su voto. Se podía presentar documentos que no estaban en vigor. Porque los que vivimos fuera muchas veces tenemos documentación del país de acogida, y de lo que se trataba era animar la participación y no poner obstáculos. Quien les escribe presentó su pasaporte emitido el 26 de agosto de 1976.

Antes de introducir el voto, el Presidente de mesa firmaba la papeleta para garantizar que los votos introducidos en la urna correspondieran en número a los votantes registrados.

Además, los votantes tenían que firmar y dejar la huella dactilar de su índice derecho en un “padrón de votantes”.

Durante la jornada electoral no hubo ningún incidente entre personeros o personeros con miembros de la mesa. En ningún momento hubo consultas telefónicas o contra órdenes. Al respecto, el protocolo electoral es muy claro.

“El presente protocolo electoral dispone reglas y procedimientos básicos que garantizan la realización de un adecuado proceso electoral, a partir de las cuales se organizan y ejecutan los procesos. No puede ser modificado una vez que el proceso electoral ha sido convocado”.

LA PRESENCIA DE LOS VEEDORES
Además de los miembros de la mesa electoral y los personeros de los partidos había una figura que me llamó mucho la atención. Los veedores. Observadores miembros de una organización política, en este caso de Anticapitalistas, invitados por la organización del FA para que dieran constancia del proceso. Los veedores estuvieron “vigilantes” en toda la jornada y después levantaron acta y dieron fé con su firma.

Según el artículo 8 del protocolo electoral los veedores “Cumplen la función de fiscalización y seguimiento a la transparencia del proceso en el territorio donde se constituyan, trabajan en coordinación con los órganos descentralizados y el CENA”. En Perú participaron como veedores miembros de Idea Internacional y la Asociación Civil Transparencia.

En estas primarias sale elegido candidato a Presidente quien obtenga la mayor cantidad de votos (mayoría simple). La “hoja de vida” que entregan los candidatos antes de la votación se considera “Declaración Jurada”.

La jornada se desarrolló en un ambiente de cordialidad. El FA es una plataforma en la que se integran siete organizaciones políticas. Junto a estas organizaciones también participan, en otros niveles, organizaciones sociales, sindicales, indigenistas, medioambientalistas y populares.

A las cinco y cinco de la tarde el Presidente de la mesa anunció el fin de las votaciones. En el momento que se estaba abriendo la urna apareció una mujer pidiendo poder votar, pero no pudo. El reglamento fue hecho valer por todos los personeros y miembros de la mesa.

LA VOTACION FINALIZÓ COMPARTIENDO UN CEVICHE
Además de la participación electoral también hubo espacio y tiempo para confraternizar. Después de la agotadora jornada, personeros, miembros de la mesa, veedores y simpatizantes del FA dieron cuenta de un suculento ceviche bañado en vino. Todos juntos, riendo y disfrutando de la histórica jornada.

Después de los vivas de rigor y los apabullantes abrazos, nos fuimos con el convencimiento de que en estas primarias habíamos aprendido mucho, pero sobretodo, con la satisfacción de haber contribuido a fortalecer el tejido social de poder popular hacia un nuevo Perú.

Cuanto nos enseñan desde el sur. Cuanto podemos aprender del sur. Gracias compañeras y compañeros del Frente Amplio por darme esta oportunidad.

-->
COLABORA CON KAOS