Frente a la crisis: crear una, dos, tres… cien resistencias

Hace tan solo seis meses, el FMI predijo que el PIB del Estado español crecería un 1,2% durante 2009. El ministro Solbes negó entonces la existencia de la crisis y dijo que se trataba de una mera “desaceleración”. Pasados dos meses, las mismas fuentes pronosticaron un decrecimiento del 0,2% para el primer semestre de 2009, si bien esto se superaría durante la segunda mitad del año. Solbes dijo entonces que aquello serviría para “sanear la economía”.

Ahora, sin embargo, se afirma que este año se retrocederá un 2% y se alcanzarán tasas de paro del 19%, lo cual supondrá superar los cuatro millones de personas paradas. La recesión, además, continuará durante 2010. En los últimos seis meses 900.000 personas (200.000 de ellas, en enero) han engrosado las cifras del desempleo, batiéndose todos los récords conocidos. ¿Seguirá considerando Solbes que todo esto es beneficioso para la economía?

Debe destacarse, por otro lado, que tan solo un 5% del actual paro procede de los expedientes de regulación de empleo (ERE), pues su inmensa mayor parte tiene por causa la finalización de los contratos temporales o los despidos individuales. La crisis golpea además a la población inmigrante bastante más que a la autóctona: durante 2008, el paro se incrementó en un 87% para aquella y un 50% para ésta última.

En cuanto a las mujeres, si bien hasta ahora se han visto menos afectadas por la crisis por afectar ésta, en gran medida, a la construcción, los datos de enero y febrero las muestran ya en la cabeza del pelotón. El recorte en las partidas sociales de los presupuestos públicos repercute asimismo sobre ellas, aumentando su trabajo gratuito (atención a personas mayores, infancia, personal discapacitado,..) y doble jornada.

Casi un millón de personas paradas carece hoy de subsidio de paro y su número no deja de crecer, pues muchas prestaciones hoy existentes se irán agotando. También se agravará la situación de aquellas personas, parejas, familias…, que contando con uno o más sueldos, se han embarcado en créditos que no podrán pagar. En resumen: lo peor está aún por llegar.

2.- LA CRISIS ES GLOBAL Y AFECTA AL PROPIO SISTEMA


La crisis que nos afecta no es tan solo cuantitativa, sino cualitativa. Es el capitalismo, como sistema, el que está en crisis y es su contradicción principal (una economía real cada vez más socializada, pero que se asienta sobre el ánimo de lucro individual) que la está minando todo.

En primer lugar, la crisis es financiera. Todas las finanzas mundiales están contaminadas. Ningún banco ni caja sabe hoy a ciencia cierta cual es en realidad el valor cierto de sus fondos. Nadie se fía de nadie y los créditos a las se restringen pues el futuro es incierto y nadie quiere arriesgar nada.

La crisis, además, es industrial. Es uno de los absurdos del sistema capitalista: la crisis surge de la sobreproducción, no de la escasez. La economía, asentada en criterios no sociales y puramente consumistas (imperio de la publicidad, las marcas, el hiperconsumismo,..), se resquebraja.

Junto a ello, los efectos negativos de una economía depredadora, despilfarradora y antiecológica son claros: agotamiento de materias primas, deforestación, efecto invernadero, destrucción medioambiental, agricultura transgénica,.. El peligro nuclear (centrales, armas,..) amenaza el planeta.

La crisis es también es humanitaria. En los últimos 30 años la distancia entre el 20% más rico y más pobre de la humanidad se ha triplicado. El ingreso de los 500 individuos más ricos del planeta es similar al de los 500 millones de personas más pobres. La miseria se hace endémica y continentes enteros –África- son abandonados a su suerte frente al hambre, el sida, las epidemias,..

La democracia de la que se ufana el sistema es cada vez más escasa y de peor calidad. El recorte de libertades y derechos es continuo y lo único que se acrecienta es el Estado fuerte, la sociedad policial, la militarización presupuestaria, el uso de la guerra como arma de política internacional,…. Las instituciones internacionales (ONU, FMI, BM,…) están en entredicho.

La crisis es, también, ideológica, pues los principios sacrosantos del neoliberalismo están siendo cuestionados. La libertad plena de circulación de capitales, impuesta a golpes desde el FMI, el BM, la OMC, el G8 y los Bancos Centrales, ha contaminado toda la economía planetaria y la ha asentado sobre pies de barro. Las grandes verdades del sistema no sirven.

En resumen, nos hallamos ante una auténtica crisis de civilización. La solución a la crisis debe apuntar por ello hacia un modelo diferente de sociedad asentado en parámetros solidarios, de justicia e igualdad real, ecológicos, etc… En esa misma medida, frente a esta crisis global la respuesta también ha de ser global y ha de buscar agrupar a todos los sectores sociales golpeados por aquella: clase trabajadora, inmigrantes, mujeres, sectores sociales empobrecidos, juventud precarizada,…

3.- LA SALIDA A LA CRISIS ES POLÍTICA, NO TÉCNICA.

La crisis no tiene salidas “técnicas”. La solución no pasa por invertir en sectores “punta”, o en I+D…, sino por hacer frente a los problemas de fondo planteados por la misma. Por ello, la salida será política; es decir, será fruto de la confrontación de clases que ya se está comenzando a dar: huelgas generales en Grecia, Francia,…; gobiernos de izquierda en Latinoamérica,…

En última instancia, al igual que hace un siglo, la crisis tiene dos salidas últimas: socialismo o barbarie. En el pasado, y al margen de sus posteriores evoluciones, hacia el socialismo apuntó la revolución rusa, la china, la cubana, la anticolonial, etc… Hacia la barbarie las dos guerras mundiales, la escalada armamentística, la destrucción medioambiental,… Hoy como ayer, estas dos vías son las que se abren de nuevo ante todas nosotras y nosotros.

La opción del capital está clara: contención salarial, mayor flexibilidad y paro, aumento de jornada, recorte de gastos sociales, más cemento y grandes infraestructuras, mayor represión contra la inmigración, acentuación de la opresión de la mujer, contrarreforma fiscal, energía nuclear, agricultura extensiva, transgénica y para la exportación, militarización y guerras, recorte de derechos y libertades, negación de la soberanía nacional,…

Pero existe una salida diferente, roja, verde y morada: reforma fiscal radical, potenciación de los servicios sociales, reducción de jornada y reparto del trabajo, democratización de la vida social, renta básica justa y digna, responsabilidades patrimoniales y penales para los causantes de la crisis, expropiaciones sin indemnización, supresión de gastos militares, soberanía alimentaria, libertades sindicales, democráticas y nacionales plenas,…

No hay salidas intermedias. La Banca y las multinacionales no están por impulsar nada que no vaya a favor de ellas mismas. Tan solo buscan mejorar su liquidez y tasa de ganancias y usan en beneficio propio el dinero puesto en sus manos por gobiernos “keynesianos”. Solo aceptarán lo que les sea impuesto como consecuencia de la lucha que se está comenzando a dar.

La socialdemocracia ha sido engullida por el sistema. El voto favorable en Madrid a los 150.000 de euros para la Banca y los 20.000 para las empresas por parte de PNV, EA y Na-Bai (además del PP y el PSOE) mientras se destinan limosnas a la población más afectada por la crisis, es muestra de la supeditación de estos partidos y formaciones a la estrategia del sistema.

4.- LA CRISIS EN NAFARROA.

Los puntos débiles de la economía española corroen también la de Nafarroa. Las altas tasas de paro (las más altas de la U.E.) y precariedad (entre las primeras del mundo), así como el falso y hueco boom de la construcción han contaminado también la economía de nuestro herrialde.

Junto a ello, la crisis se agrava en Nafarroa por dos causas propias; el monocultivo industrial y la venta de nuestra industria (agroalimentaria, automoción,…) a las multinacionales. Por ello, el repliegue proteccionista que se extiende por Europa no podrá sino repercutir de forma muy negativa sobre nuestra economía. El incremento del paro en Nafarroa el pasado enero (el más alto del Estado, después del asturiano) apunta en esa dirección.

El estallido y agudización de la crisis en Nafarroa ha cogido con el pie cambiado a todos nuestros expertos planificadores forales. El Plan 2012, aprobado hace poco más de un año, se asienta sobre el apoyo a una construcción en retroceso y el apoyo a una industria que multiplica sus ERE por todos lados. Por su lado, el Plan Moderna, cuyo objetivo es definir una estrategia de desarrollo de cara al 2020, se asienta sobre tres pilares, el “pleno empleo”, un “alto nivel de vida” y un “crecimiento económico sostenido”, que no son sino auténticos pies de barro. ¿Qué futuro levantar sobre estas bases?

En cualquier caso, el mejor sostén con el que cuenta el capital en Nafarroa es el pacto de hierro forjado entre UPN, PSOE, CEN, CCOO y UGT. La tibia postura de Na-Bai (apoyo a los créditos bancarios y empresariales en Madrid, silencio ante los rebajes del impuesto de sociedades –PNV y EA están a favor de los mismos-, apoyo al TAV,…), no es la mejor herramienta, claro está, para poder hacer frente a ese pacto.

5.- LA REIVINDICACIÓN DE SOBERANÍA:

Sin competencias propias y soberanía política, fiscal y económica es imposible dar soluciones de fondo, mínimamente razonables, a la crisis. La política de Bruselas, Madrid y París es claramente favorable al capital, la banca y las multinacionales. Por ello, para hacer frente realmente a esta política, es preciso reivindicar la soberanía para nuestro propio pueblo.

Esta soberanía plena (alimentaria, fiscal, política, económica,..) se opone hoy objetivamente a los intereses del capital diseñados por encima de pueblos, naciones y estados. Por ello, reinvindicar la soberanía, la autodeterminación y la independencia no es solamente una exigencia derivada de principios y derechos democráticos incuestionables, sino algo que enlaza directamente con los planteamientos de izquierda y reivindicaciones sociales que hoy se están dando por todo el planeta: Latinoamérica, África,…

Las críticas que el sistema lanza frente a estas reivindicaciones de soberanía, tachándolas de “proteccionistas” y, en esa medida, de “reaccionarias” son tendenciosas, pues cuando un pueblo busca “protegerse” del oligarca, la multinacional y el imperialista afirmando frente a él su soberanía, lo que está reclamando es un derecho que nada tiene de reaccionario, sino todo lo contrario. Soberanía, para que sea tan solo la democracia, y no el lucro, el pilar de la economía, y poder defendernos así de los grandes ladrones del planeta y porque, además, desde una práctica de izquierdas, aquella no se opone, sino todo lo contrario, a impulsar la más firme solidaridad con los pueblos empobrecidos y naciones oprimidas del planeta.

En consecuencia, nuestra lucha debe asentarse sobre una doble base: una política radical y de izquierdas, por un lado, y una exigencia plena de soberanía política para nuestro pueblo, por el otro.

6.- RECUPERAR LA PALABRA: LA LUCHA IDEOLÓGICA.

Toda lucha social y política es, a su vez, una lucha por la palabra. En décadas pasadas no solo hemos retrocedido a nivel político y social, sino también ideológicamente. Dejar robarse la palabra es apostar por perder, por jugar en terreno del enemigo y regirnos por sus normas y valores.

En el fondo, el problema se reduce a afirmar que nuestros intereses y los del capital no son solo diferentes, sino opuestos. Hay pobres porque hay ricos. Hay oprimidas porque hay opresores. Combatir la pobreza (modelo o­nG) sin luchar contra la riqueza, es un ejercicio inútil. Las clases sociales no son una reliquia histórica. Siguen existiendo y es la lucha entre las mismas y de los sectores populares contra los opresores la que dibuja el curso de la historia.

Es preciso recuperar la palabra. Los patrones no son “empleadores”, sino explotadores. La clase trabajadora no es un “agente social”, sino una clase explotada a quien se le roba la plusvalía. La desigualdad real entre mujeres y hombres no es un problema jurídico –que también lo es- sino algo estructural derivado de una sociedad patriarcal. La violencia contra las mujeres no es “de género”, sino machista. Somos anticapitalistas, no “antiglobalización”.

En esta misma dirección es preciso afirmar que el “decrecimiento” económico no es, por sí mismo, ningún problema. Decrecer en gastos militares, en consumismo, en grandes infraestructuras.., no es malo, sino todo lo contrario. Hay que decrecer, pues, en muchas cosas, y fomentar otras en las que se está retrocediendo: servicios sociales públicos, actividades de ocio y cultura,… Pero es que, además, el planeta carece hoy de capacidad de regeneración ante la brutal explotación de recursos a la que se le somete.

El “desarrollo económico” no es el norte a seguir. Nuestro modelo de sociedad debe supeditar lo “económico” y el “desarrollo” a la democracia y a los valores humanos y sociales, y no al revés. Frente al “crecimiento negativo” de nuestra economía, la solución no es relanzar el crecimiento y el consumo, sino repartir la riqueza y el trabajo existente entre toda la población.

7.- UNA, DOS, TRES… CIEN RESISTENCIAS.


La frase es de Ernesto “Che” Guevara: “Hagamos uno, dos, tres… cien Vietnam”. Se refería a crear focos de lucha y revolución por todo el planeta.

Esa es la tarea. Ya se ha dicho que frente a una crisis global, la respuesta ha de ser también global, agrupando los esfuerzos de los distintos sectores golpeados por la crisis: clase obrera, migrantes, mujeres, juventud, pensionistas… En cada uno de ellos debemos hacer de la crisis un tema de debate y acompañar cada reflexión de propuestas concretas de movilización.

La puesta en común de todo lo anterior, la búsqueda de marcos organizativos de coordinación y movilización es hoy una urgente tarea. La perspectiva de una huelga general, no como meta de nada, sino como un punto de inflexión a partir del cual situar en términos de confrontación social general las distintas luchas que hoy ya se están dando a niveles sindicales, populares, etc…, es algo sobre lo que hay que trabajar desde ya. Y cuando ese Vietnam esté ya en marcha, encender el segundo, el tercero…

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS