Fraude fiscal legal: Apple, Amazon, Google, Facebook y Microsoft ganan un 75% más en el Estado Español pero pagan los mismos impuestos

Los gigantes tecnológicos ganan un 75% más en el Estado Español pero sólo pagán un 0’5 más en impuestos. Un fraude fiscal perfectamente legal que se desarrolla en suelo europeo, permitido por unos gobiernos y una Unión Europea que evidencian al servicio de quién están.

Ganan y valen más que nunca, pero siguen pagando los mínimos impuestos posibles. Los gigantes tecnológicos conocidos cómo GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) son las empresas menos afectadas por la pandemia y se cotizan en bolsa un 85% en su conjunto, desconectadas de la realidad e incluso de cualquier índice bursátil, que como mucho ha aumentado un 11% como el Standard & Poor de Wall Street. Algunos analistas alertan, incluso, del riesgo que estas empresas estén consiguiendo valoraciones irreales.

 

 

Pero es que estas compañías GAFAM en su conjunto dispararon su beneficio un 76% en España, pero solo pagaron un 0,5% más de impuestos, según las cuentas de las diferentes compañías extraídas del Registro Mercantil correspondientes al 2018, el último año disponible.

La suma de las GAFAM facturaron 1.400 millones de euros, un 39% más; ganaron 74 millones más, un 75% más; incrementos sustanciales que no se repiten cuando toca hablar de impuestos, que solo se incrementaron un 0,5%, con 31,8 millones de euros. Es decir, a pesar de aumentar todos los parámetros, las compañías se las ingeniaron para pagar menos impuestos en España. Y es que por compañías que tienen una valoración de cinco billones de dólares en su conjunto y facturaciones comunes de 28.000 millones de dólares, los importes declarados en España son ínfimos. Todo ello con datos que no se corresponden con el negocio real que generan aquí puesto que buena parte del dinero que ganan acaban tributando en el extranjero.

 

 

Protesta en la Quinta Avenida

En el número 212 de la Quinta Avenida de Nueva York destaca uno de los rascacielos más lujosos, donde Jeff Bezos, fundador de Amazon y el hombre más rico del mundo, tiene su ático. En el señorial portal se reúne un grupo de manifestantes que gritan «Tax Jeff Bezos». Piden que compañías y multimillonarios paguen impuestos: «Pago impuestos incluso cuando estoy en el paro, pero aquí hay un millonario que, como todos los millonarios, no paga impuestos. Qué tipo de sistema es este?», exclama el exempleado de Amazon Gerald Bryson.

El problema es que estas compañías son cada vez más grandes y ejercen un auténtico poder de monopolio dentro de sus sectores, como Apple con la disputa reciente con Epic Games y el problema de las comisiones en la Apple Store; o el gran poder de Amazon a la hora de ser juez y parte como incentivadora de ventas pero a la vez rival de muchos de sus vendedores.

 

 

Apple, la manzana envenenada

El caso de Apple es conocido. Por ejemplo, si se compra un iPhone en Barcelona, Madrid o París, el consumidor pagará el IVA. Pero el beneficio que saque Apple lo acabará enviando, en concepto de pago por el suministro, de España a Irlanda, donde tributa solo un 0,005% de los beneficios. Después, vuelve a hacer la misma jugada enviando ese dinero a la isla de Jersey, un paraíso fiscal en el canal de la Mancha donde el dinero se pierde.

Apple utiliza dos compañías en España. Una es Apple Retail, que gestiona las once tiendas en España; la facturación corresponde a los suministros que compra a la filial de Cork (Irlanda), Apple Distribution International, y desde aquí se adquieren todos los productos. La otra sociedad española es Apple Marketing, que únicamente factura por servicios de publicidad.

El año 2018, Apple ganó cuatro veces más que el anterior y vio disparados los beneficios hasta los 50 millones de euros (+294%) con una facturación de 470 millones de euros (+11%), y pagando solo 15 millones (10%).

 

Amazon, paquete en Luxemburgo

Quien también tiene una estructura con múltiples sociedades en España es Amazon, en concreto cinco: Amazon Online, Services, Data, Road Transport y Fullfilment. Entre todas, Amazon ha ganado en España siete veces más (14 millones de euros), facturó 834 millones (el doble) y pagó tres veces más impuestos (5,6 millones de euros).

Cada sociedad se encarga de una serie de servicios, pero la más grande es la que se encarga de la logística, como Spain Fulfillment y Road Transporte. Toda la operativa está centrada en Luxemburgo, donde envían todo el dinero.

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS