Francia Versión 3.O

Los que son corruptos venden nuestro país para que solo queden migajas. ¿Reaccionaremos a tiempo o será demasiado tarde? ¿Qué podemos ofrecer nuevo cuando estamos detrás de la evolución del mundo? ¿Qué pasa si nos volvemos admirables?

Publicidad

Los que son corruptos venden nuestro país para que solo queden migajas. ¿Reaccionaremos a tiempo o será demasiado tarde? ¿Qué podemos ofrecer nuevo cuando estamos detrás de la evolución del mundo? ¿Qué pasa si nos volvemos admirables?

No pasa un día en que los que están en el lugar no produzcan más ignominia. Piensan en todo. Todo está calculado, preparado, cuidadosamente pensado. Y lo hacen en el mayor silencio posible. Hasta que aterrizan en el ágora. Y no faltan ejemplos.

El genocidio en la escuela secundaria con un programa sobrecargado para estudiantes de primer año; las matemáticas cuenta con un nivel voluntariamente inaccesible para los adolescentes del servicio público; la finalización del reclutamiento en los servicios estatales bajo la condición de funcionario público, la promulgación del incumplimiento contractual del contrato de trabajo extendido en el servicio público; el aumento de la prima de vivienda para los diputados, invención de un medio tecnocrático para cambiar la edad de jubilación de acuerdo con la esperanza de vida, abolición de los exámenes de ingreso a Science Po y » ENA, el procedimiento penal por corrupción reducido al primer día del delito, venta discreta de barreras eléctricas y el primer hospital, ordenamiento abusivo del nuevo LBD40 en violación pura de los tratados internacionales, etc.

Cada día, un poco más de ciudadanos se despiertan aturdidos, ya que después de una infusión con tequila o whisky, se rebelaron ante tantos insultos, violencia y agresiones en la destrucción gradual de las condiciones y reglas que gobiernan sus vidas. Pero, reaccionan individualmente, para defender su pequeña capilla sin mirar demasiado a los vecinos.

La basura de «En Marche» está un paso por delante de las noticias, y abusan de ella. Quienes son corruptos juegan con divisiones y comunitarismos entre los ciudadanos, sin imaginar ni por un instante la posible Unión Nacional como con la Resistencia de la segunda guerra mundial. Sin embargo, esta se levanta discretamente de sus cenizas, como el ave Fénix.

Recientemente un colectivo ha firmado una nota bastante sorprendente. De hecho, retoma mis argumentos ya presentados a finales de agosto de 2019, es decir cinco meses despues.

¿Por qué tanto tiempo para finalmente darnos cuenta y admitir que estamos tratando con sociópatas corruptos, piratas, mentirosos, manipuladores y ladrones, en otras palabras, basura?

El hecho es que si el hallazgo es cada vez más evidente, pronto será demasiado tarde, nos habrán masacrado por completo, vendido, habrán vendido nuestro país a toda velocidad. Porque ese es su proyecto: servir, vender todo, y luego hacer las maletas. Ciertamente podemos reconstruir lo que se ha deconstruido. Pero ya no habrá reconstrucción de lo que fue destruido. Lo que llevará un tiempo considerable. Y tiempo, no tenemos ninguno.

De hecho, mientras los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU han comenzado su mutación de la versión 1.0 a la versión 2.0, Francia se está quedando atrás. Y para cuando llegue finalmente, ella quedará pasada de moda y anticuada. Potencialmente eliminada de forma permanente.

Mientras tanto, en Francia, todos van allí con su pequeña música, su solución milagrosa, todavía atrapada en una versión lógica 1.0, del «soy yo quien tiene razón, soy el mejor, porque soy francés». Y de repente la revuelta en laas calles. Y de repente el vuelco imposible por intermedio de las urnas, se vuelve inútil, imposible. Y un RIC aquí. Y una mudanza allí. Y un golpe por los procedimientos legales mediante la aplicación de una constitución putativa.

Y al mismo tiempo, si me atrevo, preguntarnos cuál es el problema, cómo hacerlo, por qué y cómo llegamos allí, cuánto vivirá Le Pen, cuánto vivirá la dictadura. una guerra civil, debemos cambiar nuestro enfoque económico, etc.

¿Pero a dónde vamos? ¿Todavía te lo preguntas? ¿Te preguntas cuál es el problema? ¿Tendremos tanta mierda en los ojos? Sin embargo, según el club de fans de la secta LAREM, este clon pútrido de MODEM, nadie puede creer en la integridad de esta banda de saqueadores y matones. Ya no tenemos más excusas.

Y, sin embargo, seguimos sin mirar la realidad que nos enfrenta a quiénes somos, y en qué estado nos encontramos. Secreto abierto

Que decir…
No estamos contentos con el récord mundial de consumo de antidepresivos. Todavía y con arrogancia, nos suponemos tan universales. Somos incapaces de hacer nuestra propia autocrítica, siendo, por otro lado, capaces de no tolerar a quienes estigmatizamos como intolerantes. Y debido a esto, estamos en negación ante el hecho de que todos nos hemos equivocado y que, excepto para ser pretenciosos dadores de lecciones a todo el planeta sin haberlo cuestionado, nadie tiene la solución frente a lo que sucede porque ignoramos demasiadas cosas.

En tanto, existe una necesidad urgente de la destrucción del país por parte de los actuales líderes corruptos. Ir a la síntesis y no más análisis, se convierte en un imperativo absoluto.

Así que tenemos que preguntarnos qué es lo único que aún nos une, si no es para cambiar el sistema, las reglas del juego y, por lo tanto, recuperar el control de nuestro destino colectivo, nuestra soberanía, de ninguna manera una palabrota, en nada la reserva de la extrema derecha.

¿Como hacer? Por el sistema actual? ¿Por acción civil de revuelta? ¿Por lo legal? ¡Sin duda los tres, mi capitán!

Cualquiera sea el escenario, tenemos que responder a esta pregunta y que plantea el principal desafío: ¿queremos cambiar completamente el sistema? En otras palabras, ¿hacer nuestra verdadera revolución?

Si aceptamos hacer todo esto juntos, sin excluir a ningún ciudadano, esto significa que, dado el estado del mundo, por todas estas razones, no tenemos otra opción: debemos ir directamente a la Francia 3.0.

Y para eso debemos volvernos admirables nuevamente, ser ejemplares, saber cómo hacer nuestra autocrítica, aportar soluciones al mundo, incluir en esta Revolución la Soberanía Individual junto con las otras tres Soberanías, las del pueblo, las legales (herencia del Rey) y de la Nación frente a lo internacional.

La soberanía individual es nueva, en comparación con las otras tres. Una novedad que podría molestar a otros en la versión 2.0. ¿En qué consiste esta versión 3.0?

A diferencia de la situación diametralmente opuesta actual, el estado estará allí para proteger a los ciudadanos, a las personas, especialmente a los más débiles en lugar de servir a los fuertes.

La justificación universal es la de la ley, que está ahí para defender a los más débiles. Ya que los más fuertes pueden prescindir de aplastar a todos.

Así que …
Restableceríamos, por ejemplo, en sustitución la asistencia jurídica estéril y el vector de las desigualdades sociales, la devolución del abogado para los pobres, el mejor de todos los abogados, el más costoso en honorarios, respaldado por el Estado y garantizar que los más ricos perderán si atacan a los más débiles. Cualquiera que se atreva a atacar a una persona pobre sería acusado de querer sangrar al estado. Un verdadero escudo.

Reubicaríamos todos los servicios públicos en el campo y las periferias, para servir a los ciudadanos, porque concebir al Estado como una entidad económicamente rentable es un insulto por elemento del lenguaje: los ciudadanos pagan impuestos para obtener servicios a cambio, no tener nada a cambio.

Llevaríamos al extremo el enjuiciamiento y la condena de todas las corrupciones que obstaculizan la vida pacífica y feliz de los ciudadanos, comenzando por la purga del pasado reciente y actual.

Podríamos hacer lo mismo que en la Saboya, a saber, poder realizar un interrogatorio humano a los ciudadanos frente a la fuerza policial, poner en la escotilla la obstrucción al titular de la fuerza pública, que está al servicio de la violencia del estado y que finalmente beneficia a los ricos que indirectamente controlan el poder. Entonces podríamos apoyar y ayudar al ciudadano atacado abusivamente por la policía.

Pondríamos fin a 250 años de colonialismo, restaurando verdaderamente su dignidad a todos los pueblos colonizados por nuestros antepasados ​​para convertirlos en verdaderos socios fraternos, y esto tanto en África como en Francia con Saboya, un pueblo que tiene mucho que enseñarnos en materia de honor, respeto y coraje.

Si la Saboya. Siempre y de nuevo, no ofendas a aquellos que abusan de sus defensores como fachos sin siquiera saber de quién están hablando. Siempre y de nuevo Ella, gobernada por el Derecho Público Internacional, a través de un antiguo tratado internacional, el de Turín en 1860.

Un tratado que algunos no han olvidado a pesar del tiempo pasado (estos incluso calificados como fachos separatistas), y que utilizan con éxito. Un tratado que otros conocen pero traicionan, que otros ignoran. Un tratado que habla solo de una cosa: los derechos de los ciudadanos que viven en esta región particular de Francia, y si son nativos o no. Un tratado que, si fuera reconocido y sacado a la luz, mostraría un excelente experimento de liberación para toda Francia. Pero no: un tratado que separamos, que quemamos, en el que nos sentamos, en toda corrupción, y esto durante 180 años.

Lo que está sucediendo con esta región del País de Saboya es el embrión de «Francia 3.0».

Porque, al igual que las comunas o distritos de menos de 4000 habitantes son la respuesta a la democracia directa que falta, nuestras regiones son nuestra solución frente al mundo, nuestro baluarte y nuestro caballo de Troya frente al proyecto de Europa de las Regiones, promovido por la Unión Europea, nacida de un golpe de estado en 2008, con el único objetivo de fragmentar a los pueblos de Europa en 281 piezas (impuestas por el Tratado de Maastricht), por respeto al conocido adagio de » divide y vencerás «.

Y, por lo tanto, podríamos ser empujados a constituir la Organización de los Pueblos Unidos, frente a la ONU actual, porque no hay Nación sin Pueblo.

No todo está perdido

Pero es aquí y ahora.

Entonces será demasiado tarde.

Desechemos la basura, reanudemos nuestra soberanía, hagamos nuestra verdadera revolución.

por: Hugues Debotte para REDCOM

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More