Filomena llega y los bomberos forestales despedidos en sus casas

Un año más los trabajadores del operativo de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Aragón ven las promesas políticas incumplidas.

Aunque cada legislatura los diferentes gobiernos que hemos tenido, nos prometen estabilización y más contratación para llegar a trabajar todo el año, y cumplir la ley de montes, vemos como a día de hoy, solo están activas las cuadrillas helitransportadas, con un único helicóptero en toda la comunidad. Y como a día de hoy ni siquiera ha sido contratado todo el personal de dichas cuadrillas, por lo que no llegan a 96 trabajadores en activo de los cerca de 850 que tiene el operativo en todo Aragón.

Desde CGT-SARGA denunciamos la falta de interés real del Gobierno de Aragón en cuanto a la implantación de la categoría de bomberos forestales, una categoría que traería consigo la participación en emergencias en el medio natural como es la borrasca que asola la comunidad en este momento. Una participación que desde el punto de vista profesional, se aleja mucho de la imagen que probablemente traten de vender en los medios, tanto la consejería de medio ambiente como la dirección general de gestión forestal, con actuaciones testimoniales durante los próximos días con el paso de la borrasca Filomena, como ya sucedió con la borrasca Gloria.

Tanto la parte social de la empresa pública SARGA, como la propia plantilla, continuamos a la espera de la publicación de los baremos de selección, continuamos sin información sobre las fechas de las pruebas físicas que todos los años debemos superar para no ser despedidos, sobre el día de incorporación al trabajo de la totalidad del operativo de incendios forestales, unos 750 trabajadores, o sobre la duración de nuestros contratos. Desde esta sección sindical ponemos de manifiesto la desorganización, falta de previsión y de transparencia sin precedentes con que la empresa pública SARGA está abordando el inicio de esta campaña, que habiendo celebrado reuniones al respecto desde octubre no han hecho más que acrecentar la situación de incertidumbre en la que nos encontramos habitualmente los trabajadores de esta empresa.

El año pasado en enero se hicieron contrataciones, aparte de cuadrillas helitransportadas, como fueron dos cuadrillas terrestres y 3 autobombas forestales (camiones de bomberos), esperemos que no sea un paso atrás para los trabajadores que ya tenían 365 días y que este año ya van a ver mermada su contratación en duración. De la que todavía no hay conocimiento de su inicio o final de campaña. O la situación que atraviesan los puestos fijos de vigilancia en las que el año pasado fueron puestos a pie de la torre por no tener seguridad en ellas.

 

Fuente: Rojo y Negro

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS