Fidel y la permanencia en el tiempo

Sin importar el paso del tiempo sus ideas y su ejemplo permanecen, Fidel Castro cumple noventa y tres años de nacido y pronto tres de entrar con todos los méritos al parnaso de los pensadores revolucionarios y de haber sido absuelto por la historia, ganando su lugar con la convicción irreductible de que las palabras han de ser acompañadas por actos que las expliquen y las pongan en práctica, materialización de la congruencia que José Martí sintetizara magistralmente al indicar que: “Hacer es la mejor forma de decir”. Fidel, alumno fiel de Martí, supo poner en acción el ideario revolucionario cubano y latinoamericano, reconociendo las aportaciones necesarias del marxismo y el cristianismo en su sentido humano, el carácter híbrido de las ideas surgidas por y en la Revolución Cubana, pusieron desde su origen de cabeza muchas de las fórmulas santificadas por la ortodoxia de izquierda, para demostrar que ante todo, son los pueblos conscientes los que hacen las grandes transformaciones y no las explicaciones teóricas de escritorio o exportadas de otras latitudes pero inadaptables a la realidad específica. El análisis concreto de las fuerzas productivas, las condiciones de vida, los niveles de conciencia y la forma del régimen a transforman fueron algunas de las valoraciones efectuadas por Fidel para poder concluir que sí era posible un proceso revolucionario en Cuba. La ruptura con las viejas tradiciones ortodoxas y esquemáticas es una de las primeras grandes enseñanzas de Fidel; el puntual análisis de las condiciones concretas abre el camino para las verdaderas revoluciones. 

El pensamiento de Fidel es heredero de la tradición latinoamericana y universal, su espíritu integrador de los países de Nuestra América y del llamado Tercer Mundo, así como la estirpe anticolonial y antiimperialista manifiesta en sus actos e ideas, retoman los sueños de Simón Bolívar, Andrés Bello, Francisco Bilbao, José Martí y José Carlos Mariátegui entre muchos otros, para sumarse a los preceptos autóctonos conjugados con el marxismo-leninismo aprendido en el calor de las batallas, es decir, en la praxis verdadera de la revolución latinoamericana, siempre ponderando el humanismo en primer lugar, al grado ejemplar, de que si bien durante sus años al frente de la Revolución Cubana tuvo que enfrentar todo tipo de ataques del imperialismo estadounidense, Fidel afirmó en más de una ocasión que: “No somos antiamericanos. Somos antiimperialistas.. El respeto que sintió por los pueblos y su derecho a existir condujo sus pasos y lo sensibilizaron por encima de cualquier diferencia política o ideológica, algo que poco se ha entendido de la grandeza del líder revolucionario cubano, otra de sus grandes enseñanzas para los futuros proyectos emancipatorios. 

La moral y la ética tienen un lugar prioritario en el pensamiento de Fidel, la crítica y la autocrítica que puso al servicio de la lucha, lo llevaron a rectificar sin temor algunos pasos dados que según los análisis y resultados se alejaban de los objetivos esperados por la revolución, algo singular para un líder de su magnitud, pues a diferencia de lo que suele decirse en la propaganda capitalista sobre él, Fidel fue sensible a las necesidades del pueblo, se mantuvo abierto al debate de ideas y a la confrontación del pensamiento con la realidad, escuchó desde la base los razonamientos y los sentires emanados del diario vivir, por eso, la moral ocupa un lugar irreemplazable en su pensamiento de un hombre dedicado a hacer con integridad lo que sus ideales predicaron, sin traiciones o claudicaciones en el beneficio propio. Fidel fue y es ejemplo cabal de la congruencia en el decir y el hacer, en el actuar ético y en la construcción de valores revolucionarios transmitidos al pueblo como guía para resistir y persistir a pesar de los embates del imperialismo como el bloqueo genocida o la propaganda negativa que a lo largo del mundo difunden los grandes consorcios mediáticos del capitalismo. El pueblo cubano ha demostrado en estos sesenta años de revolución una moral y una ética irreprochable que se inspira en la figura de su líder y otros próceres, el Movimiento 26 de Julio, desde sus primeras acciones, se condujo con esa moral y ética revolucionaria que le llevó a la victoria definitiva. 

La vigencia de Fidel está en su diálogo permanente con la realidad, en el cuestionamiento de todo, principalmente sus propias ideas, en la lectura y la relectura de los clásicos del pensamiento pero no para copiar y pegar, sino para desde lo concreto aportar nuevas maneras de transformar y crear verdaderos cambios revolucionarios. El reclamo que Fidel hizo a los intelectuales y artistas continúa latiendo en el seno mismo de nuestras sociedades, en las cuales, el compromiso es igual o más urgente, en donde la palabra como las imágenes tienen que servir al bienestar, superando esquemas, moldes, prejuicios y falsos postulados, la propia definición de revolución y de socialismo fue puesta en cuestión por Fidel y la Revolución Cubana. Los nuevos proyectos socialistas y revolucionarios tienen en las ideas de Fidel enseñanzas indispensables a plantearse. El futuro mismo de la humanidad ha de encontrar respuestas en las palabras de un hombre que revolucionó todo, hasta su propia esencia, negándose a ser monumento para permanecer en el tiempo. 

 

 * Cristóbal León Campos. Integrante del Colectivo Disyuntivas 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS