Fidel: Filósofo de la Medicina Cubana

Publicidad

Este 19 de Diciembre, participé en la primera actividad académica desarrollada en Camagüey en homenaje póstumo a Fidel Alejandro Castro Ruz —síntesis enriquecida de lo mejor de las ideas de nuestros Padres fundadores, Héroes y Mártires de la Patria, y de los Próceres de la Humanidad—, efectuada en la Filial de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Hago alusión al acto de Pre-defensa de la Tesis de Doctorado de Omelio Jesús Rivero Villavicencio, Profesor de Filosofía, acerca del “Estudio del pensamiento de Fidel Castro sobre educación” insertado en el programa ramal del Ministerio de Educación “Problemas teóricos de la Pedagogía en la educación cubana actual. Tendencias educativas contemporáneas”.

Resulta que, hasta la investigación efectiva emprendida por Omelio Jesús y a pesar de la incesante preocupación de la comunidad científica por los estudios del pensamiento del Compañero Fidel, existía un vacío reflejado en los términos siguientes: La filosofía de la educación presente en su pensamiento político sobre la formación de médicos, no ha materializado una sistematicidad, al valorar su significación actual dentro de las Ciencias Médicas en Cuba.

Con tal presupuesto, Rivero Villavicencio se propuso y logra dar una respuesta atinada y sólidamente argumentada a la pregunta que continúa: ¿Cuáles son las ideas del pensamiento político de Fidel Castro en lo referido a la formación médica cubana de 1959 a 1982 que constituyen aportes a la filosofía de la educación?

En este orden de ideas, el Profesor en causa resalta que una de las vías para dar solución a los problemas de la Salud pública en la Mayor de las Antillas fue la formación de nuevos médicos, priorizando la selección de estos sobre la base de las condiciones políticas y sociales acorde con sus funciones en la nueva sociedad y con las perspectivas generadas por el triunfo revolucionario en Cuba el 1ro. de Enero de 1959.

Asimismo, destaca cómo para el Líder de la Revolución Cubana preparar a los estudiantes de la carrera de medicina constituyó un reto, por lo que era del criterio de que durante su formación debería primar la calidad para lograr que una vez graduados tuvieran competitividad en correspondencia con los últimos adelantos científicos con fines profilácticos, la cura de las dolencias humanas y el alivio a los pacientes aquejados de enfermedades incurables.

Además, acota cómo a instancia de la percepción fidelista el principio de la práctica pre profesional fue recogido en los modelos formativos elaborados entre 1962 y 1982 estableciéndose la conformación de una disciplina principal integradora, cuya extensión abarca todos los años de la carrera, centrada en el objeto de trabajo de la profesión. Es que para el Dirigente Máximo de nuestra Revolución la esencia del trabajo educativo al respecto radica en elevar la eficiencia y la calidad de la educación de los futuros médicos.

Por mi parte, significo la valía del empeñó de Omelio Jesús Rivero Villavicencio a través de que la novedad científica de los resultados de la investigación que él presenta radica en que enriquece los conocimientos que se tienen sobre el pensamiento filosófico educacional del Fidel Castro en la formación médica en Cuba en la etapa seleccionada, incluyendo la concepción estudio-trabajo legada por José Martí, nuestro Héroe Nacional, aspecto magistralmente asumido y enriquecido por el Líder de la Revolución Cubana.

He aquí algunos elementos de juicios que —al amparo de las limitaciones que impone una nota acerca de una Tesis de Doctorado— me permiten ennoblecer la investigación científica de marras, y acreditar en consecuencia: Fidel es el indiscutible Filósofo de la Medicina Cubana actual y porvenir. ¡Enhorabuena!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More