Fidel, como un aura tiñosa

Por José Manuel Martin Medem

No se merecía Fidel que Castro lo destrozara cuando está viejo y enfermo. Si es verdad que el Comandante ha escrito lo que he leído en Kaos en la Red / Cubadebate, lo que queda &nbsp de Fidel Castro es un anciano miserable y enloquecido que se ha muerto sin saberlo.

Escribe sobre Felipe Pérez Roque y Carlos &nbsp Lage que "la miel del poder, por el cual no

conocieron sacrificio alguno, despertó en &nbsp ellos ambiciones que los condujeron a un

papel indigno y el enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos". ¿Cuando descubrió

Fidel el ‘papel indigno’ de Felipe y Lage? &nbsp ¿Cuando les imponía políticas económicas

e internacionales que sólo tenían como &nbsp fundamento la supuesta genialidad del caudillo? ¿O cuando tenían que sujetarse la dignidad para no decir lo que pensaban sobre los caprichos y las arbitrariedades del abuelo? ¡Cómo se puede ser tan miserable y caerles encima como un aura tiñosa a quienes se comprometieron en las orientaciones que él&nbsp decidía! ¿Por qué no lo dijo antes de los ‘cambios sanos’? ¿Por qué no explica que ‘ambiciones’ despertó en Felipe y Lage ‘la miel del poder’? ¿Quién designó a Felipe y a Lage?

No estamos en una discusión sobre la calidad de su actuación en el gobierno. Se trata del más sorprendente arrebato del estalinismo terminal del caudillo. El que acusa sin argumentos, miente por necesidad.&nbsp Que nos cuente Castro, antes de morirse, por qué&nbsp ordenó hace veinte años, precisamente desde ‘la miel del poder’, que&nbsp fusilaran al general Arnaldo Ochoa.

No se merecía Fidel que el Castro enloquecido por cincuenta&nbsp años de poder absoluto diera este espectáculo crepuscular.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS