Extremadura: Refinería NO !!

Refinería NO

Marcos González Sedano. Sevilla

Me cuesta trabajo salir a extramuros y he hecho de la ciudad mi propio laberinto. Durante años he buscado obras. Ahora busco las huellas de los albañiles.

&nbsp Las calles son como alfombras: de pizarra de tejados negros, de adoquines de calzadas antiguas, de mármol de concejales de urbanismo, de alquitrán sudoroso… hasta de tierra que se convierte en fangal cuando llueve. Calles ricas de adornos navideños y calles de chabolas verticales dignas pero olvidadas. Los que ganan las batallas que dan los pueblos no son los que desde su torre de marfil gritan “¡fuego, fuego!”, sino los que bajan a la calle y se manchan los zapatos de barro.

Yo soy pequeño. Me lo dicen mis adversarios y también algunos amigos. Y llevan razón. Soy tan pequeño que cuando respiro me oigo los latidos del corazón. Los que realmente son grandes, grandes como gigantes, son mis amigos extremeños de la plataforma “Refinería NO”, que desde hace años mantienen una guerra contra el despotismo del poder del régimen de Rodríguez Ibarra, del poder central que le cobija, del régimen andaluz y del de la corporación del Grupo Gallardo, todos ellos con todos los medios en sus manos, también los de comunicación, especialmente los públicos y los que controla directamente este último. La construcción de una refinería de petróleo en Los Santos de Maimona, en la comarca pacense de Tierra de Barros, es la causa de la contienda. A nadie se le ocurriría en estos tiempos de Kioto construir una refinería, y menos en una zona de interior. Una refinería dotada de un oleoducto de más de doscientos kilómetros de longitud que partiría del puerto de Huelva, puerto en el que atracarían anualmente cien barcos petroleros en una zona ya altamente contaminada; que atravesaría siete espacios naturales de las provincias de Huelva, Sevilla y Badajoz; y que pondría en peligro al Parque Nacional de Doñana. Nadie que no esté medrando de ese plato puede estar de acuerdo con semejante atrocidad. Y son esos hombres y mujeres de grandeza, nacidos hijos de Extremadura, los que nos han mostrado el camino. La Historia se hace andando y se escribe, si hace falta, sobre un guijarro del camino. Aunque es preferible una silla cómoda y una mesa noble en la que apoyar el papel

El proyecto de Refinería Balboa es un atentado contra las personas, contra el medio, contra las economías locales y contra la democracia y la libertad. Y es un atentado cometido por los mismos que deberían ser los garantes de ese medio, esas economías, la democracia y la libertad. Es así y ellos lo saben.

Yo, que soy pequeño, tan pequeño que me oigo el corazón cuando respiro, les doy las gracias a esos gigantes extremeños por la lucha que mantienen, también en mi nombre, contra el despotismo del poder.

Marcos González Sedano. Sevilla.

http://www.extremaduraaldia.com/cartas-al-director/refineria-no/70781.html

http://paz-digital.org/new/content/view/8799/138/

http://identidadandaluza.wordpress.com/2008/12/23/refineria-no/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS