Exigen que se expliquen en detalle los motivos para la repatriación de los cooperantes

Estas son las informaciones sobre este tema que publicaban as agencias internacionales y recogían Público y Cuarto Poder

El cooperante de Médicos del Mundo Albert Sterm, uno de los doce españoles que ayer fueron repatriados desde los campamentos de refugiados saharauis, ha asegurado hoy que decidieron volver por «precaución», aunque les gustaría que el Gobierno les explicara los «motivos concretos» de su decisión. Sterm, que desde hace diez meses coordinaba la acción de esta ONG en el Sahara, ha subrayado que la medida anunciada ayer por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ante la posibilidad de que pudieran sufrir acciones por parte de grupos terroristas del norte de Mali, traerá «graves consecuencias» para la población.

Todo empezó, explica, el jueves por la tarde, cuando la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) les advirtió de una «posible evacuación inmediata», que finalmente no se produjo. Sin embargo, el viernes a mediodía se les comunicó que todos los expatriados debían estar listos para abandonar la zona, sin que nadie les explicara «los motivos concretos» para realizar «una evacuación total e inmediata de los campamentos».

«Por prudencia y precaución ante un aviso de alarma tan urgente y aparentemente tan grave, decidimos cumplir las recomendaciones que se nos daba desde la embajada», señala el cooperante antes de insistir: «nos gustaría saber qué ha motivado el que el Gobierno español montara todo este dispositivo». Subraya también que desde el secuestro de los dos cooperantes españoles, se ha incrementado la seguridad. «Hay muchos más medios, muchos más recursos tanto por parte de las autoridades saharauis como del Gobierno argelino y de las propias ONG para garantizar la seguridad operacional y en las viviendas del personal expatriado», explica Sterm, que precisa: «hay mayor presencia policial y los controles son evidentes y visibles a lo largo de todo el día».

Sterm: «Hay mayor presencia policial y los controles son evidentes y visibles a lo largo de todo el día» Sterm reconoce que la situación en el norte de Mali «no es muy tranquilizadora» y la zona del Sahel «puede verse abocada en una espiral de violencia», afirma que en la de las zonas de los campamentos de refugiados la situación está «relativamente controlada» y que las autoridades de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD) «manejan sus recursos con eficacia y eficiencia».

La intención de los cooperantes de Médicos del Mundo, subraya, es «volver cuanto antes y tan rápido como se aclare un poquito esto» conocen «la realidad que vive la población saharaui» en «una de las zonas más duras del mundo, con temperaturas superiores a los cincuenta grados, sin acceso a agua corriente potable y falta de alimentos básicos». Por ello, «cualquier apoyo es positivo, y entendemos que hay que mantenerlo e incluso incrementarlo», concluye. 

 El Frente Polisario pide al Gobierno que concreten la amenza

El delegado del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyun, ha pedido al Gobierno que concrete «esa amenaza inminente que pesa sobre los campamentos» por la que ha decidido repatriar a los cooperantes españoles, que -considera- va a perjudicar política y humanitariamente al pueblo saharaui.

Beyún cree que la repatriación de los cooperantes y «la forma en que se ha hecho, con muchas declaraciones y con el envió de un avión» perjudica la imagen de los saharahuis. «Es vender la imagen de que en los campamentos va a ocurrir algo gravísimo estos días; nadie nos ha informado de cuál es esa amenaza inminente que pesa sobre los campamentos, que va a dañar a los saharauis humanitaria y políticamente», lamenta.  Asegura que se plantean+ dudas sobre su capacidad para garantizar la seguridad, y les presenta como «un santuario terrorista».

Según el delegado del Frente Polisario en España, el Gobierno de la República Saharaui ha reforzado las medidas de seguridad y se muestra dispuesto a aumentarlas si el riesgo es mayor, aunque asegura ignorar «qué es lo nuevo que amenaza a los campamentos».

«Necesitamos saber qué va a ocurrir para poder salvar a gente de los campamentos» «Necesitamos saber qué va a ocurrir para poder afrontarlo y salvar a gente que está en nuestros campamentos», ha dicho el delegado del Polisario, quien ha opinado que «si el terrorismo no ha golpeado a los campamentos no es porque no ha querido, si no porque no ha podido, por las medidas de seguridad».

El delegado del Polisario ha valorado la labor de los cooperantes españoles, en aspectos como la salud, la educación o la alimentación de los saharauis, y ha advertido de que si no regresan en septiembre, tras las vacaciones, «afectará seriamente a la situación de los campamentos».

«Quieren abrir un nuevo frente, que es someternos al hambre mediante la presión del terrorismo, no vamos a claudicar, no nos vamos a rendir; por mucho que corten la cooperación, hemos pasado situaciones más difíciles y seguiremos resistiendo», ha concluido.

“Operación de imagen del Gobierno”, según las asociaciones pro saharauis

El presidente de la Coordinadora Estatal de las Asociaciones Solidarias con el Sahara (CEAS), José Taboada, ha calificado hoy de «operación de imagen» del Gobierno la repatriación de cooperantes de los campos de refugiados saharauis de Tinduf y ha asegurado no entender los motivos aducidos para ello.

Si realmente había motivos para ello, Taboada recuerda que hay 5.600 niños saharauis actualmente en España pasando sus vacaciones y si la situación es tan grave como la dibuja el Ejecutivo, quizás no deberían volver ahora.

Las Asociaciones españolas que colaboran en los campamentos de refugiados saharauis han abogado por que se les consulten decisiones de este tipo y piden explicaciones al Gobierno. Aseguran que se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias para garantizar el trabajo humanitario y destacan que la inseguridad que pueda existir no ha de servir para ceder al «chantaje» y dejar abandonadas a su suerte a decenas de miles de personas

«Lo sucedido no hace sino reiterar la necesidad de una acción política y diplomática más decidida para poner fin a la situación de injusticia que padece el pueblo saharaui». «Esta solución -añaden- pasa inexorablemente por el fin de la ocupación de su país por Marruecos y por el libre ejercicio del derecho de autodeterminación». Asimismo, señala que mientras la comunidad internacional no ejerza las responsabilidades que le corresponden, las organizaciones de solidaridad y cooperación que trabajan en el Sáhara mantendrán su esfuerzo y su presencia en los campamentos de refugiados y en los territorios ocupados siempre que la población saharaui y sus autoridades así lo soliciten.

Doce cooperantes españoles repatriados de los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) han llegado a la 1:00 de esta madrugada a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), como se ve en la imagen de Efe. Otro lo hizo ayer por sus propios medios y uno más ha decidido asumir el riesgo de permanecer  en Tinduf. Todos son compañeros de Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons, liberados hace 10 días tras un secuestro de 9 meses. La decisión del Gobierno español de repatriarlos está directamente relacionada con la implicación de España en el conflicto del Azawad, región del norte de Mali controlada por los rebeldes tuareg y por un grupo islamista vinculado a Al Qaeda. El ministro de Exteriores, García Margallo, confirmó ayer la disposición del Gobierno a apoyar el despliegue de una fuerza militar africana y aseguró que había «indicios fundados» de que los cooperantes pudieran sufrir un ataque por grupos terroristas de la zona.
http://www.cuartopoder.es/
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS