Exhuman los restos del obispo Serra para su canonización

El obispo de Segorbe, Juan Antonio Reig Pla, presidió ayer en la capital del Palancia la ceremonia eucarística de traslado hasta la catedral de los restos del que fue su antecesor en el cargo entre junio y agosto de 1936, Miguel Serra Sucarrats, así como de otras 13 personas, 12 de ellas sacerdotes y un seglar, que fueron fusiladas en la guerra civil.

Los restos del prelado y de los otros fallecidos fueron exhumados hace días, el primero de la cripta del altar mayor de la catedral y los demás, del cementerio municipal, donde se encontraban desde el final de la contienda. Esta iniciativa está fundada en la necesidad de un estudio forense de los restos para formar parte del expediente que se tramita en la Santa Sede para la canonización del obispo Serra y otros 271 compañeros de religión que perecieron de forma violenta durante la guerra civil.

Además del obispo, figuran en la relación del proceso 200 presbíteros, un diácono, 18 religiosos carmelitas, 32 carmelitas descalzos, tres monjas carmelitas, dos hermanas de la Consolación, un seminarista y catorce seglares, todos ellos pertenecientes a la antigua diócesis de Segorbe.

Reig Pla encabezó la comitiva procesional de los restos exhumados, depositados en sus correspondientes cajas de madera, desde la capilla del Salvador, en al claustro catedralicio, hasta el propio templo donde tuvo lugar un funeral. Reig Pla destacó que este año se cumple el 68° aniversario de la posesión al cargo del obispo Serra.

Los restos han sido estudiados y tratados por un forense para evitar su deterioro.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS