Europa y las leyes de extranjería

Publicidad

¿Qué se tiene que hacer para desactivar la sensibilidad, la solidaridad de los europeos, para que dejen de ver, en la migración, a personas que buscan mejores condiciones de vida? Y esconder los motivos reales que llevan a miles de migrantes a arriesgar sus vidas en busca de algo mejor para ellos y los de su familia. &nbsp ¿Qué se tiene que hacer para criminalizar las ideas y la solidaridad? Precisamente “leyes”. Ya lo ha demostrado la ley de partidos en el estado español. Eso mismo se intenta – o se está aplicando ya -&nbsp con las reciente “ley de seguridad” aprobada en Italia.

Los políticos europeos siempre están al margen de lo que piensan la mayoría de los ciudadanos de a pie. Los políticos europeos están más cerca de los lobby, que quieren controlar si es que no controlan ya al parlamento, para que los &nbsp intereses económicos de las corporaciones salgan adelante. &nbsp Son estos grupos los que en realidad están detrás o &nbsp los responsables para que las leyes en la Unión europea salgan adelante. Es precisamente ahí donde&nbsp encontramos la dificultad de “control” de los ciudadanos, ya que estos políticos creen que si se les vota en las urnas, les dan carta blanca para que hagan lo que ellos consideran intereses nacionales, que no son más que los intereses no de los que les votan si no de las corporaciones. Así &nbsp dan la espalda a los europeos. &nbsp Valen más los intereses de las empresas transnacionales que el interés general.

Desde hace unos años para acá la situación política de algunos países de la Unión se ha ido perfilando a la derecha. Para ello, los partidos, &nbsp muchas veces se valen de exacerbar los temores del ciudadano, juegan con el miedo para conseguir votos. Se encargan de presentar a la migración como “un problema” y no como fenómeno natural, la presentan como algo que afecta a la convivencia de una sociedad y así consiguen que el miedo se adueñe de las masas.

Los partidos de derechas y ahora la socialdemocracia europea hacen recaer todos los males de un sistema capitalista neoliberal en la migración. Prefieren eso a señalar de facto, la verdadera raíz de &nbsp los males inherentes al sistema capitalista neoliberal; la pérdida de trabajo, los salarios mínimos, la competitividad como excusa para pagar menos, etc. son sólo algunos de esos males. La leyes de extranjería para ellos es una manera de afianzar sus argumentos xenófobos en la población. El extranjero, el migrante se vuelve con estas políticas del miedo en un ser “despreciable”.

En Francia con la llegada – y antes – al gobierno, &nbsp Sarkozy ya se atisbaba el cariz que podía tomar sus leyes de extranjería.&nbsp Ahora en el poder ese lívido personajillo está haciendo con su gabinete &nbsp lo que Le Pen anunciaba en las campañas electorales. Ahora se criminaliza la ayuda y la solidaridad a los migrantes, que por otro lado es un fenómeno necesario (y natural) del ser humano como es el de la migración. Aquellas personas que ayuden a los migrantes, que estén de paso o se quieran quedar en Francia, serán llevados a juicio. Se &nbsp pena así, la sororidad, y, la solidaridad. Es&nbsp la manera más sínica de ir minando en el ciudadano de a pie, la sensibilidad y la solidaridad con el otro, en este caso con los migrantes “sin papeles”.

Italia ha dado ya el paso más radical, el fascismo y a la xenofobia ya han hecho acto presencia en el Gobierno de Berlusconi. Recientemente se ha aprobado en la cámara de diputados &nbsp italiano una ley que criminaliza a los migrantes que de forma “ilegal”, llegan a Italia, y se “castigará” también a&nbsp las personas que se solidaricen con ellos.&nbsp A partir de ahora el simple hecho de alquilar un apartamento a un inmigrante “clandestino”, o, &nbsp simplemente ofrecerle el hospedaje, podría ser sancionado con penas de hasta tres años de cárcel. Con leyes como ésta lo que en el fondo busca es &nbsp minar la sensibilidad y la solidaridad entre diferentes; &nbsp en lugar de ayudar, en lugar de promover la solidaridad en la sociedad, &nbsp a ésta,&nbsp se le infunde miedo por medio de “·leyes”,&nbsp a quien&nbsp ejerza la solidaridad, pues, se le castigará para que no vuelva a&nbsp ejercerla nunca más.

El fascismo funciona así. Amnistía Internacional (AI) denunció que hay una «progresiva erosión de la tutela de los derechos humanos» en Italia, sobre todo, con&nbsp «los grupos más vulnerables, tales como inmigrantes, minorías y solicitantes de asilo» además añadió entre otras cosas que, la&nbsp ley de seguridad convierte la “inmigración clandestina” en delito(…)«son el resultado de un lenguaje y de un clima xenófobos», denunció Noury, para quien, en Italia, «los derechos humanos son percibidos como el aire acondicionado, una opción que se puede tener o no» pero el presidente italiano está dispuesto a criminalizarla.

En el estado español más de lo mismo. El ministro Corbacho pretende, una vez más, criminalizar la migración. Así como en Francia e Italia&nbsp el estado español pretende criminalizar la sororidad y la solidaridad; para este gobierno la crisis económica es la excusa perfecta para “expulsar voluntariamente” a los migrantes que se han quedado sin trabajo no sólo a los “irregulares” también a quien tiene papeles. &nbsp Ahora se debe – se tiene – que echar, expulsar voluntariamente a los migrantes que, con su trabajo, cotizaron a la seguridad social, pero que el paro, lo cobren en sus países de origen. &nbsp Esta nueva ley la que pretende presentar en el parlamento para su aprobación "criminaliza al inmigrante en situación irregular", "incumple convenios internacionales" y "concibe el internamiento como un instrumento represivo". El ya conocido como delito de hospitalidad estaba considerado como «falta grave», ahora se pretende penalizar, criminalizar.

Con el anuncio del presidente Italiano diciendo que invitará al presidente español a la reunión del G8 podemos entender pues, que hay una complicidad y colaboración tácita entre ambos gobiernos. O es acaso que, ¿la reciente aprobada ley de seguridad en Italia no es más que un remedo o copia de la ley de partidos? que por cierto, fue ofrecida a la extrema derecha española por Zapatero para ilegalizar ideas en Euskal Herria, entendemos por tanto que es ésta la &nbsp filosofía la que subyace en la aprobada ley de seguridad, recientemente en Italia.

Estos tres países sirven de referencia en el ámbito de las migraciones para Europa. Gobernantes identificados de derecha Sarkozy, &nbsp de la extrema derecha Berlusconi son los &nbsp amigos de viaje en dichos temas del Sr &nbsp Zapatero, que se dice, este último, estar al centro izquierda. &nbsp Son ellos los que &nbsp están haciendo leyes de extranjería para, entre otras cosas, criminalizar a los migrantes “sin papeles”…, &nbsp y criminalizar la sororidad, la solidaridad de los ciudadanos europeos para que no vuelvan a ejercerla. Aquellos que se solidaricen con los migrantes, tendrán que decidir si continúan solidarizándose&nbsp o van al cárcel.

http://nopronunciesminombre.blogspot.com/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More