ETA y terrorismo como coartada

&nbsp Ella y todo dependen de que se te acuse o no de terrorista o de hacer o no apología del terrorismo porque piensas y dices y te reúnes con quien piensa la mismo que tú que todos los pueblos de la tierra tienen derecho a gobernarse por sí mismos, y desde luego el vasco. (Un 80 por ciento así lo reconoce, según la Universidad Oberta de Catalunya, pero ese porcentaje pasa a un 40 por ciento, si se le pregunta por la au­todeterminación catalana. ¿Qué sería del mismo estudio hecho en Euzkadi?) Basta, pues, que alguien te señale con el dedo por una de esas dos cosas, para que toda la libertad democrática que atribuyen los vividores de este país, se venga abajo.

&nbsp Ya era experto el franquismo en perseguir por «desafecto» al régi­men cuando alguien no le gustaba. Pero es en 2001 cuando las arengas de Bush y de sus compinches neoliberales introducen en los países del capital la gran excusa del terrorismo como razón de Estado para los máximos desmanes. El mito Bin Laden es, para la canalla yanqui y sus aliados franceses, el mejor revulsivo para in­tensificar a su vez el terrorismo de Estado contra los derechos humanos. Y esa sola idea aplicada a su «problema» interior les ha servido a los sucesivos gobiernos españoles para envalentonarse más aún en su persecución del vasco insumiso (todo vasco lo es salvo que demuestre lo contrario o tenga mucho dinero), con la complicidad del francés.

&nbsp El terrorismo y la apología son la coartada perfecta del Estado es­pañol para justificar infinidad de detenciones, para descargar su ira la oposición porque éstas no le parecen suficientes, y para emborro­nar a cuenta de ello páginas y páginas los medios. ¿Cuántos vascos «sospechosos» son detenidos cada año, y cuántos están encarcela­dos con la excusa del terrorismo o la apología? Como para el impe­rio el terrorismo islamista lo es para invadir, ocupar, torturar e in­ventar Guantánamo.

&nbsp Pero ahora, no contento el ejecutivo con esta licencia redoblada contra el vasco, mientras se burla de las libertades y los derechos en Euzkadi, se los exige pretenciosamente a Cuba por una peripecia carcelaria explotada por los enemigos de Cuba. Pero es que el po­der judicial por su parte le ha faltado tiempo para unirse a la misma coartada acusando al Chávez venezolano de complicidad con el te­rror. Un juez solo ha bastado. Así es cómo el poder político al que se le alía el judicial de hoy, con la orquesta mediática sin excepción de auxiliar, se constituyen en los valedores de la democracia putrefacta española&nbsp contra Castro, Chávez y los vascos que no tragan.

&nbsp Resumiendo, lo mismo que la Inquisición, durante siglos, impuso un brutal orden político a través del religioso, el sistema hispano atenaza a los vascos y acosa a Chávez. Y todo con la misma ex­cusa-coartada del terrorismo y la apología. No saben hablar de otra cosa ni resolver un asunto, el de la autodetermina­ción que clama al cielo y es tan elemental a estas alturas de la histo­ria. Todo por la fuerza y por la presión y por la persecución y la cárcel y el acoso. ¡A qué escasa inteligencia política están condenados este país y los que lo malgobiernan desde cualquier instancia e institución!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS