ETA: «A Otazua le dispararon por la espalda, de retirada tras la acción»

ETA, en un comunicado y un informe que incluye un croquis, ofrece su versión acerca del tiroteo acontecido el pasado 14 de setiembre en el Puerto de Herrera, a consecuencia del cual falleció Arkaitz Otazua y resultaron heridos dos ertzainas. La organización armada, que confirma que el joven bilbaino y otros dos activistas pre- pararon una emboscada contra la Ertzaintza, asegura que al joven bilbaino «no le mataron en el fragor del tiroteo, sino cuando se retiraban después de realizar la acción, por la espalda». Incluso, señala que el disparo que acabó con la vida de Otazua fue realizado por un agente que estaba con «las piernas flexionadas en posición de disparo», cuando los tres militantes de ETA corrían carretera arriba. La organización armada acusa a Lakua de «ocultar y manipular lo sucedido»

GARA


DONOSTIA

«A Arkaitz no le mataron en el fragor del tiroteo, sino cuando los activistas se retiraban después de llevar a cabo la acción, por la espalda». Esa es una de las afirmaciones que realiza Euskadi Ta Askatasuna en sendos escritos con los que, según recuerda, viene a «cumplir con la palabra dada» ­en el comunicado hecho público el 22 de setiembre de 2003­ de «recopilar datos sobre la muerte del burkide Arkaitz Otazua y darlos a conocer a Euskal Herria».
En aquel comunicado que hizo llegar a varios medios de comunicación ocho días después de los hechos acaecidos en el Alto de Herrera, donde resultó muerto el militante de ETA y dos ertzainas sufrieron heridas, la organización armada expresaba sus dudas sobre la versión ofrecida por el Departamento de Interior de Lakua y afirmaba que realizaría «las averiguaciones necesarias para esclarecer las circunstancias» que rodearon el suceso.

Ahora, ETA ha remitido a GARA un informe ­que incluye un croquis de la zona y su versión sobre lo allí ocurrido­ que, según aclara, «es provisional, ya que hay datos que no están en nuestras manos», al tiempo que denuncia que «desde el principio» el departamento que dirige Javier Balza «ocultó y manipuló lo sucedido, con dos objetivos claros: mantener los puntos oscuros sobre los hechos con fines represivos, y ocultar la verdad y rehuir responsabilidades».

Relata que Otazua y otros dos activistas se encontraban la noche del 14 de setiembre en Herrera para proceder a una acción contra «la Policía Autonó- mica de España. El objetivo era responder a su 'costumbre' de cargar contra manifestaciones, secuestrar ciudadanos, torturarlos y enviarlos a las cárceles del Estado español».

«Para ello ­prosigue­, dando cuenta de un supuesto accidente, se atrajo al lugar llamado 'Balcón de La Rioja' a una patrulla de ese cuerpo policial. Pero no todos los preparativos salieron como se pretendía». Así, cita que el vehículo que iban a utilizar para el atentado sufrió una avería que «no fue posible reparar. Pero como la llamada ya estaba hecha, decidieron seguir adelante».

La organización armada asegura que «pronto arribó un Patrol de la Ertzaintza» que primero se dirigió hacia el alto (por la carretera principal) y después tomó el camino que lleva al «Balcón de La Rioja». «Cuando el vehículo de la Ertzaintza llegó a la altura del que habían cruzado los activistas, se realizó la acción. Dispararon dos de los activistas, mientras el tercero les cubría. Cuando dieron por terminado el ataque y se habían alejado 10-15 metros carretera arriba, escucharon un ruido. Se giraron y vieron abierta la puerta del conductor del vehículo de los policías y a alguien al lado, de pie, con las piernas flexionadas en posición de tiro. Enseguida comenzó a dispararles. Fueron diez o más disparos», señala la organización armada.

Agrega que los tres militantes continuaron corriendo y que «tras avanzar unos metros, los otros dos se percataron de que Arkaitz no estaba con ellos. Miraron atrás y le vieron en el suelo, gritando, con la cabeza y el brazo levantados, sin poder moverse. Uno de ellos disparó hacia donde estaba el policía. Siguieron corriendo. Cuando alcanzaron la carretera principal una bengala lanzada por los policías iluminó toda la zona. 10 o 15 minutos después, llegó una ambulancia».

A esta relación de hechos ETA aporta una circunstancia que hasta ahora nadie había citado: «A los pocos minutos de hacerse la llamada, al lugar de la emboscada llegó otro coche; era una pareja. Pasaron por al lado y se quedaron en el 'Balcón de la Rioja'».

En base a todo ello, la organización armada ofrece unos datos, plantea varias preguntas y pone sobre la mesa lo que, a su juicio, son «certezas». Entre estas últimas destaca que «Arkaitz fue tiroteado por la espalda cuando se alejaba del lugar donde se produjo la acción; el disparo se realizó desde una distancia de unos 15-20 metros; quien le disparó era un agente de la Policía Autonómica de España en posición de tiro; después de recibir el disparo, cayó al suelo inmóvil, entre gritos».

También subraya otras cuestiones como que el agente que realizó los disparos «vio perfectamente dónde cayó Arkaitz»; recuerda que el Departamento de Interior dijo en su día que el cuerpo del joven bilbaino fue hallado sobre las 8.00 del día 15, «nueve o diez horas más tarde de registrarse la acción»; incide en «la importancia del testimonio de la pareja que llegó pocos minutos antes» del atenta- do; y asegura que la ambulancia «debió pasar por el lugar en que cayó Arkaitz».

ETA considera que corresponde a Balza y al Ejecutivo de Lakua «aclarar las circunstancias que concurrieron» desde que Otazua recibió el disparo en la ingle y cayó abatido hasta que se desangró. No obstante, añade que «nos reafirmamos en el compromiso de intentar esclarecer todo lo ocurrido».

«Cuerpo que reune a enemigos de Euskal Herria y a corruptos»
«Antes con Atutxa y ahora con Balza, la Ertzaintza se ha convertido en un nido de enemigos de Euskal Herria. Se trata de un cuerpo policial que cumple a rajatabla la legislación española y que reúne a torturadores y corruptos», dice ETA.

Numerosas preguntas a los responsables de la Ertzaintza
La organización armada inquiere a Javier Balza y al propio Juan José Ibarretxe «a qué hora encontraron a Arkaitz; qué hicieron cuando le encontraron; si se encontraba aún con vida; y, si todavía estaba vivo, qué hicieron con él».

Cuestiones dirigidas a los forenses, a la pareja que estaba en el «balcon»…
Pregunta a los forenses por la hora del fallecimiento, el tiempo en que tardó en desangrarse y el lugar donde estaba el cuerpo, mientras que plantea a la pareja que se encontraba en el «Balcón de La Rioja» y a los dueños del coche «qué vieron y escucharon».

Dos manchas de sangre y una fotografia del cuerpo cubierto
Resalta que en los medios de comunicación aparecieron imágenes de dos manchas de sangre, una en el camino que da al «Balcón de La Rioja» (la foto de la izquierda) y otra «30-35 metros más arriba, en la cuneta de la carretera principal, en el cruce con el sendero» (derecha). Según indica, «la primera estaba en el lugar donde cayó abatido». También aporta un dato «que ETA no puede confirmar: al parecer, existe una fotografía en la que aparece el cuerpo de Arkaitz cubierto con una sábana blanca en el 'Balcón de La Rioja', en dirección contraria a la que emprendió la retirada. Y hay que tener en cuenta que entre ese punto y el de la mancha del reguero de sangre de Arkaitz se encontraba la Policía Autonómica de España».

Balza reconocio tres dias despues que conocian sus identidades desde el principio


El Departamento de Interior apenas ofreció datos oficiales acerca de lo ocurrido en el Alto de Herrera, a pesar de que Balza reconoció tres días después que conocían las identidades de los tres activistas desde el principio. Por ello, la izquierda abertzale habló de «pornografía policial».

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS