¡Esto no es una guerra, es un genocidio! ¡Todos y todas somos Palestina!

El pasado sábado día 17 tuvo lugar en el Ateneu Rebel el acto organizado por Revolta Global-Esquerra Anticapitalista titulado "¿Qué hay detrás de la masacre de Gaza?". El evento contó con Jorge Sánchez de la Xarxa d’Enllaç por Palestina y Sylviane Dahan de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona como ponentes.

Jorge Sánchez empezó su intervención destacando que, a pesar de la larga tradición internacionalista de la izquierda catalana, el tema palestino históricamente ha recibido muy poca atención. Fue a raíz de este vacío internacionalista que hace unos años se reconoció la necesidad de crear una entidad con incidencia política en Catalunya para poder impulsar un cambio en la situación de los territorios ocupados en Palestina. En este contexto nació Xarxa d’Enllaç per Palestina: como una organización que hiciera de enlace político y comunicativo entre Palestina y Catalunya y que sirviera para impulsar el apoyo a la causa del pueblo palestino en nuestro país.

Después de explicarnos los orígenes y las actividades de su organización, Jorge criticó las causas expuestas por el Estado de Israel para justificar la masacre y destacó tres factores claves para entender los acontecimientos de las últimas semanas: la importancia de las elecciones israelíes de febrero, el inicio de "la administración Obama" esta semana y el vacío de poder ocasionado durante las Navidades por el cambio de presidencia de la Unión Europea. Teniendo en cuenta estos factores, y la voluntad tanto "de ofrecer respuestas" a los israelíes como de avisar al nuevo ocupante de la Casablanca de cuál tendría que ser su posición respecto a este conflicto, Jorge afirmó que, lejos de ser un acto improvisado, la masacre de Gaza había sido planificada y preparada durante los últimos seis meses. Continuó su intervención denunciando la defensa que los medios de comunicación y algunos políticos hacen de lo que él ve como la creación de un apartheid por parte del gobierno de Israel.

Finalmente, Jorge habló de la necesidad por parte de los movimientos sociales, y de la sociedad civil catalana en general, de convertirse en un lobby de presión hacia un país que de manera sistemática incumple las regulaciones de la ONU, la Haya y Ginebra. Hace falta poner en marcha un boicot académico y deportivo contra Israel, así como exigir que se detenga la venta de armas a este país por parte del gobierno español y los convenios de colaboración entre la Generalitat de Catalunya e Israel.

Sylviane Dahan empezó su intervención haciendo incidencia en el hecho de que la agresión contra Gaza constituye una acción criminal y deliberada contra la población civil. En este sentido, destacó los paralelismos entre la situación actual de los palestinos en la Franja y aquélla de los judíos en el gueto de Varsovia en tanto que poblaciones aniquiladas y arrinconadas sin ninguna posibilidad de escapatoria. La Sylviane enfatizó que tanto en el contexto de Polonia en los años cuarenta como de Gaza en el 2009, la categorización de las minorías oprimidas como seres inferiores permite "gestionar" y de alguna manera legitimar, la atrocidad. Como se exclamaba en la manifestación del día 10 de Enero en Barcelona, lo que ha sucedido en Gaza durante las últimas semanas "no es una guerra, sino un genocidio". Cuando se bombardea con fósforo blanco la zona más densamente poblada del planeta, cuando se atacan hospitales, escuelas y almacenes de la ONU, las víctimas civiles no son un "daño colateral", sino el objetivo de una campaña deliberada de terror de masas y de castigo colectivo.

Sylviane explicó que en Catalunya y en el Estado Español tenemos un potente lobby sionista que se insiste en presentar al Estado de Israel y su política colonialista y de "limpieza étnica" presentándolos como expresiones de los intereses de la población israelí y del conjunto de los judíos del mundo. Criticar a Israel se presenta como un ataque antisemita. En Barcelona, la pequeña comunidad judía está fuertemente influida y manipulada por los agitadores sionistas. Sus voces, sin embargo, no representan a los judíos del mundo. Por eso son tan importantes las voces de Ilan Pape, de Naomi Klein y de tantos otros judíos y judías progresistas que proclaman: "¡No en nuestro nombre!".

Para el movimiento vecinal, y para la izquierda combativa en general, apoyar a Palestina es un deber solidario y de lucha contra el racismo, así como una obligación democrática de exigir transparencia y responsabilidad a nuestros propios gobernantes. Cuando Estados Unidos e Inglaterra ultimaban los preparativos de la guerra de Iraq, Bush padre decía que la política exterior norteamericana no la decidirían las manifestaciones de Barcelona. A pesar de ello, Sylviane expresó su orgullo ante una ciudadanía solidaria que sale a la calle cada vez que “los señores de la guerra pretenden escribir el destino del mundo con la sangre de los inocentes”. Es una cuestión de paz, pero sobre todo de justicia si queremos construir un mundo que no gire entorno a los intereses de las élites económicas y políticas y del imperialismo. Concluyó su intervención recordando a la revolucionaria Rosa Luxemburgo y exclamando que si el proceso revolucionario por el que ella murió hubiera avanzado quizás el sionismo no hubiera existido nunca.

Después de las ponencias se inició un rico debate entre los más de ochenta asistentes al acto, que incluyó diferentes puntos de vista y resaltó la importancia y urgencia de continuar las movilizaciones, seguir informando a la sociedad civil sobre los orígenes y verdaderas razones de la masacre y denunciar la desinformación y confusión que los medios de comunicación crean, entre otras cosas, a la hora de analizar a las víctimas de ambos bandos desde una supuesta, e hipócrita, equidistancia.

¡Eso no es una guerra, es un genocidio! ¡Todos y todas somos Palestina!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS