Esto es síntesis

Cuenta Paul Krugman que días pasados le preguntaron a Barack Obama si ordenaría abrir una investigación sobre posibles crímenes cometidos por la Administración Bush. A lo que el hombre blanco que se pasó ligando bronce (tal como, más o menos, lo define políticamente el avispado Noam Chomsky) respondió diciendo:

«Aunque yo no creo que nadie esté por encima de la ley, necesitamos mirar hacia adelante y no hacia atrás.»

O sea que si, por ejemplo, un individuo armado con un enorme cuchillo ha acabado la semana pasada en el Bronx con la vida de su esposa y los niños, lo que hay que hacer es no mirar hacia atrás, sino investigar eventuales crímenes futuros de ese o de cualquier otro tipo. Tal es lo que hay que buscar, según el nuevo presidente: “futuribles letales”, podríamos decir.&nbsp

(¡Menudo peso se le quitaría de encima a la “Justicia” española con esta revolucionaria filosofía obamaniana, chico!…)

Pero lo mejor ha venido después. En un rapto de sinceridad a borbotones y de incontenible inspiración afectuosa, el hombre blanco que se pasó ligando bronce, es decir, Barack Obama, ha dicho también que:

«Siempre he creído que Bush es una buena persona.»

Eso es síntesis, amigos míos: nueve palabras. (Y en inglés quizá menos.)

El hombre que tenía el alma blanca podría haber dicho: “siempre he creído que las invasiones de Afganistán e Iraq eran de puta madre”, y: “los centenares de miles de muertos y los millones de mutilados cosechados en Afganistán, Iraq y Palestina, sin ir más lejos, como consecuencia de la política exterior liderada y respaldada por Bush me parecen de perlas”, y además: “la tortura al sospechoso extranjero y el espionaje a la propia ciudadanía usamericana&nbsp legalizados por Bush me parecen a pedir de boca”, y…

Pero todo eso no habría sido más que enojosa palabrería, por completo innecesaria cuando puede optarse por la susodicha, genial síntesis de solo nueve palabras:

«Siempre he creído que Bush es una buena persona.»

El prestigioso politólogo noruego Johan Galtung ha escrito por su lado que:

«Desde la segunda guerra mundial, los Estados Unidos han realizado [en todo el mundo] 70 intervenciones militares y han causado la muerte de entre 12 y 16 millones de personas, el 95% de las cuales eran civiles. Hitler ocasionó la muerte de 11 millones de personas. No hay duda que el principal terrorista del mundo actual está en Washington.»

De modo que Obama, es decir, el hombre blanco que se pasó ligando bronce, si fuera requerido para pronunciarse al respecto, no tendría más remedio que estropear un poco su estilo sintético, y decir, por ejemplo:

«Siempre he creído que Franklin Delano (con perdón) Roosevelt, Harry Truman y los demás Presidentes de los USA hasta George W. Bush eran todos unas buenas personas.»

Obama ha dicho así mismo que, en cambio, Hugo Chávez es:

«Un obstáculo para el progreso de América Latina.»

Ahora bien: ¿qué se hace con los obstáculos?…

El que avisa no es traidor.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS