Estamos siendo sucedidos

Se fracciona la tierra para encontrar petróleo y energía, y el país para encontrar sentido a la identidad, a la política, a Dios mismo. Las infracciones que se cometen contra el medio ambiente o la justicia son un mero daño colateral. De momento no se puede comer carne sin haberse cargado o incluso torturado a algún animal. No se puede hacer una tortilla sin romper el huevo.

  El progreso, adaptar a nosotros el medio ambiente, tiene un límite. Llega un momento que evolucionamos, es decir nos adaptamos nosotros al medio ambiente. En general no nos enteramos de que estamos siendo sucedidos: La comunidad procura ganar y gana información del ambiente, solamente para utilizar esta información acumulada en bloquear cualquier nueva asimilación de información. Este proceso es la sucesión.

  Lo que sabemos de nosotros mismos como personas y como sociedad, y lo que sabemos del medio ambiente para poder optar por adaptarnos o modificarlo no son directamente proporcionales. Una mejor adaptación al ambiente no conduce a un mejor conocimiento de si mismo. Un mejor conocimiento de si mismo no conduce a una mejor adaptación al ambiente.

  Al discurso político tradicional cuando se pone sensible a su flanco verde, cuando le da por predicar eso de que ”hemos de hacer compatible el crecimiento con la justicia social y con la protección del medio ambiente” es por simple gusto por la música celestial. «Medio ambiente», es una expresión que significa muchas cosas, un signo de transición… «una llamada de cazadores extraviados en la espesura del bosque».

  El polimorfismo genotípico y la plasticidad fenotípica, la estrategia de la r y la estrategia de la K en ecología, el lado derecho y el izquierdo del cerebro, en neurociencia, el espacio y el tiempo en física… como si fueran un fractal en diferentes campos y escalas se complementan. El tiempo tomado como secuencial (Hemisferio izquierdo) es figura y el tiempo tomado como simultáneo (Hemisferio derecho) es fondo. Cuando las figuras (automóvil, sociedad, idea) pretenden tragarse al fondo (paisaje, medio ambiente, persona) se tornan grotescas.

  Las razones de esta trágica subprotección por la que estamos dejando de adaptarnos o progresar para ser sucedidos (envenenamientos, cambio climático, fin de recursos, proyecto genoma…) no son coyunturales, ni meramente técnicas, sino de fondo: tienen que ver con el tipo de orden social en que vivimos, una entiende la justicia como la socialización de los costes y la libertad como la privatización de los beneficios.

   La sociedad, la especie en red, he ahí la esperanza del fondo de la caja de Pandora que la ciencia ha abierto para nosotros. Hay bolas y palitos en los modelos de DNA de Watson y Crick, pueden ponerse también para representar la acción de priones, virus y genes. Los replicadores de señales en general son abordables mediante este tipo de construcciones espaciotemporales. Sucede con virus informáticos, memes, o internet. Los modelos matemáticos de matrices sirven también. Como los modelos de redes con nudos y cuerda hasta otro nudo. Las neuronas por ejemplo. Nodos conectados mediante vínculos. 

   La tribu india de los Oneida llegó un día a un lugar que parecía perfecto para vivir en él. Pero después de instalar el campamento se dieron cuenta de que había muchos lobos en la región. Consideraron la oposición de exterminarlos, pero después recapacitaron: “¿Qué clase de personas vamos a ser si los matamos?” Tomaron entonces una doble decisión: permanecer en el lugar y asignar a un hombre la tarea de asistir a las reuniones del consejo y “hablar en nombre del lobo”. ¿Quién habla en nombre del Medio Ambiente y de las Generaciones Futuras entre nosotros? Ser ambiente para los demás, he ahí el máximo de solidaridad.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS