Estados Unidos: varias tropelías para reseñar y no se miran a si mismos

No importa lo que se haga en Cuba. El paroxismo por el trauma de no mandar en Cuba ha llevado a sucesivas administraciones a estrellarse contra el paisito. Hagan lo que hagan en la Isla el objetivo norteño es subvertir todo lo que han hecho los cubanos, doblegarlos y humillarlos. Algo en lo que son muy buenos en otros lugares, pero allí, a 90 millas de sus costas, no han podido.

La piedra angular de la política Norteamérica respecto a Cuba es el Bloqueo Económico, eufemísticamente nombrado embargo, que para la administración en Washington funciona, ya que su declarado objetivo ha sido desencantar y quitarle apoyo a Fidel Castro de sus conciudadanos, a causa del hambre y el sufrimiento. Hasta hoy no lo lograron. Quizás, los planes irracionales de Bush son para compensar sus frustraciones y pagarle a la mafia cubano- americana el favor por el fraude electoral que lo llevo a la presidencia, dándole el gusto de volver a constituir la Isla en prostíbulo y garito para que una minoría de ricos disfrute de sus propiedades.

En esa guerra no declarada, todo es posible. The New York Times ha revelado cómo Estados Unidos ha bloqueado sitios en Internet con el dominio .com de una empresa inglesa, aplicando extraterritorialmente la legislación norteamericana. El rotativo califica de «escandalosa» la decisión norteamericana de aplicar en Internet, para cualquier país, regulaciones cuya legalidad no se sustenta ni siquiera en el propio territorio de Estados Unidos.

La lista negra de la OFAC (Oficina de Control de Bienes Extranjeros), reseña 557 empresas «malditas» de todo el orbe y 3 719 dominios .com que han sido bloqueados en la Red sin la más mínima notificación previa a sus dueños. Para que se tenga una idea de lo que eso significa basta mirar el reporte más reciente de registros de dominio en Latinoamérica (www.latinoamericann.org). Aquí se registra que Cuba tiene 1 434 sitios con el dominio .cu. Es decir, Estados Unidos ha bloqueado casi tres veces más sitios que todos los que tiene registrados la Isla bajo su genérico.

La llamada Ley Torricelli o Ley de autorización y de defensa nacional para el año fiscal 1992, que autorizó la conexión de la Isla a la Red, por vía satelital, con el condicionamiento de que cada megabyte (rango de velocidad de conexión) debía ser contratado a empresas norteamericanas o sus subsidiarias y aprobado por el Departamento del Tesoro. Estableció limitar esa contratación y decidió sanciones extraordinarias —multas de 50 000 dólares por cada violación— para quienes favorezcan, dentro o fuera de EE.UU., el negocio electrónico o el más mínimo beneficio económico de la Isla. Esto se ha estado aplicando rigurosamente y poco a poco la OFAC ha ido ampliando su lista negra hasta el delirio que acaba de descubrir el diario norteamericano.

Otra tropelía. El gobierno de Estados Unidos negó la visa a 20 músicos norteamericanos que participarían en el Festival Internacional de Música Electroacústica, con sede en La Habana, declaró el Comité Organizador. Jorge Bolaños, coordinador del foro, dijo a la prensa que los músicos impedidos de viajar a la isla tienen una larga hoja de servicios en la promoción de la música electroacústica en su país.

El especialista norteamericano Andrew Schloss, residente en Canadá y acreditado al festival, afirmó que es muy difícil para los estadounidenses viajar a Cuba por «la política despiadada del presidente George W. Bush».

Y la última tropelía, por hoy. El Gobierno de los Estados Unidos a petición de su Congreso, se concede el derecho de clasificar los países en terroristas o no. De hecho, Cuba no sale de la Lista Negra. Respecto de Cuba, el informe afirmó que “el régimen continuó denegando a los ciudadanos derechos básicos y libertades democráticas, incluidos el derecho a cambiar su gobierno, a un juicio justo, libertad de expresión, de prensa, de reunión, de movimiento y el derecho de asociación”. Además, elogió a Colombia por los “resultados demostrables para mejorar el respeto a esos derechos” y destacó “los esfuerzos” del presidente venezolano, Hugo Chávez, “por socavar las instituciones democráticas e intimidar a la sociedad civil que respondió con una vigorosa resistencia”.

Que se miren por dentro. Washington desconoce que expertos de la o­nU demandaron a ese gobierno por no detener la demolición sin consultas previas de edificios públicos en Nueva Orleáns porque viola los derechos humanos de millares de víctimas del huracán Katrina. La demanda está contenida en un comunicado firmado por el Relator Especial sobre derecho a la vivienda, Miloon Kothari, y el experto independiente en cuestiones de las minorías, Gay McDougall. Ambos especialistas denunciaron a las autoridades estadounidenses por la sistemática demolición de edificios en la ciudad de Nueva Orleáns sin previa consulta de sus residentes, lo cual afecta a unas cinco mil familias negras víctimas del huracán.

&nbsp &nbsp &nbsp Según los expertos, las demoliciones comenzaron el 18 de febrero y amenazan con agravar la crisis de vivienda en el centro urbano de esa sureña ciudad donde se estima que más de 12 mil personas están sin hogar.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS