Publicado en: 20 abril, 2019

Estado español. Elecciones 28 de abril: Lo que dicen y lo que esconden las encuestas

Por Raúl Conde

Las agencias de sondeos se vuelven locas y nos regalan una avalancha de encuestas para saciar nuestra curiosidad electoral. Por si has vivido en una burbuja estos últimos meses, el próximo 28 de abril todos los ciudadanos de España estamos llamados a las urnas para elegir un nuevo Congreso y un nuevo Senado. Esta nueva […]

Las agencias de sondeos se vuelven locas y nos regalan una avalancha de encuestas para saciar nuestra curiosidad electoral.

Por si has vivido en una burbuja estos últimos meses, el próximo 28 de abril todos los ciudadanos de España estamos llamados a las urnas para elegir un nuevo Congreso y un nuevo Senado. Esta nueva legislatura (la XIII, concretamente) estará marcada por la más que previsible entrada de un nuevo partido de ámbito estatal: Vox, una irrupción que trastoca todo el panorama político nacional.

Desde el anuncio de las elecciones el pasado 15 de febrero, han sido numerosas las encuestas que las diferentes agencias han venido preparando para informar a la opinión pública acerca de cuáles son las tendencias de voto que existen en España. Este artículo pretende ser un resumen general de los sondeos más significativos realizados durante este último mes. Para ello, se ha tenido en cuenta las encuestas realizadas desde el 11 de marzo hasta el 11 de abril, último día de precampaña.

LOS ASIENTOS ESTÁN EN EL AIRE

Si algo podemos extrapolar a raíz de todos los sondeos realizados hasta hoy es que el bloque de las tres derechas (PP, Ciudadanos y Vox) obtendrá mayoría de votos en el recuento final. Sin embargo, como se ha ido viendo a lo largo de la pasada legislatura, lo que importará no es quién quede primero, segundo o tercero ni quién pierda o gane más votos, sino qué bloque podrá gobernar. Pese a que, con toda probabilidad, el PSOE se alzará con la victoria la noche del 28A, los pactos que puedan llevarse a cabo en las semanas posteriores no están tan claros. ¿Elegirá Pedro Sánchez a C’s para pactar una investidura y, quizás, un gobierno en coalición con los de Rivera? José Luís Ábalos, candidato del PSOE por València, ya dejó clara su visión al respecto: “Ciudadanos es preferible a los independentistas para una investidura de Sánchez”.

Sin embargo, en las últimas encuestas realizadas en precampaña, C’s baja progresivamente sondeo a sondeo y, de mantenerse en esta tendencia, ni siquiera podrían dar los números para una investidura orquestada con el PSOE. Al PSOE solo le quedaría mirar a su izquierda, a Unidas Podemos, y a nacionalistas e independentistas.

La correlación de fuerzas que resulte del 28A será determinante para conformar un nuevo Gobierno. Según el CIS, las empresas privadas IMOP, NC Report, GESOP y otras encuestadoras, el PSOE tendría asegurados 100 escaños, con posibilidades de ascender hasta los 120-125. Dependerá de cómo se distribuya el voto en las grandes circunscripciones, pues en las pequeñas (Soria, Zamora, Ávila, etc), el PSOE tiene asegurado, al menos, un escaño por todas ellas.

En peor situación se encuentra el PP, que puede quedarse sin los actuales escaños que ocupa por Barcelona o Araba y descender significativamente en las dos Castillas por la fuga de voto a Vox. Las encuestas muestran una caída importante del partido de Casado; ni el giro desesperado a la derecha serviría para recuperar buena parte del electorado que ha ido a Vox y que parece, por el momento, que no se va a mover de nuevo hacia el PP. Así, el PP podría caer por debajo de los 100 escaños, quedando en una horquilla de entre 85 y 90 diputados, empeorando los resultados de 1989, cuando la formación conservadora obtuvo 107 escaños.

Ciudadanos no logra despegar del todo en las encuestas. El abandono del espacio centrista que ocupaba hasta hace un año ha ido beneficiando progresivamente al PSOE y según todas las encuestas, el partido de Rivera podría seguir perdiendo parte del electorado hacia otras formaciones (mayoritariamente, hacia la formación socialista). A pesar de que hace un año la mayoría de encuestas le otorgaban más de 90 escaños y la situaban como la formación líder del bloque de derechas, sus expectativas actuales no sobrepasan los 60 escaños. ¿Habrá influenciado entre sus votantes más moderados la fotografía del trío de Colón?

Para Unidas Podemos todo son incógnitas. Si bien se observa un leve repunte durante la última semana de precampaña, la coalición Podemos-IU-Equo tiene muy complicado conservar los escaños obtenidos en las pequeñas circunscripciones. Su bajada generalizada, más acusada en unos territorios que en otros, se debe a que buena parte de los votantes que depositaron su papeleta en favor de UP el 26J lo haría ahora en favor del PSOE. La clave para la formación de Pablo Iglesias y Alberto Garzón es convencer al 40% de indecisos (según el CIS) que valoran cambiar su voto a última hora y mantenerse por encima del umbral de voto en las provincias medianas y grandes.

Vox podría arrasar en circunscripciones como Madrid, Almería, Málaga o Barcelona. Numerosas encuestas pronostican que el partido ultraderechista podría obtener hasta un 18% de los votos en la Comunidad de Madrid, lo que se traduce en 5 o 6 diputados, con posibilidad de superar los resultados de Unidad Podemos. Vox le arrancaría dichos diputados al PP, que podría obtener entre 8 y 9 por esta misma circunscripción. Por la provincia de Barcelona, Vox podría entrar con 1 o 2 diputados, lo que supondría todo un éxito si tenemos en cuenta que Barcelona es una provincia donde el voto de derechas españolista siempre ha estado muy concentrado en el PP, que podría incluso perder su representación actual.

A LA CAZA DEL… ¿VOTO ÚTIL?

Desde que comenzó la precampaña, tanto PP como PSOE están apelando al (mal llamado) voto útil en sus respectivos bloques ideológicos con la intención de ganar un puñado de votos que le aseguren uno o más diputados en las grandes circunscripciones. A pesar de esto, tanto PSOE como PP se arriesgan en exceso al emplear estas estrategias, ya que las posibilidades que estas dos formaciones tienen para poder formar gobierno dependerá del éxito o el fracaso en los resultados de sus aliados ideológicos.

Parece claro que si Pedro Sánchez quiere articular una mayoría de centro-izquierda en el Parlamento, deberá contar con los votos de UP, Compromís y alguna fuerza nacionalista (en este caso, PNV o ERC). Para poder ejercer esta mayoría necesita que UP mantenga buena parte de los diputados que actualmente posee en las provincias medianas, como lo son Huelva, Castelló o Lleida. Además, necesitará que Compromís obtenga, al menos, entre 2 y 3 escaños para facilitar las posibilidades de una legislatura sin el pertinaz apoyo de todas las fuerzas nacionalistas e independentistas de la Cámara. ¿Será esta situación la que fuerce al PSOE a buscar apoyos en Ciudadanos si se dan los números para ello?

Mientras tanto, aunque las probabilidades de poder formar gobierno son reducidas para el bloque de las tres derechas, si Vox logra mover una gran masa de abstencionistas en su favor, el escenario donde PP-C’s y Vox podrían llegar a formar su mayoría en el Congreso y el Senado se vuelve fácilmente imaginable.

La clave tanto para UP como para Vox está en mover al electorado indeciso de cada bloque y en despertar a buena parte de los abstencionistas. La participación va a ser clave en estas elecciones, pero hasta el 28A podemos imaginar tantos escenarios que ofrecer datos seguros es un riesgo que muchas agencias de sondeos están corriendo… y a más de una de ellas les va a dar un buen dolor de cabeza al ver los resultados del domingo de la semana que viene.

www.elsaltodiario.com/elecciones-generales-28-abril/encuestas-codiciado-voto-28-abril

COLABORA CON KAOS