España: ¿Cómo vivir amordazados?

Por Nacho Ezquerro

Entartete Kunst, Canciones de Amor y Libros prohibidos

Por Nacho Ezquerro

En Berlín, hay una plaza llamada Bebelplatz (antigua Opernplatz), rodeada de construcciones emblemáticas, la Universidad de Humboldt y la Catedral de Santa Eduvigis, es muy amplia y en los días invernales más vale estar abrigado. En el medio de la plaza, hay un cristal en el suelo, a modo de ventana, por el cual se observa debajo  una sala con estanterías vacías de libros. La razón de todo ello, el cristal, la sala, las estanterías vacías, es para recordarnos “La noche de la quema de libros” en la cual se quemaron ejemplares contrarios al espíritu alemán de entonces. Acciones de quema de libros, promovidas desde el poder de Alemania en aquellos tiempos, es decir Joseph Goebbels. En esa misma plaza, hay una placa con una frase que reza: “Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas.”  de Heinrich Heine escrita muchos años antes.

 

Iconoclasia Institucional

Vacía de arte se quedó una pared en Arco´18 por la chatura de unos pocos que se creen con derecho a decir, como lo hacía Goebbels, qué es Arte y qué es basura para quemar. Resulta paradójico que luego de tantos años de la quema de libros en una plaza Alemana, 10 de Mayo de 1933, aún hoy, en España, aceptemos sin mucha resistencia que se secuestre el arte de una exposición de arte.

Muy pobre la reacción de los propios expositores y artistas, muy pobre la reacción del resto de los partidos políticos, de la sociedad en general, y muy hipócrita la actuación de aquellos que promovieron la retirada. En nombre de la Libertad de Expresión, todos hablan y lamentablemente, prostituyen las palabras. Vergüenza, es otra palabra que ha perdido valor, en beneficio de la palabra descaro.

Descaro institucional.

El marco social en el que se desarrollan todas las últimas acciones que conmueven a la gente, brindan un brochazo a lo bestia de lo alejados que están la clase jurídica y política de los problemas reales de los españoles. Los juristas porque viven en una burbuja que tiene por límites el congraciarse con el poder. Se autoproclaman justicia o fiscalía libres, pero con el rabillo de ojo mirando por acomodarse al abrigo de los próximos nombramientos, traslados y guiños respectivos a sus amiguetes políticos de turno. En el caso de los políticos, porque ya sea por antigüedad o pasmadísimos, no terminan de comprender que han perdido la confianza de muchísima gente pero sin embargo se comportan como si nada hubiera pasado.

Creen -los partidos políticos- que la sumisión de los periodistas y medios se corresponde con la visión que tiene la población de ellos. Su burbuja tiene por límites reuniones con afiliados, simpatizantes y amiguetes y convenciones en las se regodean entre ellos de lo bien que lo hacen, se instalan en la mentira corporativista parlamentaria.  Les falta calle y les sobra dinero para llegar a fin de mes, sino otra sería la historia. El pueblo permanece ajeno y mira desde el otro lado del escaparate, como los partidos gastan los dineros propios en reuniones, convenciones y toda una sarta de encuentros que solo buscan autoafirmarse en sus errores y logros. Ajenos a la realidad de un parado, o un desahuciado, o una persona que gana 600 €, siguen pensando a lo grande, pero no ven la asiatización del país. Salarios de vergüenza, explotación laboral, y turismo, mucho turismo. Si tuvieran conciencia social o incluso egoísmo familiar  se pensarían que le van a dejar a sus descendientes. Una mierda de país.

Preguntábamos la semana pasada, dónde está la fiscalía al momento de dirigir su mirada a la impunidad de la banca en no devolver el dinero que se le ha prestado. O dónde está la fiscalía para con la deuda de las eléctricas.  Ni actúan de oficio, ni actúan los partidos políticos, ni actúa Europa o alguna de sus administraciones de control. Los pueblos de diferentes países de Europa, no solo el español, están abandonados a su suerte en determinados temas. Democracias con tintes dictatoriales, falta de libertades en España,  Europa  parece ser un club de empresarios y banqueros, -aun hoy- a los que lo social, se las trae floja. Entre lobbies, banca y empresarios montan un festín, alegran a los representantes en el parlamento y deciden. Un buen maquillaje audiovisual con la ayuda de los  medios privados y públicos, y tenemos Democracias relucientes. El que vive bien, se la trae floja por el que vive mal, otro de los bonitos postulados de este capitalismo europeo que promueven los partidos. Todo, claro está, con esa niebla política que tapa muchos problemas, sirve de pretexto y razón de ser de los devaneos políticos de esta democracia española desde hace mas de treinta años, llamada independentismos. Ganan los partidos españolistas y los independentistas. Mientras se hable de nacionalismos, pues no se habla de parados, ni de desahucios, ni de corrupción en los partidos, ni de aforados, ni de gestión de la justicia. Casi se podría decir, que el nacionalismo, lo inventaron los constitucionalistas para hablar de ello, mientras nos vacían las pensiones y montan el negocio por detrás.
Trileros.

Entartete Kunst

Arte Degenerado (Entartete Kunst), es una exposición que se realizó décadas atrás por la administración hitleriana con el objeto de humillar, criminalizar arte que no se ajustaba a sus criterios estéticos. En el párrafo anterior comentábamos el espíritu de congraciarse por parte de los estamentos jurídicos con el poder, pues aquí, vemos otro tanto de lo mismo. En este caso, algún responsable con la intención de subir por la escalera social, sacó las tijeras para empezar a cortar aquello que no es “Arte del bueno”. Se puede o no, estar de acuerdo con el artista o la obra, pero esa actitud de con un dedo señalar qué es arte bueno y malo, qué libro se puede leer y cual no, qué artista puede cantar y cual no, que canciones de amor se pueden pasar y que canciones combativas no se pueden pasar por los medios, está fuera de lugar, de contexto y de siglo. Y qué ha de pasar ahora. Pues posiblemente nada, porque le gente está muy sedada con los neo-revolucionarios de Cataluña, la saturación audiovisual, y evidentemente el miedo que se implanta cuando observas que cualquiera que diga esta boca es mía, puede terminar en la cárcel. Siempre y cuando no sea un revolucionario catalán o un ex/ actual  funcionario político, que suelen tener pasta para abogados o salir pitando a un exilio dorado en Bélgica o Suiza.

Canciones de Amor

Extrañamente escuchar música en la radio o televisión, excepto sea extranjera, son casi todas canciones de amor, es difícil encontrar canciones con aires políticos y en ocasiones ni siquiera se puede escuchar canciones con aires elípticamente políticos. España es un país de enamorados. No hay crisis, no hay canciones críticas con los políticos, el sistema, Europa, etc. Todo guay. El cine, gran parte de la producción española, son comedias livianas que tampoco denuncian. Y al escaso cine que lo hace, se lo esconde deliberadamente. Todo blanco, sanote y sin críticas. Quizás el problema, es la autocensura que se imponen los propios medios, que no necesitan ojeadores oficiales, no se necesitan, los medios se autocensuran solos. Nadie quiere embarrarse con canciones o letras antisistema, ni siquiera con letras que denuncien el capitalismo, la corrupción, la podredumbre de una sociedad selfie.

Tampoco con libros antisistema o críticos como Fariña. Que lleva a la venta ya unos cuantos años, con asombro observamos que algún juez, invita a retirar el libro de la venta. En los tiempos que corren, acciones de los jueces, como esta y tantas otras manifiestan desconocimiento, chatura, y dejan entrever el consabido escoramiento de la justicia en brindar apoyo a los poderosos por política o por economía. Es solo mirar el panorama Gurtel o ERES y casi todos están en la calle, bombardeando a los juzgados con legajos y legajos de documentación, ralentizando el juicio y riéndose de la gente que día tras día no le queda otra que ir al tajo, y luego ver a través de los medios -tan serviles a los poderosos-  cómo aquellos que están encausados van al parlamento a dar conferencias.

El mundo del revés.

-->
COLABORA CON KAOS