España, cuando la insurrección es la única salida

Absténgase los buscadores de segundas intenciones, pues no se  persigue otro fin que alertar sobre lo que puede ocurrir ante la irresponsabilidad de un gobierno que aplaude y jalea sus propios y malvados disparates. Si guardara silencio, jamás me lo perdonaría.

  No constituye una profecía, aclaro. Mucho menos un deseo. Al contrario. Y ojalá  por Dios que no se cumpla, pues la historia aunque repetitiva y cíclica es casquivana y maneja sus propios tiempos y fases. Pero a la luz de nuestro pasado se presenta como posible y probable… Lean, reflexionen y juzguen.

Los últimos “recortes” del PP, macerados en odio y desprecio hacia las gentes buenas y humildes, han encendido la mecha.
Ya solo queda la cuenta atrás y, con infinita tristeza, aguardar el momento en que cientos de miles de ciudadanos puedan tomar  las calles.

Y no para gritar “estas son nuestras armas” mientras se levantan candorosamente las palmas. Palos, barras de hierro, martillos, hachas, cuchillos, gasolina y, seguramente, armas de fuego, compondrían el espeluznante cóctel agitado por  un gobierno mendaz, irresponsable y empapado de sadismo hacia los más débiles.

   Ciertamente,  muy pocas neuronas poseerá quien crea que las salvajes medidas de los “populares” buscan solucionar crisis alguna, por más que sus bocas sucias y falsarias intenten encandilar con lo contrario a la nutrida grey de los crédulos.

   No, la actuación del gobierno solo persigue cambiar nuestro modelo social por otro inicuo de señoritos y menesterosos. A traición. Con la coartada de unas elecciones que jamás habría ganado de haber revelado sus auténticas intenciones. Un proceso electoral al cual concurrió con plena conciencia de falsedad y que en Derecho habría motivado una nulidad de actuaciones. Eso, simplemente eso, basta para declarar que el gobierno del PP es ilegítimo.

   Así, los llamados “recortes” son tan solo robos cuyo botín engorda momentáneamente la inconmensurable codicia de banqueros, defraudadores y grandes empresarios. Estas heces son incapaces de mantener su lujoso tren de vida a base de talento y valía. De modo que han de saquear el sudado pan y el anhelado futuro de las gentes de bien. Y este gobierno ilegítimo trabaja con y para ellos. En esto se resume todo.

   Sí, estas medidas solo profundizarán el despeñadero de la crisis y la pobreza. A fin de cuentas es lo que se persigue, no lo dudemos, para abismar al país hacia el desguace y su malbaratamiento mientras los ladrones de cuello blanco babean su codicia y maldad antes de adquirir como quincalla los sagrados derechos de millones de hombres y mujeres honrados.

    El gran drama es que por muy anchas que sean las tragaderas del pueblo español (y a fe que son dilatadas) llegaría un punto en que el estallido de violencia ciega podría resultar  incontenible… ¡Por Dios, ralea de estúpidos que tanto cacareáis contra los “analfabetos de la ESO”, ¿no sabéis que quienes hoy corren ante los patéticos ganapanes de uniforme y porra, mañana podrían formar  una masa ciega, enfebrecida, que haría frente a esos mastines mal pagados con lo que tenga en sus manos y que luego os buscarían  a vosotros para arrancaros el corazón?…¿no os enseñaron la historia de España en vuestros selectos colegios de pago y “educación en valores”?

   España, histórica y entrañable nación, hermoso país de ciudadanos pacientes hasta límites amplios pero no infinitos. Y esa frontera está a punto de saltar por vuestra orgía de mentiras, desprecio, saqueo y prepotencia…

¡Qué ignorantes son las mentes botarates que desconocen el alma española de una paciencia directamente proporcional a la explosión de su incontenible furia! Furor que ya se vislumbra como los negruzcos nubarrones que anuncian la  tempestad… ¡me duele España!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS