Publicado en: 7 diciembre, 2018

Ese cajón de sastre de la izquierda

Por David Peña Pérez

No sé si tenemos lo que nos merecemos, pero si es cuestión de méritos, es execrablemente cierto que en el futuro, de igual forma, es posible que tengamos lo que nos merezcamos. De nosotros depende pretenderlo o renunciar, y sólo existen dos alternativas.

Por David Peña

En ese cajón de sastre que todo lo contiene, donde todo incomoda, nada se admite y en el que todo se rechaza, todo se devasta y nada queda. Se trata de un marco en el cual la hipótesis individual se impone al criterio común y a la praxis, mientras el enemigo progresa como una precisa y organizada maniobra a través de un embudo de ignorancia que gesta el fanatismo.

¿Cuál es la utilidad del desentendimiento ante un enemigo común, inicuo, peligroso y arraigado? Nos hallamos en el interior de un toril harto de toros bravos corneándose entre ellos  para afrontar solos y maltrechos a la cuadrilla. La lidia ha comenzado y no existe plan alternativo.

En ocasiones me pregunto si merece la pena una sola ideología, una sola idea, cuyos límites se enaltezcan con tal rigurosidad que impidan cualquier brizna de entendimiento. Sin solidaridad se extingue la esperanza, se desvanece el sueño y el cambio sucumbe al estatismo. Si  no  recae sólo en los opresores, seguro que la culpa, la gran culpa, carga también las espaldas de los insolidarios.

De forma simultánea a la indolencia de izquierdas formada por subterfugios, acusaciones y prescripciones teóricas, soberbia de salón al fin y al cabo, los oprimidos se asfixian desamparados. Cuando la petulancia es el génesis de una lucha, parece obvio que el colectivo tienda a dispersarse, de forma que sea sencillo para los otros irrumpir sin más en la arena abanderando el odio.

No sé si tenemos lo que nos merecemos, pero si es cuestión de méritos, es execrablemente cierto que en el futuro, de igual forma, es posible que tengamos lo que nos merezcamos. De nosotros depende pretenderlo o renunciar, y sólo existen dos alternativas.

COLABORA CON KAOS